FANDOM


Estoy seguro de que has oído hablar de la organización benéfica Ronald McDonald House. Proporcionan viviendas para las familias de los niños enfermos cuando están en el hospital. Parece bastante inocente, ¿no? Bueno, hay otra cara de esta organización. Hay otro tipo de casa de Ronald McDonald, una que mucha gente no conoce. Hay una en la mayoría de las grandes ciudades. No vas a encontrarla si la buscas. No tiene una dirección. No tiene un letrero sobre la puerta. Incluso no tienen ventanas.

No, la única manera de encontrarla, es que seas llevado a ella. Así es como yo la encontré. Nunca he conocido a mis verdaderos padres. He estado dentro y fuera de las familias de acogida de grupo aquí en Detroit desde que era un niño. Tengo 15 años ahora, y yo soy lo que ellos denominan como un chico malo. Siempre causando problemas, siempre siendo expulsado y colocado con otro bonachón desprevenido que piensa que me puede ayudar. Yo siempre demostrando que esta equivocado. Mi trabajador social se sentó en la mesa negra de metal, parecía estar agotado. Sobre la mesa entre nosotros había un sobre marrón grueso de tamaño carta; Mi expediente.

"Bueno, tu reputación te ha precedido", dijo, "Y ahora solo tienes dos opciones, la escuela militar en Lansing, o la casa de Ronald McDonald, que milagrosamente me ha autorizado para su aceptación."

Yo no tengo la paciencia para sargentos y estarme despertándome a la madrugada todos los días. Además que tan malo podía ser un centro de reinserción que lleva el nombre de un payaso de comida rápida? La casa de Ronald McDonald pensé.

Oscuras nubes se alzaban sobre mí en el día que me metí en la parte posterior del coche de mi asistente social. pocas pertenencias eran una mochila y la ropa en mi espalda; eso es todo lo que pude tomar. Una de las pocas significantes que tenía era un álbum de fotos, lleno de fotografías de todas las familias que me habían adoptado. Fue agradable para recordar los pocos momentos buenos.

"He tenido un par de casos que pasaron por la Casa de Ronald McDonald", dijo el trabajador social desde el asiento delantero. "Las cosas han ido tan bien para los niños, nunca tuve que transferir en ningún otro lugar. De hecho, la casa se hizo cargo de su expediente y de todo.

Fuimos en coche hasta el centro de Detroit, más allá de todos los puntos de referencia familiares. Me habían echado de una casa de acogida a las afueras de la ciudad porque me colé en el centro de Detroit con algunos niños del vecindario para robar en un bar de mala muerte. Buenos tiempos.

"Bueno, aquí estamos."

El coche se detuvo.

Miré por la ventana. Habíamos aparcado delante de un gris edificio alto, sin ventanas, intercalado entre dos naves industriales en una calle estrecha de la ciudad. Me di cuenta de que había una dirección en el edificio a mi izquierda y uno a la derecha, pero ninguno en el edificio que tenía enfrente. Ni siquiera una señal.

"¿Estás seguro?", le pregunté, vacilando mientras abría la puerta del coche y salia del asiento trasero. Me eché la mochila al hombro, aferrándose con fuerza a la correa, y seguí al trabajador social hasta las puertas de metal sin ventanas. Apretó un timbre y habló con alguien en el interior, entonces las puertas hicieron un clic y se abrieron de par en par.

Tan pronto como las puertas de metal se cerraron detrás de nosotros, me di cuenta del silencio absoluto. Era ese tipo de silencio que es tan opresivo y vacío que casi te ensordece. Al otro lado del vestíbulo débilmente iluminado, había una ventana de cristal con una persona dentro. Una secretaria. Ella se dio la vuelta, escribiendo algo con atención. Caminamos hacia la ventana. El trabajador social sonó una campana en el mostrador, y la secretaria se dio la vuelta.

Tenía la cara pintada como un payaso. Al igual que Ronald McDonald, de hecho. Incluso tenía el pelo corto y rizado de color rojo. Mientras que llevaba un vestido blanco de enfermera.

Quería reírme de lo extraño que era, pero no pude. Un escalofrío me recorre en la espina dorsal. Vi cómo la enfermera y mi asistente social interactuaba; el papeleo se pasó a través de la ventana. El trabajador social deslizó mi expediente a través del cristal, ya que la enfermera le deslizó unos papeles para firmar. Como mi asistente social firmó los papeles, la enfermera me miró. Su sonrisa debería haber sido cálida y acogedora... Pero todo lo que vi en sus ojos era el hambre.

