FANDOM


WIN 20171220 001502

Era un día cualquiera, mi hermana menor regresaba de la escuela como de costumbre, entro a casa y saludo con mucho entusiasmo mientras yo le respondia con una sonrisa, observe como ella subia las escaleras para llegar a su habitación y dejar sus cosas.

"Te cambias de ropa y lavas las manos que dentro de unos cinco minutos el almuerzo estara listo..." Le avise con calma mientras removia el contenido de un pequeño sarten que estaba en la cocina.

Al ver que el platillo estaba listo comence a servir las porciones en dos platos. Mi hermana Sarah bajo con rapidez mientras traía con ella un pequeño oso de felpa, su mejor amigo.

"¿Como te fue en la escuela?" Le pregunte mientras dejaba el plato de comida frente a ella, seguidamente me coloque en mi asiento para disfrutar de mi platillo.

"Hoy fue muy divertido, aunque dejaron muchas tareas" Me respondio con un leve berrinche en sus mejillas.

"¿Enserio?...Bueno si quieres más tarde te ayudo..." Le dije con seguridad.

"No hay problema yo puedo sola...ya estoy grande" Me dijo con una sonrisa orgullosa.

"Bueno si tu lo dices..pero si hay alguna duda yo estare aquí.." Le avise con una sonrisa calmada.

Sarah dio un leve asentimiento con su cabeza para luego seguir comiendo con rapidez, parecia que alguien le quitaria comida del plato si no terminaba rapido. Pase la tarde hablando con ella sobre las actividades que hicieron en la escuela, Sarah es una niña muy alegre y sociable, no me sorprendia que hiciera muchos amigos cada día, levante los platos mientras ella hablaba sobre una nueva amiga que tenía.

"Suena que es una gran chica" Le dije mientras lavaba los platos y cubiertos.

"Lo es" Me aseguro Sarah para luego marcharse a su habitación, de seguro haría los deberes. 

Comence a hacer la limpieza en la casa ya que nuestra madre estaría muy cansada para hacerla luego de venir del trabajo. Al ver la casa limpia decidi ver televisión no sin antes ir a ver que hacia mi hermana. Subi las escaleras y en el pasillo logre escuchar la voz de mi hermana, quizas estaba haciendo cuentas o se puso a jugar, ya mas cerca abri la puerta y me encontre a Sarah jugando con su peluche.

"¿Ya terminaste los deberes?" Le pregunte con gran interes.

"¡Ya casi!" Me dijo con rapidez mientras regresaba a tomar los cuadernos y a escribir.

Deje a mi hermana con sus cosas y me fui a ver la televisión, me quede viendo una pelicula pero no estaba muy interesante ya que me quede dormida a la mitad. fue una pequeña siesta ya que al rato senti como una mano me acariciaba la frente con cariño, abri mis ojos mientras me removia en el sofa.

"¿Qué sucede sarah? tienes hambre o algo..." Pregunte medio dormitada mientras la observaba.

"Mamá esta al teléfono y quiere hablar contigo..." Me respondio mientras señalaba el aparato en el estante de la sala, no lo había escuchado normalmente su sonido me despierta, me levante y camine a tomar el telefono.

"Hola mamá...¿Sucede algo?" Pregunte curiosa mientras observaba la hora en el reloj, a penas eran las cuatro de la tarde. Al parecer hoy saldría más tarde, por lo que me tocaría hacer la cena para la familia, no hablamos muchos más así que me despedi diciendo que no se preocupara de nada, yo me encargaría de todo, al colgar el teléfono decidi ir a ver que había en la nevera para recalentar o preparar.

Escuchaba a mi hermana jugar en la sala por lo que podia vigilarla sin problemas, mientras sacaba algunas cosas de la nevera logre escuchar como si mi hermana hablara con alguien más, aunque de seguro ella misma inventaba una voz que le respondia, sin duda tenia una imaginacion muy grande.

La tarde paso con calma hasta la cena, Sarah comía igual de rapido, como siempre y luego dijo que jugaria en su habitación. Llego la hora de dormir así que fui con mi hermana para asegurarme de que guardara todos los juguetes y se fuera a dormir ya que mañana había clases, hecho todo eso me fui a dormir a mi respectivo cuarto.

