FANDOM


La familia Hall estaba contenta de haber estrenado su nueva residencia en Connecticut. Era una hermosa mansión de tres plantas con nueve habitaciones, perfecta para la familia.

A las dos semanas de vivir ahí, Hilary, la hija menor de la familia, se quejaba todas las noches de oír un llanto en la chimenea de su cuarto, decía que siempre al asomar la cabeza por la chimenea, no alcanzaba a ver la luz del orificio superior. Los padres de la niña no le daban importancia, debido a que la niña era muy pequeña.

Llegando el invierno, la familia se veía obligada a encender las chimeneas de  las habitaciones, ya que debido a la mucha antigüedad de la casa, no tenían calefacciones. Justamente esa noche, Hilary no se encontraba en la casa, se había quedado a dormir con una amiga.

Por la mitad de la noche, los padres, también escucharon los llantos provenientes de la habitación de Hilary, fueron a echar un vistazo, creyendo que se trataba de uno de sus hijos; pero no encontraron a nadie. Escuchaban los llantos provenientes de la chimenea, exactamente como lo describía su hija. Michael, el padre de la niña, asomó la cabeza, pero no veía nada más que oscuridad, le extrañaba no ver la luz al final de la chimenea. 

Al día siguiente, llamaron a dos obreros para que revisaran la chimenea de la habitación de Hilary, a lo que muy asombrados, descubrieron el cadáver de una niña de unos diez años, atrapada adentro.

Llamaron entonces a una médium, para que hablase con la niña y averiguara los indicios de su muerte; esa tarde se hizo la sesión en la casa, y la médium pidió estar sola en la habitación de la niña.

Después de una hora, la médium salió de la habitación de Hilary, contándoles la historia:

-La niña se llamaba Jodie, y fue criada por padres muy estrictos. El padre de ésta siempre la maltrataba, la odiaba con tanto exceso que la mató vilmente, pero ya que su esposa amaba a la niña, ella escondió el cuerpo en la chimenea de su cuarto, y le inventó a la pobre mujer que su hija había huido de la casa.

La familia averiguó los datos de la madre, y ya que no pasó mucho tiempo de aquel suceso, la invitaron al velorio de Jodie.

Muchos dicen que si enciendes la chimenea de tu cuarto, y permanece encendida entre las doce y una de la madrugada, podrás ver el rostro de Jodie en la chimenea.