FANDOM


Esta es una carta escrita el día viernes 13 de septiembre de 2013, se ha encontrado junto con un cadáver calcinado. Los que la leyeron, murieron misteriosamente. 

Mi vecina era una anciana de pelo corto, tenía 65 años de edad y era muy extraña. Nunca tenía visitas, y cada vez que jugaba cerca de su casa, salía con una escopeta y me gritaba "Si te acercas a esta casa otra vez, tú serás el siguiente". 

Un día normal como cualquier otro estábamos mi amigo y yo platicando cerca de esa casa, ya que la señora había salido, de repente se escucharon gruñidos desde la casa. 

Vimos que la puerta de entrada estaba entreabierta, lo que era muy raro ya que siempre cerraba con llave. 

Nosotros quisimos entrar, porque queríamos saber de dónde provenían los gruñidos, fue un error fatal, ahora me arrepiento de haberlo hecho. 

Entramos y vimos que la casa era antigua, lo raro comenzó cuando vimos que tenía símbolos satánicos dibujados en las paredes. Yo no entendía el porqué. Mi amigo estaba asustado, el creía que mi vecina era una bruja, servidora de satanás o algo así. Yo no le hice caso y seguí. 

Los gruñidos provenían del segundo piso, subimos las escaleras y mientras las subíamos los gruñidos se hacían más y más fuertes. Cuando llegamos, solo había un pasillo largo y oscuro, y al final una puerta entreabierta. Yo me comencé a asustar, pero seguimos. 

Mientras caminábamos, no solo escuchábamos gruñidos, sino los gritos de alguien y la voz de una señora. Seguimos y llegamos a la puerta. 

Vimos, y el cuarto era oscuro, había un cuerpo ensangrentado en el medio y estaba mi vecina al lado del cuerpo. 

De repente, una criatura horrible se acercó al cuerpo. Esta criatura tenía ojos rojos y una piel negra. Dientes muy filosos y tenía la cara muy deformada, una cola muy larga y en vez de pies, eran pezuñas de cerdo.

Esa cosa empezó a comerse el cuerpo mientras este gritaba con mucho dolor. Yo me quise ir pero la anciana ya nos vio. Nos dijo que ella era una bruja e hizo un pacto con el diablo, a cambio ella tenía que darle de comer a la criatura. 

Yo me asuste, ella me dijo que ahora que sabía el secreto, me tocaba a mí. Yo corrí y mientras, mi amigo era brutalmente apuñalado por la anciana, quien sostenía un martillo en su mano. Esa cosa lanzaba fuego por la boca, me iba a quemar vivo.

Me escondí en un cuarto oscuro, que supongo yo que era el baño. Tuve suficiente tiempo como para venderle mi alma al diablo y escribir esta carta. Si yo le doy 1000 almas, el deja la mía en libertad. Así que por eso no te advertí que no leyeras la carta, es la única forma de que mi alma sea libre, perdóname pero ahora que sabes el secreto, la criatura viene por ti...