Desperte al escuchar el sonido de pisadas apresuradas en los pasillos, confundida por eso me acomode en la cama y escuche con más atención, en efecto, eran pisadas rapidas como si corrieran en los pasillos, me levante de la cama para ir a la puerta y la abri con cuidado.

"¿Sarah?..." Pregunte a la oscuridad mientras me guiaba por la pared, así no tropezaría con nada..    

Las pisadas se detuvieron al momento en que hice aquella pregunta cosa que me aseguro que era mi hermana, quizas se puso a jugar de nuevo, aunque a esta hora se me hacia extraño. Camine hasta llegar a su habitacion y al abrirla note la silueta de mi hermana con una sabana cubriendo su cuerpo dandome la idea de que jugaba a ser un fantasma, me acerque a ella para decirle que se fuera a dormir de nuevo pero el sonido de una puerta cerrarse con fuerza en el piso de abajo, me asusto, corri a ver que era, me encontre con mi madre quien estaba llegando a la casa. 

"¿Rose? ¿Porque sigues despierta? Te dije que no me esperararas..." Me dijo mi madre mientras me observaba con un rostro cansado de tanto trabajo. 

"Solo fui a revisar que Sarah estuviera dormida" Le respondi con una sonrisa para luego darme vuelta y regresar al cuarto de mi hermana, note como ella ya estaba fingiendo que dormia, no quise decirle nada y solo me regrese a mi habitación, ya mañana le diria que dejara de jugar a esas horas de la noche.

Ya al día siguiente me levante, duche y espere a que Sarah terminara de arreglarse, ambas nos despedimos de mamá y nos subimos al coche, en el camino logre ver que Sarah comia algunos duces.

"Te hara daño comer dulce tan temprano...¿Mamá te los dio?" Le pregunte sorprendida ya que normalmente no le dejaban comer dulces.

"Si, me los dio antes de salir" me aseguro con alegría.

No le dije mucho más y la deje en la escuela, luego yo me fui a la universidad, regrese a casa notando como mi madre estaba dormida en el sofa, hoy le tocaba descansar cosa que me alegro, luego le preguntaría sobre los dulces que le dio a Sarah. Hice la limpieza, ordene algunas cosas y luego me puse a trabajar en la computadora, Sarah regreso a la hora normal y mamá le abrio la puerta.

Sarah comenzo a contar lo divertido que fue el recreo de ese día, hablaba entusiasmada por aquella nueva amiga que habia hecho y esta le habia dado algodon de azucar. Mamá parecia un poco disgustada por verla comer el dulce, cosa que me sorprendio pero no dije nada por ahora.

Despues del almuerzo y los deberes Sarah salio a jugar con unos niños en la calle de enfrente,  al ver que se divertian decidi ir a preguntarle a mi madre sobre los dulces.

"¿Mamá?" Le llame, ella volteo a verme mientras se acomodaba unos lentes ya que estaba leyendo el periodico.

"¿Si?"

"¿Porqué le diste dulces en la mañana a Sarah?" Le pregunte, ella solo me observo confundida por la duda.

"No le di nada más que su lonchera.." Me dijo extrañada, yo la observe sorprendida.

"Sarah estaba comiendo dulces en el coche...dijo que se los diste tu" Le explique, mamá estaba confundida por eso y me aseguro que ella no le dio ningun caramelo, Sarah me había mentido cosa que me molesto un poco pero ya luego le diria que eso estaba mal.

Ya era tarde y Sarah no regresaba de jugar, sali para llamarla pero solo vi que dos niños estaban jugando, me acerque a ellos y les pregunte sobre Sarah, dijeron que ella estaba en el parque de la otra cuadra. Sorprendida por eso regrese a casa y le  dije a mamá sobre Sarah, ella me dijo que me quedara porque la iria a traer.

Espere pacientemente a que volviera, no se tardo mucho pero al entrar las dos Sarah parecia estar muy callada, mamá de seguro la regaño, mi hermana sin decir nada se marcho a su habitación, mientras nuestra madre se sentaba en el sofá.

"¿Qué sucedio?" le pregunte a mi madre.

"Estaba jugando en el deslizadero con su nueva amiga" Me respondio con molestia en su voz mientras observaba las escaleras.

