FANDOM


Rápidamente me acerque a la cabaña, asegurándome de que todo estaba bien y ordenado, perfecto. He conseguido limpiar la cabaña muy bien en menos de un día. Después de una rápida lectura de las revistas de la mesita de café, el lugar era perfecto. Penny se habría sentido orgullosa.

El nombre del lugar era "La cabaña cómoda y acogedora". Suena relajante, ¿verdad?, la cabaña fue construida en una losa de piedra, justo en medio de la nada, Carolina del Norte. Está a tres pisos de altura, y cuenta con una vista impresionante de las montañas.
Cabaña En El Bosque
La compramos por prácticamente nada, el lugar estaba en totales ruinas. Costo un poco de dinero para poner el lugar en funcionamiento de nuevo. En cuatro meses, por fin voy a pagar la hipoteca y empezar a hacer dinero. Si el negocio sigue así voy a ser capaz de dejar mi trabajo.

Me levante y admire la limpieza de la casa por unos minutos. Podría haber comido fuera del piso. Escuche un ruido poco familiar de un coche, el sonido de las rocas que son empujadas por los neumáticos. Finalmente, estaban aquí. Salí a saludar a los extraños.

Mi sonrisa de bienvenida fue sustituida por una mirada de sorpresa, disgusto.

Sam y Martha Anderson, de Alford, Florida, no se parecían en nada a lo que yo esperaba. La pareja de ancianos con los sombreros de sol y cámaras desechables que tenía en mi mente fueron reemplazados por dos individuos jóvenes, muy pálidos y delgados.

Se veían francamente enfermos. Sin embargo trate de mantener mi compostura. "¿Cómo estuve el viaje?" dije con la voz más acogedora que pude reunir. Puede parecer que estoy teniendo una gran idea por la forma en que estas personas lo vieron, pero literalmente parecía que no habían comido en semanas, con la piel en los huesos. Supongo que solo tenían que estar aquí.

"Todo está bien." Me dijo el hombre Sam. Su voz era completamente carente de emoción, humanidad. Sus ojos nunca se encontraron con los míos, Sam miraba a la nada.

Hubo cerca de 2 segundos de silencio incómodo. Lo rompí con mi débil voz. "O-Ok. Permítanme darles un recorrido por el lugar, y luego voy a estar en m-"

Martha movió sus ojos hacia mí,  sus ojos se veían vidriosos, muertos. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que estas personas parecían, cadáveres andantes. La voz de Martha tenía un poco más de ánimo que la de él, pero todavía podía sentir la misma sensación inhumana de ella. "Vamos a estar bien. No necesitamos un recorrido, vimos las fotos en internet". Ella sonaba cansada.

Mi estómago se revolvió. Ellos fueron los primeros en rechazar el recorrido. Ha habido algunos que no lo querían y querían que me vaya tan pronto como los recibí, pero decían que si de todos modos. Pueden decir tipos de cosas como estas.

Ellos suspiran al abrir los armarios, decían "Si, veo que todo está en orden." Ellos miran brevementé a su pareja de una manera aduladora. Ninguno de ellos se negó al recorrido, sin embargo. No me gusta ni un poco. "¿E-están seguros que no les hace falta que no les muestre donde están las toallas?"