Wiki Creepypasta
Advertisement
Historias-miedo-canguro

Una joven pareja había tenido que llamar a una agencia de canguros para guardar a su hijo, ya que tenían una cena importante y tenían que asistir solos, sin el pequeño.

Ellos tenían una canguro de confianza, pero esa noche se había puesto mala, por lo que, sin más remedio, habían tenido que llamar y confiar en la profesionalidad de la agencia. Estaban nerviosos. Pero al llegar la chica de la agencia se tranquilizaron.

La joven canguro que llegó a casa era una chica con una muy buena apariencia, parecía centrada y responsable. Así que partieron a la fiesta tranquilamente. A mitad cena, la joven madre tuvo un raro presentimiento, por lo que telefoneó a casa para verificar que todo iba bien. La joven canguro respondió que todo iba muy bien, que no debía inquietarse.

Y le dio las gracias por la cena que le habían dejado:

"El pavo estaba muy rico".

La joven madre volvió hacia su marido después de la llamada y le pidió al marido de volver inmediatamente. Algo le pareció extraño en la conversación. Ella no recordaba tener pavo en la nevera.

Llegaron rápidamente a casa. Una vez allí comprueban que la chica está tranquilamente en el sofá viendo la tele. La madre se tranquiliza al ver la escena. Pero al subir a la habitación del bebé, descubren que no está.

Algo no marcha bien. Lo buscan por toda la habitación pero no dan con él. Bajan abajo y asustados le preguntan a la canguro. Esta tranquilamente les contesta que está en la cocina.

Extrañados, van hacia ella y al llegar descubren aterrorizados lo que había sucedido. El bebé estaba metido en el horno, parcialmente comido, y embalado en aluminio.

Advertisement