FANDOM


En un principio, todo lo que no se podía explicar lo atribuían al poder de Dios; después, a la magia que se convirtió en alquimia. En este tiempo la llamamos química o ciencia.

En el año 300 d.C., hubo una búsqueda incansable de la vida eterna. Los alquimistas de la época sabían de una sustancia legendaria que transmutaba algunos metales en oro o plata, los cristales comunes en piedras preciosas y diamantes. También curaba enfermedades y se decía que proporcionaba la inmortalidad a quien consumiera un poco de ella.

Muchos intentaron crearla, pero nadie lo consiguió, o eso se creía hasta que Jade, una joven de 19 años, de cabello negro, ojos verdes y piel pálida, aprendiz de alquimista, descubrió la fórmula para crear aquello que llamaban la piedra filosofal. No fue sencillo, pero lo obtuvo.
Formula para la piedra filosofal

Formula para hacer la piedra filosofal

Al principio, no creyó que lo había logrado, pues en donde había hecho todo el proceso solo encontró una especie de gel rojizo, no una roca o polvo, como había conseguido con anterioridad.

¿Cómo supo que era la sustancia legendaria? Siempre hacía una prueba: tomaba un poco de la sustancia obtenida y la combinaba con algún metal que fundía con anticipación; cuando el metal tomaba forma sólida de nuevo, debía transmutarse en oro.

Elixir
Jade tomó una gota del gel rojo y lo vertió en plomo derretido, lo mezcló y, cuando estaba a punto de darse por vencida, notó un cambio en el color del plomo: el tono plateado se fue tornando en dorado brillante. En ese momento se dio cuenta de que lo había logrado.

Aunque temía la siguiente prueba, era necesaria. Debía crear el elixir de la vida. Tomó una gota más y la vertió en agua purificada, lentamente fue cambiando de color hasta hacerse roja. Con temor, tomó un sorbo, pero no sintió nada diferente. Esperó un poco y notó que las uñas, el cabello y el vello corporal se le iban cayendo. Jade entró en pánico, pero de pronto, el cansancio y los malestares que sentía desaparecieron, su cabello y uñas crecieron de nuevo. Lo había logrado, había creado la piedra filosofal.

Pasó algún tiempo y notó que no envejecía, sino que se hacía más hermosa. Esto trajo sospechas de la gente a su alrededor, sobre todo de los alquimistas, así que emprendió un viaje por el mundo, buscando conocimiento.

Después de muchos años, no se sabe si 50, 100 o más, Jade se dio cuenta de que el elixir no la hacía inmortal, sino que extendía su vida. Aún tenía elixir de la vida que había creado en un principio, también se dio cuenta de que el gel rojo se había convertido en piedra, de ahí el nombre de la piedra filosofal. Se le hizo costumbre beber del elixir cada determinado tiempo, su sabiduría crecía junto con el tiempo; sin embargo, ella seguía joven y bella.

Creando oro y más elixir, su reserva de piedra filosofal se iba terminando, aunque no fue un problema porque siempre hacia más. Pero con el transcurso de los siglos, era más difícil conseguir los ingredientes de la fórmula.

Ya habían pasado muchos siglos, cuando descubrió que había una criatura que contenía todos los ingredientes para crear la piedra filosofal: el ser humano. Lo pensó mucho, pues no quería dañar a nadie, pero a tiempos desesperados, medidas desesperadas.

Su obsesión por ser hermosa y joven eternamente la llevaron a cometer el primer homicidio. Su decepción fue grande cuando de un humano solo consiguió unos 5 gramos del gel preciado. Debía valerse de más gente y así fue como aprovechó muchas de las guerras para robarse los cadáveres y convertirlos en piedra filosofal.

Y cuando no había guerras, asesinaba. Dejó de importarle la vida humana. Vivir tanto tiempo la convirtió en alguien sin sentimientos, solo deseaba continuar viviendo. Así se hizo aliada de asesinos y líderes de guerras, pero nunca le dio su secreto a nadie.

Si su aliado moría, ella desaparecía. No se quedaba mucho tiempo en un solo lugar, así conoció todo el mundo, lenguas, idiomas, culturas. Matar se le hizo una adicción o una actividad para no aburrirse de la vida. Algunos dicen que continúa viviendo en pleno siglo XXI, asesinando sin piedad, luciendo hermosa. Sus principales víctimas son hombres que seduce para luego matarlos y convertirlos en piedra filosofal.

Si ves una mujer de piel pálida, labios rojos como la sangre, ojos café rojizo y cabello pelirrojo, mejor no te acerques: es Jade que busca más humanos para convertirlos en piedra filosofal.

Se dice que su aspecto cambió por beber tanto elixir de la vida, creado con piedra filosofal hecha de humanos.

Jade

Escrito por: CorrSetur