Wiki Creepypasta
Advertisement

Año 1600 D.C la reina Candace había mandado eliminar a la raza de los Hommers. Su decisión fue aceptada sin pena, la sentencia fue la muerte por decapitación.

Pero no todo había terminado... años más tarde, el joven y gallardo, Jorge Rincón caminaba por los amplios prados de su hogar, constantemente había pensado en la posibilidad de viajar a Normandía. En su tiempo libre se dedicaba al estudio de lo oculto. Sabía que esto le trajo enemigos más acorrimos, empezando por el engreído de su primo, Charles.

Charles, creía que eran patrañas creer en lo oculto y los ritos a seres desconocidos.

En todo esto pensaba Jorge cuando observaba su sortija de oro de 20 quilates, deseaba tocar aquel de trozo de metal que había observado en su visita al museo de Antenos.

Capítulo 1.

En los siguientes meses la decisión estaba tomada, emprendería el viaje a Normandía. En su mente cabía la posibilidad de conocer a los parientes con sanguíneos de su amada Ofelia. Pero hasta cierto punto desconocía el pasado oscuro y desgarrador que lo asecharía a aquellos lugares.

Capítulo 2 Sesión de caníbales.

Jorge llegó a la mansión de su familia, heredada a través de su amada esposa Ofelia, la cual en su testamento antes de su extraña muerte, le dejaba como parte de un legado antiquísimo por parte de sus tatarabuelos Los Londenbar. Aquella enorme mansión en su tiempo fue una elegante estructura en la cual se todavía se apreciaban los vestigios de su gran esplendor. Los vidrios cromáticos, el muro de cristal frente a un hermoso paraje en donde reposaban de tanto en tanto una pareja de cisnes en un hermoso lago multicolor.

La gran ausencia indistinguible de aquel lugar era la mano de una dama, que embelleciera por años aquel lugar. Los aldeanos murmuraban sobre la existencia de seres astrales que vagaban de noche por aquel lugar y vez tras vez le habían rogado que se fuera lo más pronto posible a otro sitio donde disfrutar de paz.

La primera noche fue un constante, escuchaba los pasos, palabras con un olor acre y salado.

De pronto un grito lo despertó generándole un temor insospechado del origen de aquellos extraños sonidos. La segunda noche se repitió aquel espeluznante ambiente fantasmal, agregando sonidos brutales.

En sus sueños una mano despellejada y con los dedos podridos le ofrecía una densa variedad de platillos deliciosos tapados en charolas. Destapó el primero y lo que vio le produjo nauseas. Se vislumbraban los sesos y venas en estado putrefacto, probo un pedazo y sintió la pestilencia. Después sintió el leve murmullo de una voz que le invitaba a ir a la cocina.

Pudo ver como desgarraban un cuerpo de animal, de tajo le cercenaban la cabeza y de ella salía un caldo sangriento, los ojos de aquel animal conservaban el brillo de sus últimos instantes de paz, a medida que lo consumían sin dejar un poco de su desgraciada alma en pena.

Súbitamente, Jorge despertó recordando cada parte de aquel escalofriante sueño.

Advertisement