"No puedo quedarme aquí", balbuceé en voz alta, "Llévame a la escuela militar en Lansing. POR FAVOR".

"¿Cuál es el problema cariño?", dijo la enfermera con la voz apagada ligeramente por copa, "¿Le tienes miedo a los payasos?"

La miré a los ojos y se notaban hambrientos. Ahora había un brillo malicioso mientras se reía. Mi asistente social también se rió y dijo:

"Ahora no pierdas la calma. Tú odias la escuela militar. ¡Además esto será bueno para ti!"

"Sí," dijo la enfermera, "esto va a ser bueno para ti."

Antes de que pudiera protestar, oí una SLAM detrás de mí. Me di la vuelta solo para ver una puerta abierta en la esquina más alejada de la entrada, a la izquierda de la ventana de recepción. No había nadie allí, sólo una luz blanca y cegadora. A continuación, las sombras aparecieron estridentes. La risa hacía eco y crecientes sombras a lo largo de la pared interior de la puerta.

"¡Oh!" dijo el trabajador social, "aquí viene el comité de bienvenida."

Mientras miraba con horror, agarrando la correa de mi mochila, mi asistente social me dio una palmadita en el hombro por última vez.

"No te preocupes amigo. Será diferente esta vez. Te sentirás como en casa aquí, ¡lo prometo!"

Se dio la vuelta para irse.

"¡No!", dije con desesperación, "No me puedes dejar aquí."

"Tengo que irme. Nunca me gustaron los payasos."

Y con eso, me dejó allí. Las puertas de metal se cerraron detrás de él, y yo estaba solo. Me enfrenté a la puerta abierta al lado de la recepción nuevamente. Las sombras casi habían entrado en la habitación y la risa penetrante llenaba el vestíbulo con el sonido. Corrí hacia la puerta principal. Golpeado, tirando, empujando, incluso gritando por ayuda. Gritaba por mi asistente social, gritaba para cualquier persona, POR FAVOR, DIOS...

Me volví hacia la enfermera tras el cristal. Ella me sonreía de nuevo. Y luego entraron sin parar de reír. Todo un grupo de enfermeras con la cara de payaso y el pelo rojo. Algunos hombres, algunas mujeres, pero todos con el maquillaje horrible de Ronald McDonald. Y en la penumbra del vestíbulo, pude ver el destello de herramientas de metal en sus manos. Luego llegaron mas enfermeras conduciendo una mesa de metal hacia mi.

"Vete ala mierda, no me toques", grité. Golpeé a la puerta de metal de nuevo, "¡Sáquenme de aquí!"

Me rodearon. Agarrándome como si fuera un animal, riendo frenéticamente. Le di una patada a uno de ellos y se retorció. Me pusieron en la mesa rodante y me ataron. Miré a mi alrededor salvajemente. Estaba rodeado.

"Déjenme ir", grité, retorciéndome y tirando de las correas.

Ellos me arrastraron por la puerta abierta y por un pasillo blanco aparentemente interminable. Se rieron y rieron y rieron. Agitaron sus escarpelos brillantes, máquinas de afeitar y agujas a escasos centímetros de mi cara.

La última cosa que recuerdo, antes de que uno de ellos finalmente me inyectara, fueron las manos con guantes. Las introdujeron en mi boca para distorsionarme la expresión. Querían forzarme a reír. Sentí un aliento rancio en mi cara, y el susurro. Una voz pervertida decía las palabras:

"Nos encanta verte sonreír."

Entonces, escuché la risa maniática que parecía deformarse y relajarse como un tocadiscos apagándose. Todo se volvió negro. Cuando abrí los ojos, yo estaba cegado por las luces brillantes de arriba. Cuando conseguí divisar mejor miré a mi alrededor. Había paredes blancas y altas, cubierta de marcas de arañazos y manchas. Una pequeña fuga en la esquina del cuarto; un pequeño baño tal vez. Una puerta sin ventanas. Y en el suelo junto a la puerta, mi mochila.

