FANDOM


A principios del año 1985 existía una biblioteca en las afueras de la ciudad muy popular entre niños y adultos. Lo que más destacaba de esta biblioteca eran sus empleados, puesto que solo tenía una empleada. A la biblioteca todos los días llegaban niños a la 12:00 sin falta ya que a esa hora justamente la bibliotecaria empezaba a narrar historias de fantasía a los pequeños, por esa misma razón a esa hora nada mas había acceso para los pequeños.

Por otro lado la bibliotecaria cuyo nombre era Elizabeth adoraba a los pequeños como si fueran de ella, puesto que ella no podía tener hijos.

Un día como cualquier otro el reloj marcó las doce como lo hacía todos los días, Elizabeth preparó todo para la llegada de los pequeños como era de costumbre, los niños al llegar tomaron asiento esperando escuchar las historias de aquella mujer, y así pasaron las horas entre historias y cuentos narrados. La mujer a mitad de la ultima historia se detiene al percibir un olor a quemado entre los estantes de libros alejados del área, ella se levantó de inmediato diciéndole a los niños que no se movieran y que si ocurría algo, que la llamaran, a esta orden los niños asintieron y ella se fue. Pasó una hora donde la mujer buscaba el lugar del incendio, hasta que se dio por vencida y regresó tomándolo como una falsa alarma. Algo en el camino de regreso puso nerviosa a la mujer y fue el simple hecho de que al acercarse al área donde dejo a los niños el olor se intensificaba a parte de que se escuchaban leves gritos, sin más, la mujer empezó a correr para al llegar encontrarse con la escena de sus pesadillas. A todos los pequeños ardiendo en llamas y a algunos consumidos por ellas. La mujer se apresuró a apagar las llamas, pero había sido demasiado tarde no quedó ni uno de los pequeños vivo.

La mujer quedó destrozada por los acontecimientos, pero no cerró la biblioteca con la idea de que los pequeños deseaban que esta no cerrara. La biblioteca así se mantuvo, pero eso no quitaba el hecho de que ya nadie asistía a la biblioteca, tanto niños como adultos dejaron de asistir, lo cual creo mala fama de ella. Pese a que nadie venia la mujer seguía en la biblioteca aferrándose al recuerdo de aquellos niños.

Así transcurrió el tiempo hasta que un día a las 12:00 justamente la mujer escucho las voces de los pequeños a los que le solía narrar historias diciéndole.

-no podemos dormir señorita Elizabeth, podría usted narrarnos una historia.

A lo que la mujer respondió con voz dulce.

-Claro les gustaría seguir donde quedamos.

Y los niños respodieron.

- si por favor.

Así la mujer pasaba sus días narrando historias a los pequeños los cuales no conseguían el descanso. A medida que pasaba el tiempo la mujer escuchaba menos a los niños hasta llegar a un punto donde solo los escuchaba de manera de susurro. Cuando la mujer estaba a punto de terminar su ultima historia escucho como las puertas se habrían, así que le dijo a los pequeños que esperen mientras ella atiende. Al ella ir a atender algo la tomo por sorpresa y fue el echo de que la persona que atravesó esas puertas era un criminal muy peligroso conocido por múltiples asesinatos. Antes de ella poder huir el criminal la vio y no la pensó dos beses para poder acuchillarla con un cuchillo que tenia en manos. Una vez el criminal la mato pensaba robar lo que pudiera, pero eso fue posible porque mientra pasaba por aquellos pasillos escuchaba la vos de la mujer narrar historias y el susurrar de lo niños exigiendo otra. El hombre salio aterrado de la biblioteca y a medida que los días pasaban afirmaba no poder parar de escuchar la voz de aquella mujer susurrar historias.

A principios del año 2005 se decidió derrumbar la biblioteca que llevaba años inactiva y en deterioro. Los encargados del trabajo escucharon la vos de una mujer contando historias, decididos los hombres se dirigieron hacia ella para decirle que se debía ir, pero lo que encontraron no fue lo que esperaron, el cuerpo muerto putrefacto de la mujer en tranquilidad sentado con un libro deteriorado en sus manos, un poco sorprendidos se acercaron al cadáver, pero se alejaron al oír la vos que salia de este mismo decir.

-valla todavía no se duermen.

Cada intento de derrumbe fallaba y muchos de los trabajadores terminaban muertos o en el hospital y al poco tiempo morían de maneras trágicas e inexplicables. Acto seguido de todo eso se declaro imposible de rumbar y lo dejaron tal y cual.

Dice la leyenda que si a las 12:00 comienzas a narrar historias infantiles y te detienes a la mitad de esta podrás escuchar una voz que continua narrando hasta el final, y a los 4 días mueres de una manera inexplicable.