FANDOM


-Me pasaba las tardes enteras leyendo historias de terror en Internet. Disfrutaba pasando miedo pero un día mi madre se enfadó conmigo porque me decía que no salía a la calle, que no hacía un poco de vida social, que no quería tener contacto con las personas de afuera, aquella vez me quitó el portátil y desconectó el wi-fi de casa. Me llegué a molestar mucho pero nunca antes le había levantado la voz a mi madre aunque aquella vez lo hice, pateé lo primero que pillé en señal de enfado, mi madre me ignoró porque sabía que era porque no tenía Internet así que se puso a fregar el piso con un fregasuelos que olía a pino.

Me puse una camiseta de Bershka de color rosa unas bermudas de verano y unas chanclas blancas. Yo siempre me peinaba con las manos, me puse todo el pelo para el lado y antes de irme miré a mi madre y ella a su vez me miró a mí, tenía los ojos llorosos, me había quitado algo muy importante para mí pero ella en el fondo me entendía pero quería lo mejor para su único hijo.

Me dí una largo paseo por la ciudad pero no había nada que me llamase la atención hasta que noté como muchas chicas me sonreían al pasar y me quedé extrañado ¿De verdad les parecía yo guapo?

Una hora más tarde, conocí a una chica hermosa chica que se llamaba Cintia, me choqué con ella al girar la esquina y se le cayeron todos los papeles que llevaba encima, enseguida le ayudé a recogerlos y ya sabéis lo típico de las películas, ella se presenta yo también y sin saber como acabáis dando un paseo juntos todo parecía muy bonito, hasta que llegamos a un parque, el lugar estaba repleto de personas y nos pareció curioso que hubiera tanta gente. "Algo pasaba", pensé.

Nos acercamos y nos hicimos hueco entre la gente, nos pusimos en primera fila para ver todo con más detalle el foco de toda la atención era un simple mago que hacía desaparecer cartas, el tipo afirmaba con plena seguridad en sí mismo que podía hacer desaparecer lo que sea ya fueran animales o personas sin embargo no hizo nada de lo mencionado y quiso atraer a cuantos más mejor.

El mago nos miró a todos se fijó en la chica que iba conmigo y le dijo: "tú, la chica del pantalón gris, ¿podrías subir al escenario si eres tan amable?"

La joven no se negó, al contrario le pareció divertido subió, las escalerillas y se puso al lado del hombre de pajarita roja, todo el público estaba expectante, la chica me dedicó una sonrisa y yo enseguida se la devolví, "¿qué clase de truco iba a hacer?" pensé a continuación, metió a la chica en una caja grande negra la puso tumbada e hizo la clásica actuación de usar una sierra y partir por la mitad.

Cogió la sierra y con una sonrisa despiadada comenzó a serrar el cuerpo de la adolescente a sangre fría. Fue un momento de lo más impactante, salían chorros de sangre hacia todas direcciones, la chica gritó y gritó y gritó ella me miró esperando a que yo la salvase "¿qué me estaba pasando? ¿por qué no podía reaccionar? No podía ser". Estaba disfrutando con el "espectáculo" cuando la actuación llegó a su fin, el mago separó ambas mitades dejando ver así las entrañas de la joven que hace unos segundos seguía con vida.

Todos los que presenciamos la cruel y mórbida escena quedemos en estado de shock, había niños y niñas delante que quedaron traumatizados de por vida, la policía llegó a los pocos minutos y se lo llevó arrestado, la gente de mi alrededor me miraba con desprecio debido a que no hice absolutamente nada para remediar su muerte.

Por fin sabía a lo que me quería dedicar cuando fuera mayor...

A SER MAGO.

¿Sabéis una cosa? La magia es bella.~