FANDOM


Si, lo admito, mi corazón sufre de acrofobia, se enloquece al imaginar que se eleva, y, estando en lo alto ve todo el amor que lo llevo hasta ahí y pueda caer. Porque el amor rara vez dura lo que la vida misma, he caído varias veces, metros de distancia, cicatrices invadidas de recuerdos dolorosos. Y aun así, mi corazón al ver a los demás amando, una y otra vez, intentándolo, aunque sabe que no será por siempre, que tal vez termine mal o que al final ambos se odien, mi corazón la envidia.

Envidia su esperanza de encontrar el verdadero amor, envidia los intentos amorosos de los cuales aprenden, envidia esas miradas y sonrisas que significan todo y nada a la vez.

Mi corazón quisiera amar, pero el miedo a caer, de equivocarse, de soportar dolores innecesarios, de sufrir, ese mismo miedo hace que no quiera siquiera intentarlo, mi corazón siente acrofobia.

Hasta que llegaste tú, muchos corazones sienten el mismo miedo a equivocarse, precipitarse, mi corazón siente miedo, pero siente aún más miedo de negarse a sí mismo y dejar de amar, porque siente que vale la pena sufrir si de ello aprende y se disfrutan de esos momentos irrepetiblemente hermosos. Explicar por qué mi corazón te eligió es un misterio, tal vez sea por lo sencillamente hermosa de tú sonrisa, el brillo resplandeciente que emana de tu pelo a la luz del día, tu mirada tan encantadora, la forma tan sencillamente hermosa en la que vez el mundo, quien sabe.

Pero por el simple hecho de acelerarse cuando estás cerca, no saber qué hacer o decir más que solo sonreír, más que solo abrazarte y decirte que te quiero, de disfrutar esos silencios que se valoran por tu bella compañía. Mi corazón no piensa no pero siente, siente calor y felicidad al estar cerca de ti y ver que me sonríes, siente orgullo al saber que siempre te superas, siente ganas indescriptibles de expresarlo todo y más.

Pero ese miedo lo neutraliza, evita avanzar y explicar éste amor, pero cuando te piensa quiere intentarlo, desea intensamente probar tus besos, tus abrazos, el tomar tu mano fuertemente, el rozar tu tibia Mejía y decirte que te quiere.

Mi corazón quiere escalar ésta montaña con la esperanza de llegar hasta el cielo y ver las estrellas, sin miedo a caer, sin miedo a tu rechazo, tal vez al decirte esto sea la manera de ver las estrellas desde la tierra sin subir, sin escalar nada, todo borrado por el rechazo de tú corazón, pero mi corazón sabe, sabe que el desahogarse ayuda y que aunque no sientas lo mismo que yo, que no quieras subir con migo al cielo, mi corazón... Mi corazón sabe que te encontró una vez y quiso amarte, y se sintió bien, y se sintió feliz.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.