Traté de sentarme. Me dolía el cuerpo y el momento en que me senté en posición vertical, mi visión empezó a girar. Me pregunté con qué diablos me habían drogado. Me di cuenta de que estaba temblando. Miré hacia abajo. Ya no llevaba mi ropa. Llevaba una bata de hospital rasgada y sucia, de color amarillo brillante con un patrón de rayas rojas. Nada debajo.

Escuché sonidos apagados de algún lugar del edificio. Sonaban como gritos. Traté de levantarme, pero no podía mantener el equilibrio. Mi visión estaba comenzando a estabilizarse, pero mi cuerpo todavía se sentía como el caucho. Caí de rodillas y me arrastré hasta mi mochila.

Pero antes de llegar ahí, traté de abrir la puerta. Estaba cerrada. Me dejé caer al suelo al lado de mi mochila. Y todo lo que quedaba en el interior era el álbum de fotos. Se habían llevado mis cuadernos y lápices y mi teléfono celular. Por supuesto que sí.

Abrí con cansancio el álbum de fotos. Pero en vez de las fotos de las familias con las que alguna vez estuve, las fotos que había guardado para recordar, así fuese por poco tiempo a pesar de que sabía de que no iba a estar ahí por mucho tiempo... En lugar de esas fotos... Eran fotos de una escena de crimen. Y en cada una de ellas, reconocí a las familias con las que me hospede. Mis antiguos hogares de guarda, todos brutalmente asesinados.

Mi corazón se aceleró y mi estómago se revolvió. Empecé a pasar las páginas más rápido. Cada página, una foto, una nueva familia, una nueva carnicería. Reconocí la cara y la parte interior de sus hogares. Había vivido con toda esta gente. Y ahora estaban todos muertos.

Llegué a las últimas páginas. Una foto de una casa en la noche. A continuación, una ventana de esa casa. Luego dentro de la casa, un pasillo oscuro con la luz viniendo de una puerta. A continuación, una foto de mi asistente social, cepillándose los dientes en el espejo de su cuarto de baño. A continuación una foto de el mirando a la cámara con horror. A continuación, una foto del trabajador social, desnudo, cubierto con su propia sangre. Estaba muerto.

Llegué a la última pagina. Había algo escrito en el interior del plástico en tres palabras.

"USTED NUNCA EXISTIÓ."

Sentí bilis en el estómago. Tiré el libro al suelo y me arrastré hacia el agujero cercano, y vomité. Ellos tenían razón. Si todas las familias que me acogieron estaban muertas, era como si nunca hubiesen existido. Oí gritos débiles a la distancia. Sabía que tenía que salir.

Me limpié el vómito de mi cara con mi bata de hospital y me arrastré de nuevo hacia mi mochila. Esperemos que no hayan tomado mi arma secreta. Abrí la cremallera del bolsillo delantero y metí la mano en el fondo, mis dedos rasgaron el tejido. Y en efecto, allí estaban, atrás de las costura de la bolsa, era casi indetectable. Los pins que usé para abrir cerraduras. Te lo dije, soy un chico malo.

Me apoyé en la puerta y escuché. Podía oír pasos que se acercaban. Pero tan pronto como habían venido, se desvanecieron en la otra dirección. Yo sabía que tenía que trabajar rápido. Así que sacudí el mango con una mano y cogí la cerradura con la otra mano. Fue demasiado simple. Sujetando el picaporte. Poco a poco me puse de pie. Al fin pude mantener el equilibrio. Tiré lentamente la puerta para acabar de abrirla y sin previo aviso en la rendija o en la abertura o como quieran llamarla. A solo centímetros se hallaba una enfermera payaso de espaldas.

Mi corazón casi se detuvo. Pero afortunadamente no se giro. Siguió su camino sin darse cuenta de que yo estaba ahí. Asomé la cabeza por la puerta. Pasillos blancos aparentemente interminable en ambas direcciones era lo único que podía ver. Los gritos distantes eran más fuertes ahora, viniendo de todas partes. Tomando una respiración profunda, salí al pasillo y cerré la puerta detrás de mi. Decidí ir a la derecha. Iba pasando por las puertas y cada una era idéntica a la otra, escuchaba gritos y sollozos tras cada una de ellas. Me detuve por un momento en una puerta. Y escuche el llanto de un niño dentro. Yo sacudía la manija para ver si podía liberarlo, pero era inútil estaba cerrada.

