FANDOM


Necesito un abrazo.

Un abrazo y un beso.

Ya está decidido… mataré  ese humorista llamado Dross.

Sí, lo sé… ¿un humorista de Internet? Debes estar pensando que de mi cabeza podría salir algún otro nombre mejor, pero… la verdad no, no sale otro nombre mejor y tampoco creo que exista uno mejor.

Necesito verte a los ojos.

Necesito que tus dedos se enreden en mi cabello.

¿Me seguirás amando cuando esté encerrada en la correccional juvenil? Me gusta creer que así va a ser, aun cuando muchas veces sé que debo poner mis labios sobre los tuyos para callar tus mentiras.

Necesito hacer algo, algo grande y quizás esto calme mi sed y mi hambre por trascender. Será como el asesinato de John Lennon, pero… bueno, no tan épico ni tan glamoroso, sin embargo sé que será importante. Ya está todo fríamente analizado, es más, he seguido a ese Dross ya un par de veces y es muy fácil de abordar… quizás demasiado. No puedo evitar sonreír por ello.

BANG! Un balazo en plena calle y a plena luz del día, la muchedumbre se acerca a ver y ahí yo aprovecho para proyectarme. Mucho se hablará de mí y de mis misteriosas motivaciones, de mi intrigante figura, de mi familia, de mi vida, de mis gustos, y vaya ironía… pues no tengo absolutamente ninguna motivación.

Necesito que respires en mi boca…

Necesito oír que me amas…

Necesito que me ayudes a conseguir balas para el revólver de papá, él ha guardado las municiones… o las habrá perdido. ¿Crees que será mejor con cuchillo? Lo he pensado, pero las posibilidades que tengo de fallar mi cometido aumentan demasiado, podría ser que sólo le ocasione una herida leve, o bien como él es hombre se puede defender y hasta me lo podría arrebatar de las manos. Usar veneno es algo muy poco realista al igual que una bomba, ahí ya estoy soñando… lo mejor es el revólver y punto. Benditas sean las armas de fuego.

Necesito sentir tus manos en mi espalda.

Necesito que me abraces con tus piernas…

Claudia, te amo.

Para cuando leas esto yo ya estaré detenida en algún cuartel policial protegida con chaleco anti-balas a causa de los fanáticos de ese comediante que van a querer hacerme daño, helicópteros de prensa volarán sobre mi cabeza para intentar conseguir la exclusiva, y en las puertas del cuartel habrá un boche y un caos enorme a causa del revuelo mundial que causaré…

Aunque también existe la posibilidad de que no sea así.

Bueno, tengo tan solo tres balas y con eso creo que me basta y sobra. Diles a todos quienes se rieron de nosotras que lo hemos conseguido. Espérame, amor mío, a que salga de la correccional. Ya verás que no será tan terrible pues aunque aún me falta poco todavía no soy mayor de edad y el castigo no será severo.

Al salir, seré toda una estrella. Me pagarán por ir a entrevistas, podré escribir un libro y hasta puede que venda los derechos para hacer una película sobre mí. Tú y yo viviremos muy felices juntas y al morir nos iremos al cielo.

Ah, y si ese comediante de Internet está allá arriba pues aprovecho y le pido disculpas. ¿Ves?

¿Qué podría salir mal?

Con amor

Marta.