"Se que irse al parque sola es malo...pero que juegue con su nueva amiga no me parece algo muy malo.." Le dije confundida por la voz que habia utilizado.

"No habia nadie con ella...Me la presento pero no había nadie" Me dijo.

Sorprendida por eso la observe en silencio, una amiga imaginaria, ella tenia muchos amigos, se me hacia extraño que tuviera imaginarios tambien.

"Bueno de seguro solo es una face...no es algo de que preocuparse...y quizas los dulces se los dio alguien más de la escuela...ya sabes como son los niños..." Le dije restandole importancia, mi madre no parecia muy convencida pero no dijo nada más.

Me encamine hacia las escaleras para subir y llegar a mi habitación, mi madre se fue a la cocina de seguro a preparar la cena. Al caminar por el pasillo escuche la voz de Sarah quien hablaba con alguien, sorprendida camine con sigilo para escuchar de mejor manera, parecia hablar sobre un circo, estaba jugando a eso quizas, estaba por dejarla seguir con el juego si no fuera porque escuche una voz diferente a la de mi hermana. Confundida me acerque a la puerta y la abri para darme cuenta que en la habitacion solo estaba mi hermana y su oso de felpa.

"Sarah...¿Con quien hablabas?" Le pregunte curiosa mientras ella solo volteaba a verme.

"Con mi nueva amiga..." Me respondio.

"Tu amiga tiene nombre ¿No?...¿Cual es?" Le pregunte mientras me acercaba a ella y me sentaba en la cama para estar comoda.

"Ella no quiere que te lo diga..." Me dijo mientras abrazaba a su osito de felpa.

"¿Enserio? ¿Porque?.." Le pregunte sorprendida.

"No le agradas.." Me respondio.

Me sorprendi por esas palabras, sin decir mucho más me dedique a observar la habitacion de mi hermana, un cuarto rosa con muebles blancos y muchos juguetes peluches o juguetes esparsidos en el suelo, eso era raro.

"¿Porque tienes tantos juguetes en el suelo? debes ordenarlos o se te perderan..." Le dije sin querer tocar el tema de su nueva amiga.

"Mi amiga los saco todos para verlos..." Me dijo mientras fingia que el oso leía un libro.

"Deberias decirle a tu amiga que sea más ordenada...recogelos y luego baja a cenar..." Le dije para luego levantarme y caminar a la salida de la habitación, en el marco de la puerta escuche el sonido de algo golpearse, confundida voltee a ver de que se trataba y era una pequeña pelota de plastico.

Observe a Sarah quien parecia estar sorprendida por eso, yo por lo contrario estaba molesta.

"¿Porque me tiraste la pelota? Eso es malo y lo sabes..." Le reclame con molestia mientras Sarah negaba repetidamente con la cabeza.

"Yo no fui...te lo juro" Me decia repetidamente, me estaba cansando de esa pequeñas mentiras.

No dije más y me marche a mi cuarto, la hora de cenar llego pero, en la mesa solo estaba mi madre y yo, Sarah no bajo a comer cosa que me extraño, ella siempre baja a comer, aun cuando esta enferma. Mamá la llamo varias veces, pero ella solo respondio que no tenía hambre, no tocamos el tema y la hora de dormir llego, me asegure de que Sarah estuviera acostada para luego irme a dormir yo, me despedi de mamá y me dormi.

Los días pasaban y la actitud de Sarah seguia cambiando para mal, decía mentiras sobre los dulces que traía o sobre alguna travesura de la casa, siempre que estaba en su habitación mamá le encontraba dulces por lo que se los terminaba desechando a la basura, sin importar cuantas veces lo hiciera Sarah regresaba a tener dulces de alguna manera. Ya no sonreia como antes, sus ojos tenian ojeras leves de seguro por estar jugando en las noches, el desorden de sus juguetes continuaba y Sarah siempre culpaba a su amiga.

Mamá estaba molestandose mucho por la actitud de Sarah, así que hoy en el almuerzo decidi darle fin a todo esto, mamá habia ido a trabajar así que me haría cargo de esto yo sola. Estaba sentada frente a Sarah quien estaba dibujando en una hoja de papel.

"Sarah necesito hablar contigo..." Le dije con mucha calma, ella solo dejo de dibujar y me observo en silencio.

