Wiki Creepypasta
Advertisement

El-buen-rey-leon.jpg

El mito dice que la película El Rey León está realmente basada en una chocante historia que narra la vida de un niño que vio frente a sus ojos cómo su padre era asesinado por su tío. Algo más o menos así: el tío lo habría hecho con el fin de quedarse con la empresa (el reino) que el pequeño más tarde heredaría, y, de pasada, también con la esposa de su hermano.

Posterior a la muerte de su padre, el niño (Simba) escapa a las calles de New York (la selva), en donde conoce a dos traficantes de droga que, poco a poco, logran subirle el ánimo con sus chistes y aventuras (Timón y Pumba); es decir: vivir la vida a lo Hakuna Matata (sin preocupaciones). Esta junta lo llevaría al abuso de drogas, llegando, una noche, a ver a su padre en una alucinación.

Lo "bonito" de la historia es que, en la alucinación, el padre le pide al chicuelo que por favor proteja lo que a ambos les pertenece. El chico comienza entonces una nueva etapa alejada de las drogas en donde, tras conseguir ayuda del estado de New York, entra a una escuela técnica, en donde, tras graduarse, comienza a luchar por rescatar la empresa de su padre, liberando, a su vez, a su madre de los abusos de su tío (Scar). Posiblemente nunca más vería a sus antiguos amigos, pero sí los recordaría por siempre en su corazón de la siguiente manera: como las personas que, pese a las condiciones que se encontraban (drogados, por ejemplo), le dieron cobijo, alegría, y protección.

Esta sería la historia que los guionistas de Disney mezclaron con el Hamlet de Shakespeare y el Kimba de Osamu Tezuka.

Otro de los mitos que rondan al Rey de León, es la escena en la que Simba se acuesta en una colina y el polvo forma la palabra “SEX” (la que se puede ver mediante algún rippeo de cualquier edición original de la película en VHS). Ante esta situación, Donald Wildmon, conservador activista estadounidense, afirmó que ese mensaje subliminal promovía la ‘promiscuidad sexual’. En su defensa, los animadores señalan que lo que formaban las letras era la palabra SFX (efectos especiales), y que solo fue una manera de dejar un registro tras el intenso trabajo que realizaron para terminar la película. Para evitar controversias, la cinta fue editada: en las versiones aparecidas luego de 2003, el polvo no forma ninguna palabra.

Advertisement