FANDOM


Descarnada

La descarnada es un espíritu vengativo que seduce a los hombres con su gran belleza y cuando se acercan a ella les revela su verdadero rostro, podrido y en descomposición hasta el punto de convertirse en un esqueleto viviente…

OrigenEditar

La versión más conocida de La Descarnada viene de El Salvador y tiene como escenario las carreteras de dicho país, sobre todo a la que va de Santa Ana a Chalchuapa. A diferencia de otras leyendas, que están más ancladas en el terreno del mito, esta permanece activa en el imaginario popular, pues son muchos los individuos que han afirmado ver a la escalofriante Descarnada. La leyenda cuenta así:

En las carreteras desoladas solía aparecer una mujer de gran belleza: sola, con ropas provocativas y actitud sensual y coqueta, haciendo auto-stop al borde del camino, esperando al incauto que la recogiera.

Una vez que el hombre (solo tentaba a los varones) -ante la oportunidad de tener una aventura con la mujer- detenía su coche y le preguntaba adónde iba, la misteriosa mujer respondía siempre que a un sitio no muy lejano, localizado apenas a pocos kilómetros. Así, los hombres nunca dudaban en subirla; pero, ya dentro del vehículo, la mujer empezaba a mirarlos de manera provocadora, a realizar movimientos tentadores y a seducirlos.

Leyenda-de-la-descarnada

Finalmente los inocentes hombres detenían el vehículo y comenzaban a acariciarla y a besarla, pero he allí que el deseo se tornaba en asco y el placer en terror. En efecto, la alguna vez bella dama se transformaba en una especie de asquerosa muerta viviente, cuya piel se desprendía poco a poco, quedando entre las manos del hombre restos de piel y músculo. Incluso una vez que el hombre quedaba paralizado por el miedo y detenía sus caricias, el proceso de descomposición y degradación continuaba hasta que la mujer se presentaba como un esqueleto viviente.

Según cuentan, todo aquel que la llegase a ver quedaba en estado de shock: confundido, incapaz de hilar palabras que pudiesen explicar lo sucedido, presa del miedo absoluto, como si acabase de despertar de la más vívida pesadilla.

No se sabe bien el origen de la extraña mujer, pero muchos afirman que se trata del espíritu de una perversa hechicera.