"Es sobre tu nueva amiga..." Agregue al ver que ella no decia ninguna palabra, su mirada parecia vacía, pero al tocar el tema de su amiga sus ojos dejaron de verme a mi, estaba viendo algo atras quizas.

"No me gusta que tu amiga te enseñe cosas malas...estas mintiendo y desobedeciendonos mucho...eso no es bueno...tu no eres así" Le segui explicando mientras intentaba que me viera a la cara, pero Sarah parecia distraida en algo.

"Sarah" Llame alzando la voz, cosa que resulto pues ella me observo.

"Yo no miento..." Me dijo con tristeza.

"Si lo haces...todos esos dulces que mamá te quita los tomas de su cartera y dices que fue tu amiga...tambien dejas los juguetes tirados y culpas a tu amiga...juegas en las noches y tambien es tu amiga..." Le dije ya molesta por su actitud, Sarah me observaba con una pequeñas lagrimas en sus ojos, no le creía y es que, ¿Qué amigo imaginario era capaz de todo eso?.

"¡Porque es la verdad! ¡Ella hace todo eso! pero ustedes no me creen..." Menciono alzando la voz y bajandola en lo ultimo. 

Me quede observandola y solte un suspiro molesta por sus mentiras, la deje ir a jugar a su habitación y me puse a limpiar la casa para distraerme, recogi sus juguetes y cuando los fui a dejar a su habitación note un pequeño bulto en la cama, quizas fui muy dura con ella. No le dije nada y sali del cuarto para terminar de hacer mis cosas, sin embargo, cuando pase por el baño note a Sarah quien estaba lavandose las manos. Confundida regrese rapido a su habitación y ese bulto que habia visto ya no estaba, era mi imaginación quizas.

Ya en la cena Sarah bajo a comer y parecia más animada, al ver aquello me alivie un poco pues no parecia molesta o triste por lo que le dije. 

"Estas más animada ahora.." Le dije con una sonrisa mientras observaba como ella devoraba el plato con entusiamo.

"Si...hable con mi amiga y dijo que ya no causaria problemas...." Me aviso con una gran sonrisa, no dijo mucho más y luego de comer salio a su habitación, ya hasta se me habia olvidado lo que vi en su cuarto. 

Aun estaba temprano y mamá regresaria tarde, me sente en el sofá y puse la televisión, estaba viendo un show de circo, nose porque lo deje pero me parecia interesante en ese momento, mis parpados comenzaban a cerrarse pero se abrieron un poco al ver como en el centro de ese misterioso circo se encontraba la silueta de alguien con cabello castaño, su vestimenta era un vestido negro de encaje con unas mangas y medias rayadas de color blanco y negro, un mimo quizas, al parecer aquella silueta comenzo a tararear algo que se me hizo familiar, pero no recuerdo a que, como esa persona estaba de espaldas, no lograba ver su rostro, sin embargo la silueta giro de golpe dejandome ver la cara completamente blanca con un maquillaje negro, era una niña con piel blanca unos ojos grandes que parecían estar vigilando cada uno de mis movimientos y para terminar ella mantenia una sonrisa espeluznante. 

Quise cambiar el canal, pero a medida que pasaba los canales la silueta se acercaba, asustada apague el televisor y observe la pantalla en negro durante un tiempo, escuche el sonido de pisadas en el piso superior, Sarah ya había despertado de seguro.

Me levante y subi las escaleras para ir a ver lo que estaba haciendo Sarah, sin embargo un escalofrio recorrio mi cuerpo entero al ver un camino de dulces que me guiaban a la entrada del cuarto de mi hermana, nerviosa camine lentamente por el pasillo insegura de lo que fuera que me encontrara al abrir la puerta, ya al frente tome aire y me adentre en la habitación, sentí un terror invadir mi cuerpo al ver la misma niña de la televisión... esa niña estaba abrazando el cuerpo sin vida de mi hermana quien parecia sonreir entre los brazos de esa otra, un grito de horror salio de mi boca mientras retrocedia y me apegaba a la pared del pasillo, eso no podia ser real, estaba soñando de seguro.

El sonido de algo caer sin cuidado me hizo temblar, además que unos pasos se escucharon hasta llegar al marco de la puerta de mi hermana, alze la mirada y observe a esa chica reirse en mi cara, una risa completamente desquiciada mientras me saludaba con sus manos manchadas de sangre.. Sali corriendo para ir a tomar el telefono de la sala sin embargo senti algo coger mi pierna lo cual me hizo caer estrepotisamente al suelo.

