FANDOM


Paula y Estefanía no tenían con quien pasar la Nochevieja, en otras palabras, no tenían familia... Y la verdad, es que yo tampoco. Por eso decidimos pasar el fin de año los 3 solos, sin nadie más.

Paula llevaba ya tiempo mencionando una vieja leyenda urbana, y a mi otra amiga no se le ocurrió otra cosa que "seguirle el juego". Esa leyenda parecía quitarle el sueño, pues siempre que podía sacaba el tema.

Lo hicimos a votación y pues claro, eran dos contra uno. Perdí. Yo no quería ir que conste, más bien lo hice por ellas. Según cuenta la leyenda, si vas a la mansión al final de la calle a las doce en punto de la noche podrás ver el fantasma de una chica que murió ahogada en una piscina.

La vivienda permanece intacta en su totalidad. ¿Cómo puede ser esto...? La gente del pueblo no quiere pisar cerca de la mansión, supongo que por miedo, no lo sé. Faltaban tres cuartos de hora y todavía nos quedaba media hora en coche para llegar a la mansión, Paula se lo estaba pasando como una niña pequeña.

Como siempre me voy por las ramas pero se me ha olvidado decir algo muy pero que muy importante, y es que, dicen que no te puedes acercar mucho a la piscina porque hay "algo", no se sabe muy bien el qué pero hay "algo" que te lo impide. Esto es lo que más me choca. ¿Por qué no te puedes acercar a la piscina...?

¿Qué había detrás de todo esto...? Paula nos dijo que había investigado sobre la muerte de esta chica y resulta que sus padres la ahogaron, precisamente ahí, en la piscina. De esta historia la gente ha creado bulos y mentiras, muchas mentiras, una detrás de otra, como pasa casi siempre.

Pero la verdadera historia es que la joven de diecisiete años era perversamente mala.. esta chica era muy muy cruel. Se dice que ella sola mató a 2 pitbull (las mascotas de sus padres) con sus propias manos y que horas después estaba jugando a las muñecas como si nada hubiera sucedido. Asombroso...

Esto no debería ser motivo para asesinar a nadie.. pues un asesinato a fin de cuentas, es eso, un asesinato... Y Finalmente lleguemos, hacía un frío de mil demonios. Saqué mi iPhone y le hice una foto al viejo caserón. Simplemente, para tener un recuerdo de aquel fatídico día. Me arrepiento de haberlo hecho.

Faltaban pocos minutos para las doce. Paula estaba como loca por entrar, recuerdo perfectamente que me cogió del brazo y casi que me obligó a entrar. Ella era la experta en el tema, parecía conocer aquello como la palma de su mano.

La piscina estaba justo detrás de la casa y os parecerá extraño, pero el agua estaba limpita, esto es prácticamente imposible si tenemos en cuenta que la vivienda lleva años y años abandonada. Para que el agua esté limpia tiene que haber alguien que se encargue de pasar la red.

Paula gritó tan fuerte que seguramente la oyeron en China. Y ahí estaba el fantasma de la joven de diecisiete años, metida en el agua, con los hombros y la cabeza fuera del agua. Estefanía se orinó literalmente en los pantalones cuando de repente, Paula gritó:

"Aquí estoy hermanita.. otro añito más juntas.."

Seguidamente, se volteó y me sonrió. Todo aquello parecía cosa de locos. Y para colmo, Estefanía tuvo un ataque de pánico. A continuación, Paula sacó un cuchillo de sierra y en un abrir y cerrar de ojos me cortó la blusa, claramente iba a por mí. Tan pronto pude reaccionar le propiné una fuerte patada a la altura del estómago.

Aquella maldita psicópata cayó al suelo, momento que aproveché para salir pitando. Por supuesto, no iba a dejar allí a mi amiga "Fany", así que la cogí en brazos y corrí tanto como mis piernas me permitieron. Jamás volví a saber que fue de ella. "Fany" se quedó "tocada" y hundida... Dejó de sonreír.. Dejó de ir a la escuela, en definitiva, dejó de ser la misma de siempre. Por supuesto, no la iba a dejar sola por nada del mundo, así que me fui a vivir con ella. Dormimos juntos, compartimos la misma habitación y compartimos la misma cama. Lo único que sé es que estamos solos en el mundo, ella me tiene a mí y yo la tengo a ella. Fin de la historia.