Seguí en movimiento, mirando detrás de mí cada pocos segundos para asegurarme de que no hubiesen enfermeras en el pasillo. Luego llegue a un conjunto de puertas dobles. Y me detuve por un momento. La palabra "zona de juegos" estaba escrito letras finas a través de la anchura de las dos puertas. Oí muchos gritos viniendo de allí. Y la risa, la estridente risa de las enfermeras. Me estremecí. Tenía miedo de averiguar qué tipo de tortura estaba sucediendo dentro de esa zona. Y yo bien sabia que tenía que seguir adelante. Entonces vi una puerta más adelante con un símbolo de la escalera. Me dirigí a ella.

Cuando abrí la puerta, miré detrás de mí y vi a dos enfermeras de payasos que salían de la sala de juegos. Sus trajes blancos estaban cubierto con restos de sangre. Y rápidamente me encerré en el hueco de la escalera, esperando que no me hubiesen visto. Las escaleras estaban en penumbra, con paredes de cemento y verjas oxidadas. Miré hacia atrás en la puerta que acababa de cerrar. Y vi que tenia el numero 5 marcado en rojo. Así que supuse que debería estar en el quinto piso. Así que decidí que si quería salir tenia que llegar al piso 1 o tal vez mas allá.

Cada paso que daba provocaba un eco enorme cuando comenzaba a bajar las escaleras. Y ya no podía oír los gritos. Solo un zumbido bajo y profundo como las pipas en las paredes. Fue un respiro. Finalmente llegué a la puerta número 1. La escalera parecía descender unos cuantos pisos más bajos, pero preferí permanecer allí, y poco a poco me asomé por la puerta. Y vi solo pasillos blancos, no había enfermeras que pasaran por ahí. Hasta ahora, todo bien.

Entré por el pasillo, y me di cuenta de que no podía oír a nadie gritando en este pasillo. Solo el zumbido de las bombillas de luz del techo. Llegué al final del pasillo y se encontraba otro conjunto de puertas dobles. Esta vez con una gran cruz roja en el medio. Pegué la oreja a la puerta. Y todo lo que oí fue un proceso lento de engranajes y pulso rítmico, como el de una maquina en funcionamiento. Y débilmente un sonido pitido como se escuchaba en la habitación de un hospital.

Sabía que no debía abrir la puerta, sabía que no era la salida, sabía que tenía que seguir buscando. Pero simplemente tenía que verlo. Así que giré la manija. Y esta no estaba cerrada con llave. Miré el interior. Era una habitación blanca cavernosa. Las luces fluorescentes parpadeaban y zumbaban. Y podía ver cables colgando por todas partes...

Y... Qué es lo que colgaba en el techo... Eran filas de niños, niños en batas de hospital como la mía, unidos a cruces de madera blanca colocada sobre el techo. Literalmente estaban crucificados. Se quedaron en silencio. Sus cabezas se inclinan hacia adelante, con los ojos bien cerrados y mirando a la nada. Algunos parecían temblar un poco, pero la mayoría parecían estar altamente tranquilos. Las cruces se balanceaban hacia adelante y hacia atrás muy ligeramente.

Y los cables colgantes... No eran cables, eran tubos intravenosos conectados a las muñecas de los niños. Succionándoles la sangre. Casi vomité de nuevo al verlo. Y en el centro de la sala, en medio de las filas de cruces que cuelgan, pude ver de donde provenía el sonido de las pulsaciones rítmicas de antes. Provenía de un cilindro de acero, que parecía ser donde se almacenaba la sangre.

Abrí la boca para gritar. Para gritar de ira. Pero todo lo que pude decir fue:

"¿Qué demonios?"

Fue entonces cuando las alarmas comenzaron a sonar fuerte, sonaban como las sirenas del infierno. Y a estas alturas era posible que me encontrara allí. Así que cerré la puerta y miré frenéticamente el pasillo para ver si alguien se acercaba. No hay signos aún. Corrí por las escaleras.

Y tan pronto como entré en el hueco, oí las carcajadas viniendo de arriba. Haciéndose eco y reverberando en toda la escalera. Están muy cerca... Bajé las escaleras lo más rápido que pude. Debo haber bajado otros tres pisos antes de llegar al sótano. Me encontré corriendo por un pasillo de alcantarillado muy oscuro, con pequeños focos de luz cada 10 metros o menos. El olor a decadencia y a carne podrida se hizo más y más picante conforme procedía.