"¡¡¡Dejame!!!" grite llena de terror mientras observaba horrorizada como el brazo derecho de esa niña me habia agarrado, habia estirado su brazo de una manera imposible, se reía a carcajadas mientras se acercaba a mi a paso lento, mi cuerpo dejo de responder mientras veía esos ojos completamente llenos de locura al igual que su carcajada. 

Ya estaba frente a mi, tarareaba aquella canción en tono suave, con una de sus manos me sostenia y con la otra alzo lo que parecia ser un algodón de azucar el cual me acerco ofreciendome un bocado.

"¿Quieres?" Me pregunto con inocencia mientras en su mirada se veía claramente un aguante de risa.  

Estaba loca si pensaba que aceptaria el dulce, sin embargo, antes de darle una respuesta note como ella alzo el algodón de azucar y lo clavo en mi pecho, el aire me hizo falta y la sensación de dolor me invadio, esa niña me estaba apuñalando, ser sentia tan real, grite de dolor mientras me levantaba del sofá respirando de manera agitada y sudando, observe las penumbras de la habitación solo ser iluminadas por la tenue luz del televisor, ya era muy tarde y Sarah deberia de estar acostada ya, aturdida por aquella pesadilla me levante de donde estaba para luego apagar el televisor y comenzar a caminar hacia las escaleras, subi lentamente hasta llegar al comienzo del pasillo lugar donde estuve un rato pues mis ojos rapidamente observaron el suelo en busca de aquellos dulces, solte un suspiro de alivio al ver que no habia nada...

"Solo fue un sueño Rose...No hay nada de que preocuparse.." Me dije a mi misma mientras caminaba por el pasillo hasta llegar a la habitación de mi hermana, la vi jugar con sus peluches mientras gritaba cualquier disparate. Me vio entrar a su cuarto por lo que me mostro una gran sonrisa.

"¿Quieres jugar con nosotras?" Me pregunto, a lo que yo solo la observe confundida.

"Crei que no le agradaba a tu amiga..." Le respondi, Sarah solo nego con su cabeza mientras me indicaba que me acercara.

"Ella se disculpa...Ya te conocio mejor...ahora le agradas..." Me dijo segura, sin mucho más que decir acepte a jugar con ellas hasta que Sarah me dijo que su amiga se habia ido, decidi preguntarle más sobre la amiga.

"Sarah...¿Tu amiga donde vive?" Le pregunte mientras le ayudaba a vestirse para dormir, lo bueno es que mañana es sabado y no habia clases, así que no habia problema con que nos desvelaramos un poco más.

"Vive en un circo...Dice que tiene muchos amigos ahi...y comen muchos dulces ...se divierte mucho..." Me respodnio con entusiasmo, yo solo me quede un poco confundida por eso y de cierta manera asustada ya que eso solo me recordo a la pesadilla que habia tenido hace unos momentos.

"¿Porque vive en un circo?" Me atrevi a preguntar, de seguro era algun animal o algo parecido, seria demasiada coincidencia que fuero lo que yo soñe, de verdad queria pensar eso.

"Pues no sabe...no ecuerda mucho peroese es su hogar, ahí juega con muchos niños sin descansar...¿Crees que invite a su circo?" Me pregunto con curiosidad, note un brillo en sus ojos cosa que me hizo sonreir internamente.

"Bueno si te considera su amiga no creo que te deje afuera de la diversión .." Le asegure mientras la levantaba con cuidado para irla a recostar a la cama, ya era hora de dormir.

"Descansa" Le susurre mientras acariciaba su cabeza y la observaba caer en los brazos de morfeo, seguidamente cerre su habitación y me fui a la mía para descansar. Su amiga no sonaba cruel, quizas un poco traviesa pero no era como la de mi pesadilla, lo que soñe solo fue mi mente haciendo una mala jugada conmigo, aunque sin duda senti un escalofrio recorrer mi espalda al escuchar que su amiga venia del circo, solo era una coincidencia ¿Verdad?. 

