Wiki Creepypasta
Advertisement
6255290212 a0029a88ae
GuillotinaXD ARTÍCULO EN JUICIO

Este artículo no es digno de pertenecer a Creepypasta Wiki (así lo sostienen sus acusadores) por no poseer la calidad suficiente ni seguir los estatutos del "concepto de creepypasta", cosa que cualquier noob podría saber. Tú puedes votar para decidir su sentencia. Dirígete a La Guillotina y ayuda a esta pobre alma a encontrar su destino.


Hace mucho tiempo, un hombre llamado Raúl di Agiestre, que por aquel entonces era rico, vivía con su esposa en una lujosa casa rodeada por un enorme jardín con un gran roble en el centro que proporcionaba sombra a la vivienda.

A la esposa de Raúl le encantaba tocar el piano, diariamente practicaba en la zona superior de la casa a la cual para llegar se tenían que cruzar una largas escaleras hacia él tercer piso que era una especie de librería con algunos retratos. Al pie de esas escaleras había un enorme vitral con la imagen de un ángel vestido de azul danzando sobre una nube mientras cantaba, a través de este podía verse el gran roble del jardín.

La gente le preguntaba a la mujer el motivo de su obsesión por practicar el piano todo el día, ella respondía que le gustaba recibir a su esposo con la melodía de su música. Un día, el señor (Raúl) llegó embriagado y furioso por perder un juego en el que apostó casi todo, viéndose obligado a abandonar su casa en tres días.

Al llegar se sentó en su sala en donde comenzó a escuchar la melodía de su mujer frente al piano, este gritó que se callara pero al no tener respuesta ni resultado siguió gritando hasta que se cansó y cogió a su esposa del pelo para arrojarla por las escaleras, esta rodó y aumento su velocidad hasta estamparse contra el vitral, rompiéndose la cabeza y saliendo disparada hacia el jardín, encontrándose con las puntiagudas y secas ramas del roble en temporada de otoño en donde quedó atravesada.

Las ramas del árbol se quedaron goteando sangre durante toda la noche. El señor se fue a dormir y mientras intentaba dormir oía el piano, y no lo dejaba de oír y también oía como el vitral se rompía una y otra vez y como la mujer rodaba por las escaleras gritando de dolor. A la mañana siguiente, el hombre despertó como si nada hubiera pasado, cuando de repente vio el piano y las escaleras manchadas de sangre, también el vitral roto y luego a su esposa estacada en el árbol colgando y con la cabeza abierta.El señor corrió a la cocina y se suicidó. Pronto, llegaron los agentes judiciales, lo describían como el típico asesinato pasional que el hombre mata a su mujer. 

Las personas que lo vieron todo fueron los mozos de la casa (el jardinero, las mozas de los cuartos y el cocinero) y relataron la historia. También dijeron que durante el tiempo que estaban en la casa la historia se repetía una y otra vez y que todas las noches se oía el piano y que en las mañanas la mujer aparecía en el árbol goteando sangre y con su rostro de odio y tristeza a la vez.

Pronto el jardinero se deshizo del árbol para que el suceso dejara de suceder, pero lo empeoró, ahora la mujer entraba a la casa, con sus heridas sangrantes subía hasta el último piso y tocaba el piano como si aún pensara que estaba viva. También ocurrió que una de las mozas le preguntó qué hacía en esa casa y de repente la mujer solo le dijo:"toco para impresionar a mi esposo cuando llegué" y esta moza fue la primera en suicidarse. Después cada uno de los demás se suicidó porque cargaban con la pianista como una maldición que los seguía a todos lados. 

Al cabo de un tiempo la casa se vendió a una pareja que tenía dos hijos, La mayor niña y el menor niño. A la mayor le gustaba el piano pero no había quien le enseñara, pasaba el tiempo tocando y así aprendía, llegó a saber tocar el piano sola, sin que nadie le enseñara, y conforme pasaba el tiempo se hizo una profesional. Un día, su madre al ver a la pianista en la casa, llamó a un sacerdote en busca de ayuda para expulsar el espíritu, no lo encontró pero cuando se acercó a la chica les dijo a los padres que dentro de ella estaba el espíritu. En ese momento, la pianista salió del cuerpo de la chica y el sacerdote empezó a exorcizar pero logró huir y no terminó el exorcismo completo. Desde ese momento en las noches casi siempre de invierno un piano se oye en la noche y en la mañana comienza la maldición de la pianista. La maldición es interminable ya que hay personas que contienen la maldición dentro y cuando tocan el piano las personas que lo oyen empiezan a ver, hasta el día de su muerte, a la pianista…

Advertisement