Wiki Creepypasta
Advertisement

Algunos dicen que en la noche de Halloween, si se pasa de siete puertas negras verá las puertas del infierno. Pensé que era un mito al principio, hasta que lo probé. Fui a las ultimas siete puertas que estaban alrededor de mi barrio, luego, cuando me fui a dormir, mis sueños estaban en un fuego furioso. Se detuvo y pude comprobar que había un hombre, alto y voluminoso en mi habitación, sus ojos estaban entrecerrados, las manos eran finas y parecía que apenas podia soportar su peso, él habló. Hablaba con un tono estridente y moribundo. Dijo que algo que no pude entender, después la criatura se rió con un estruendo que hacía eco en mis oídos, al final abrió la puerta. Todo mi cuerpo se entumeció. Sabía que no podía luchar contra él. Así que avancé a la primera puerta.

Las personas dirán que esto ha sido muy rápido, y no se equivocan.

The doorman-El portero

La primera puerta era fuego que mostraba los cadáveres que fueron horriblemente mutilados, profanados y quemados. Ellos estaban sollozando en voz alta ya que me impedían oír los estruendos del fuego. Uno vino a mí. Con uno agujeros en los ojos y balas por todo el cuerpo. Él dijo: "Nosotros somos los cadáveres profanados que no recibieron un entierro apropiado. Debemos permanecer aquí hasta el día del juicio." No sabía como responder ¿Qué debía pensar? El temor me volvió a invadir y empezó a correr el aire frio de las típicas historias de fantasmas.

Me condujo hasta la segunda puerta, fue fácil para él ya que no podia moverme voluntariamente, el miedo me había paralizado.

La segunda puerta era en un calabozo. Había personas atadas. Gritando de dolor. Uno estaba siendo cortado a la mitad. Otro estaba en la medieval doncella de hierro con la puerta cerrada, me quería mover, el miedo se había ido y ahora algo parecido a la desesperación empezaba a florecer dentro de mí. Un hombre con una máscara de verdugo me dijo: "Somos el torturador torturado por nuestros propios medios ." Fui junto a él a la salida. Me acerqué a la tercera puerta.

La tercera puerta estaba en un bosque. Esta vez fue en silencio a excepción de algunos gritos. Había un hombre colgando de una soga. Otra cayó de un acantilado reaparecido y se cayó de nuevo, vaya tortura. Una mujer que estaba siendo quemada viva no agonizaba, pero si luchaba para huir pensé que no me atacaría ya que nadie lo había hecho.

Pero ella fue la excepción, corrió detrás de mi como si fuera una presa, y ella un león hambriento que veía como su comida, su almuerzo, su sustento de mi vida se alejaba. Yo ya sabía a que se refería esta puerta. Fueron las personas que se suicidaron. Corrí a la cuarta puerta. Que era en un palacio.

Había emperadores, políticos y gente realmente rica. Un emperador estaba siendo devorado por leones. Cuando el león arrancado una extremidad o se le cortó la parte volvió a crecer. Un político estaba siendo golpeado por lo que parecía sombras de presos, uno tras uno, que además parecían duplicarse. Un hombre con un traje vino a mí en tono sereno me dijo: "Nosotros somos los que dañamos al pueblo. Las personas que utilizan poder para beneficiarse." Me acerqué a la siguiente puerta.

Estaba en otra habitación. Había un hombre atado en una cama azotado por látigos de cuero de punta flotante. Una mujer estaba siendo quemada por un encendedor, pero sus gritos estaban siendo amortiguados por un paño que se usó como una mordaza. Un hombre más bien grande se acercó a mí y dijo: "Nosotros somos los violadores y los delincuentes sexuales, pagando por nuestros crímenes en la tierra." Corrí a la sexta entrada, esta era la penúltima.

Estaba en una habitación de nuevo. Veía como un hombre y una mujer estaban siendo apuñalados, curándose de una manera inmediata, el infierno se merece su crédito. Otra persona se estaba siendo enterrado vivo. Y otro estaba siendo golpeado, pinchándose con una barra metálica flotante. Sabía a que iba: eran las personas que habían sido asesinos, pagando por sus delitos, recibiendo el castigo eterno de la justicia. Cuando me acerque a la ultima puerta suspire y me dije: "El final. Esta pesadilla está por terminar. Ya casi termina."

La puerta siete.

Estaba fuera. Un hombre que llevaba un velo sobre su cabeza recubierta con explosivos. Él explotó, regenerandose inmediatamente solo para estallar de nuevo. Otro estaba siendo golpeado, apuñalado por objetos punzantes de metal, además de estar quemándose por antorchas, encendedores y fósforos. Ellos estaban en manos de personas que parecían sombras. Uno de ellos vino a mí y dijo: "Ellos son los asesinos de masas, los terroristas y los terroristas suicidas. Soy una sombra de una de sus víctimas a golpearlo y tomando venganza por matarnos en la tierra." Corrí hacia la salida.


Cuando me desperté por la mañana estaba terriblemente asustado. Las imágenes de lo que vi estaban corriendo por mi cabeza. De hecho eso fue todo lo que estuve pensando para todo el año. Se hizo de nuevo de Halloween; No me atrevía a salir a la calle por la noche. Acabo de ir a la cama. Me tomó un tiempo para dormir. Cuando lo hice yo estaba en frente de la primera puerta del infierno. Hubo un adolescente como yo. Él me estaba mirando. Él se sorprendió al verme. Mi cuerpo se convirtió entonces adormecido. No pude controlarme de nuevo. Yo le dije con un tono agonizante rasposa algo que ni yo mismo se como escribir, recuerdo que una risa invadió mi cuerpo, termine abriendo la puerta para él. Después de que él entró en la casa con una expresión que parecía estar luchando consigo mismo, recordándome a mí. Me miré en un vaso lleno de lo que parecía sangre.

Vi a alguien

Era el portero. Me convertí en el vigilante de las catacumbas.

El guardian de las siete puertas del infierno.

Advertisement