Ya acostada en la cama cai en un profundo sueño, uno no muy lindo en donde estaba siendo la espectadora de un show cirquero, mi hermana era el centro de atención..¿Porque? bueno ella estaba siendo mutilada y torturada hasta la muerte por la niña que habia visto en mi pesadilla, yo no podia ayudarle ya que unos brazos de infante me mantenian sentada observando tal escena, una y otra vez...

Veía como aquella payaso cortaba los brazos de mi hermana, torturandola de manera lenta, cortaba con delicadeza cada extremidad o a veces le golpeaba los huesos hasta dejar salir los huesos con un martillo, tambien la quemaba en algunas zonas de su pequeño cuerpo. Sin duda, cada escena era peor, pedia que para pero no parecia escucharme, esa chica mientras mataba y torturaba a mi hermana seguía tarareando aquella melodía, una y otra vez...detras de ella se comenzo a acerca una silueta mucho más grande, yo me estaba aterrando mucho, esa silueta se estaba acercando a mi.

Desperte agitada en mi cama, aun era de noche, me levante de la cama para ir al baño, sin embargo escuche el ruido de pisadas en el piso de abajo, creí que se trataba de Sarah por lo cual camine a la puerta de mi habitacion para abrirla, ya en el pasillo camine para llegar a las escaleras mientras llamaba a mi hermana con sueño.

"Sarah no es hora de estar jugando...ve a dormir..." Le dije mientras comenzaba a bajar las escaleras.

"Sarah me escuchaste...No estoy bromeando..." Le dije alzando la voz mientras caminaba y observaba una silueta entrar a la cocina.

Antes de seguir avanzando escuche la voz de mi hermana arriba, alze la mirada confundida y note a mi hermana quien se estaba restregando los ojos medio dormida.

"¿Que sucede Rose?...¿Porque me llamas?..." Mis piernas se quedaron petrificadas, el aliento me falto al verla ahí arriba. Me preguntaba internamente a quien habia visto en la cocina, rapidamente subi las escaleras con sigilo para luego cargar a mi hermana y llevarla a su habitación.

"Quedate aquí y no salgas..." Le ordene, Sarah solo me observo confundida pero asintio con suavidad, cerre su puerta y tome lo más cercano a una arma el cual era un bate que había dejado tirado en el suelo ya que me dio pereza recogerlo. 

Camine por el pasillo hasta llegar a las escaleras y bajar con cuidado.

"¿Mamá eres tu?...¿Mamá?" Pregunte queriendo darle una idea logica a la situación, había revisado las puertas antes estoy segura.

Llegue a la cocina y prendi la luz, no habia nadie ahí, solte un suspiro de alivio y calma, quizas solo fue mi imaginación. Lastimosamente esa calma se fue al diablo cuando escuche a mi hermana gritar en el piso de arriba, rapidamente corri todo lo que mis piernas permitian, llegue a la puerta e intente abrirla, estaba cerrada desde dentro.

"¡Sarah! ¿Qué sucede?...¡Sarah abre la puerta!" Le dije desesperada y asustada, solo podia escuchar como mi hermana gritaba de miedo mientras el sonido de golpes y algo crugiendo se dejaban escuchar desde mi lugar.

Me sentia impotente y estaba entrando en panico, me aleje de la puerta y comenze a embestirla con mi cuerpo sin importarme que estuviera dañandome, quería salvar a mi hermana. La puerta se abrio y caí al suelo. Sarah estaba llorando en un rincon de su habitación, me acerque a ella confundida mientras la abrazaba y preguntaba lo sucedido.

"Sarah ¿Que paso? ¿Porque estaba cerrada la puerta?...¿Estas herida?" No me respondia, estaba temblando y llorando, la cargue con suavidad para luego bajar por las escaleras, la sente en el sofa y fui a tomar el telefono pero al tomarlo solo se dejaba escuchar una canción, ya la había oído antes, esa chica la tarareaba en mis sueños, era la canción de <Pop Goes the weasel> Intente llamar varias veces, pero solo obtenia el mismo resultado, ¿Qué era esta locura?...

Voltee a ver a mi hermana quien estaba más calmada ahora, me acerque a ella y me sente a su lado para abrazarla, mi mirada se detuvo al notar un dibujo en la mesa cercana..mis ojos fijos en aquella imagen...no pude evitar preguntar lo siguiente...