Seguía escuchando la risa detrás de mí. Me las arregle para mirar atrás y pude ver a un grupo de enfermeros corriendo a toda velocidad. Corrí, saltando cadáveres apilados y todo lo que estuviera en medio. No podía parar. No podía pensar en otra cosa que escapar.

Observé a mi alrededor y en una esquina se hallaba una escalera de metal que me era difícil de distinguir a lo lejos. Así que subí hasta que mi cabeza golpeó el techo.

Debajo de mí, las sombras y las risas se acercaban. Sus pasos se hicieron lentos. Estaban cerca y ellos lo sabían. Empujé la compuerta encima de mí. Los payasos estaban debajo de mí, riendo y agitando sus escalpelos. Algo me cortó la pierna. Grité y empujé la pesada compuerta por última vez. El techo cedió como una tapa de alcantarilla y se estrelló en el asfalto. Salí y frenéticamente empujé la tapa de registro de nuevo sobre el agujero, bloqueando la risa de las enfermeras payaso de abajo.

Me quedé inmóvil, estaba increíblemente cansado y la lluvia caía sobre mi piel. El cielo de la noche turbulenta era una vista agradable. Miré a todas las direcciones posibles. Edificios abandonados, cristales rotos, sin luces, sin coches. No había señales de vida en lo absoluto.

Escuché la sirena de la policía en algún lugar de la distancia. Después solo silencio. Me puse de pie. Y el dolor atravesó mi pierna. Miré hacia abajo y vi la herida en el tobillo, donde una enfermera payaso me había cortado. Desgraciados. Hice lo mejor que pude para mover mis piernas y comencé a caminar.

"Hola", grité al aire. La única respuesta fue el sonido lejano de un trueno, "Alguien ayúdeme, por favor."

Mi pie cayó sobre algo suave y blando. Miré hacia abajo. El periódico. La mayor parte de la tinta se había desvanecido, pero era capaz de distinguir la fecha: julio 13, 1992.

Se me cayó, no tenía fuerza ni tiempo para eso.

"¿Alguien me oye? POR FAVOR, CUALQUIER PERSONA, POR FAVOR."

Mis palabras se desvanecieron en sollozos delirantes. Me quedé quieto por un momento. La lluvia había empapado mi bata de hospital. Me estremecía cada vez que el viento soplaba. Entonces, vi una luz en la distancia. Era una gran "M" amarilla en el cielo. Un McDonalds. Por supuesto. Fui hacia el restaurante.

Y cuando llegué al McDonald vi que más allá de la "M", el resto del edificio estaba completamente a oscuras. Me acerqué con cautela hacia las ventanas rotas y miré en la oscuridad. Me fijé bien y contemple la zona de juegos. Diez estructuras con tubos de colores para que los niños las atravesaran. Sentado en uno de los bancos pude ver a una figura familiar. La estatua de Ronald McDonald. Ya sabes, aquel en el que te puedes sentar a su lado y parece que él tiene su brazo alrededor de tus hombros. Todo niño lo ha visto.

Me estremecí al verlo.

Y las puertas se abrieron. Yo entré para resguardarme de la lluvia. Me di cuenta de que la decoración no era como el McDonalds que se ve hoy en día, el moderno. Esta seguía siendo el mismo que era en los años 80, con las cabinas de plástico blancas y cortinas rojas y amarillas. El viento parecía susurrar a través de las ventanas.

Pude ver algo en el mostrador de la entrada. Un rectángulo negro. Me acerqué. Era una computadora portátil. Dejé escapar una risa suave y delirante. Ya sabía lo que tenía que hacer.

Así que tomé el portátil y lo llevé afuera, me senté al lado de la estatua del payaso. Abrí el portátil y me puse a escribir esta historia. La lluvia hace sonar las tejas, pero no me importa. No hay nada más que hacer que no sea esperar. Porque en caso de que no lo haya mencionado en todo este tiempo. Les diré que ya hace unos minutos lo he estado notando por el rabillo de mi ojo.... Ronald está tratando de mirar por encima de mi hombro.

Se está riendo ahora.

McDonald



Author: Dkingsbury

Traduccion: Vía google + correciones:JuanBlogsYTmx

Creepypasta Original: Ronald McDonald House

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.