Wiki Creepypasta
Advertisement
José Gabriel Brochero - El cura gaucho

Cuenta la historia que en el México Virreynal una mujer sufrió la ira de Dios. Muchas son las leyendas que surgen en el México Virreynal y una de ellas es escalofriante, relatada a continuación.

En una de las viejas catedrales del Centro había un cura que tenía un secreto a voces: mantenía una relación "oculta" con una mujer. Todo el mundo hablaba de la vida secreta del padre y a este no le importaba en lo más mínimo. Un feligrés del padre siempre le aconsejaba que no siguiera viviendo en la mentira, que se decidiera por una de las dos cosas, su vida marital o el sacerdocio. Pero el cura necio pensaba que podría estar en las dos cosas. El hombre se cansó y nunca más mencionó el tema.

Una noche fría tocaron a la puerta del hombre. Él, con mucha desconfianza, preguntó por quien tocaba, a lo que dos esclavos negros respondieron: "¡Somos conocidos del cura y nos mandó a que le pusiéramos estas herraduras a su mula!".

El hombre, aliviado, abrió la puerta. Notaba que la mula era muy necia y miedosa. El pobre animal sufría con cada martillazo y se rehusaba. Los esclavos le daban de latigazos, parecía como si se divirtieran con eso.

A la mañana siguiente, el cura se levantó de su lecho de amor, que compartía con su concubina, pero al tratar de despertarla y ver que no reaccionaba, le destapó la cara y se quedó horrorizado: el rostro de la mujer estaba marcado por fuertes latigazos.

Los rumores empezaron a correr por toda la colonia. El hombre que le puso las herraduras a aquella mula se quedó petrificado al oír la historia. Desde ese entonces, el cura se encerró en un monasterio, hizo voto de silencio y se juró a sí mismo nunca apartarse del camino del Señor.

Advertisement