Wiki Creepypasta
Advertisement

La historia cuenta sobre un niño que hace muchos años vivía en un pueblo muy grande, casi una ciudad. Él y su familia se mudaron a una casa a las afueras del pueblo, ya que el padre no tenía dinero y la madre estaba embarazada. El padre había encontrado una casa barata, por no decir gratis, y hermosa.

Era de un señor de, más o menos, setenta años de edad, que tenía un aspecto algo siniestro; su pelo era blanco, sus ojos estaban caídos, sus ojeras estaban marcadas, le faltaban algunos dientes y los pocos que tenía estaban casi podridos. Él vendía la casa, pero, al venderla y retirarse del terreno, le dijo al padre que habían pasado cosas horribles allí y que sucesos extraños pasaban de vez en cuando. Después, no dijo ni una sola palabra más y desapareció entre la carretera y la niebla. Nunca más supieron algo de él, como si se hubiera esfumado de la tierra.

Años después, el chico había crecido y tenía una computadora nueva. Contento, se conectó a la red, pero le salió un anuncio que si quería disfrutar una buena experiencia. Sin dudarlo, aceptó y salieron imágenes y vídeos abrumadoras de gente colgada, quemada y descuartizada y de niños violados y destrozados.

Aterrado, cerró la pestaña. En su fondo de escritorio, había una fotografía de una chica. Su macabra sonrisa y sus brillantes ojos le daban un aspecto escalofriante. Confundido, se fue a descansar, ya que era tarde y todos en la casa dormían.

Una risa macabra lo despertó. No era una risa cualquiera, sino una de esas que te hielan la espalda. Debajo de su cama, la misma chica que salía en la fotografía lo miraba. Sus ojos brillaban. Su boca estaba ensangrentada. Su cuello estaba desgarrado. Sus brazos estaban heridos. Sintió un golpe y se desmayó.

La-nic3b1a-vampiro

Al despertar, estaba en un hospital. Sus padres lloraban. No entendió por qué hasta que sus padres le dijeron que, en esa casa, había vivido una niña cuyo cuerpo se había encontrado debajo de su cama y que, antes de morir, le habían tomado una foto. Era la que tenía de fondo de pantalla.

Meses después, el chico se suicidó. "Ella me obligó. No tenía opción; su sonrisa me torturaba", decía la carta que dejó. Años después, los padres encontraron una bolsa que contenía los ojos del hijo y la fotografía de la pequeña.

Desde que la he visto, no he podido dormir. Siempre me levanto y la veo. Lo siento pero no lo podía soportar.

Advertisement