"¿Quien es ella?" Le pregunte mientras tomaba el dibujo entre mis manos.

"Es mi amiga..." Me respondio mientras observaba el dibujo.

Se trataba de un dibujo con dos monigotes, uno por los colores supuse que era mi hermana, sin embargo a su lado estaba una figura un poco más alta que ella, tenia cabello castaño y un vestido color negro junto con unas medias y mangas rayadas. Era una figura curiosa, pero en mi interior comenze a tener panico..

"¿Tu amiga es así?" Le pregunte una vez más...

"Si...ella es así...parece un payaso ¿Verdad?" Me contesto mientras agarraba el dibujo, sin embargo antes de poder preguntar algo más el sonido de musica cirquera aparecio a nuestro alrededor.

"¿De donde viene eso?" Pregunte confundida, Sarah tambien escuchaba el sonido, sin embargo logre notar una mirada de miedo en los ojos. Me levante del sofá para encontrar al causante de aquella tonada, pero en un abrir y cerrar de ojos mi hermana ya no estaba a mi lado, estaba sola en aquella casa oscura. El tarareo de de Pop Goes the Weasel hizo presencia en el lugar, comenzo siendo una tonada normal hasta que poco a poco se volvia más tetrica. 

Me acerque a la salida de la casa y la musica se volvia más fuerte, abri la puerta y me encontre en el centro de una carpa de circo, mi casa era el centro de atención, un publico espectante de niños alegres me observaban.

"¿Sarah?" Pregunte al aire mientras intentaba comprender lo que estaba sucediendo. De la entrada de la carpa comenzo a caminar una silueta ya conocida por mis pensamientos.

Aquella silueta era exactamente la que había visto en mi sueño, eso significaba que esto era un sueño ¿Verdad?...Era una niña de unos 13 o 14 años, cabellera castaña, piel completamente blanca con maquillaje negro de payaso, vestido negro con medias y mangas rayadas, mantenia la misma sonrisa mientras en una mano poseia algodon de azucar y de la otra mano sostenia a mi hermana, el terror me gano.

"¡Sarah alejate de ella! ¡Corre!" Grite mientras intentaba acercarme a ella, sin embargo mi hermana solo me observo confundida y sin comprender el porque de mi miedo.

"Rose...Ella es mi amiga...Laughing sweet" Me dijo con toda la calma del mundo mientras yo solo intentaba acercarme sin exito alguno.

"No...Ella no es tu amiga...Ella...Ella..." No pude decir más, el panico me invadio, observe como esa otra niña comenzaba a reirse de mi, seguidamente le ofrecio un poco de algodón a mi hermana.

Había algo raro en ese algodón, cuando mi hermana estaba por tomar un poco, esa niña le clavo la estaca del algodon en su boca, enterrandolo en lo más profundo de su garganta, pude apreciar como la sangre se escurria por el cuello y mano de esa niña, desintegrando el dulce algodón hasta dejar ver lo que era el mango del cuchillo.

Grite llena de terror mientras observaba la escena, caí de rodillas mientras mis lagrimas se deslizaban por mis mejillas. Escuche de fondo la estupida canción mezclada con las carcajadas de aquellos niños que ahora eran incontables cadaveres mutilados, golpeados y abusados.

Laughing Sweet dejo el cadaver inerte de mi hermana en el suelo luego de abrir su cuerpo con el cuchillo, se acerco a mi mientras tenia ataques de risa, mantenia el cuchillo en su mano. Al estar frente a mi lo alzo para atacarme, pero la detuve, con toda la ira del mundo me abalanze sobre ella, ya que yo poseia más fuerza que una niña, sin esperar más le clave el cuchillo una y otra vez, mis lagrimas saladas caían en su rostro que tenia una sonrisa de victoria.

"¡¡¡Deja de reirte!!!" Grite llena de colera mientras la apuñalaba, todo a mi alrededor se volvio oscuridad.

Aquella canción seguia sonando, me estaba molestando demasiado, alze mi cuerpo y note una oscuridad a mi alrededor, frente a mi estaba el pasillo de las habitaciones de la casa, camine temblando y llorando en silencio, esto era un sueño, mi hermana estaba viva, yo solo debia de dormir y despertar en la realidad...¿Verdad?

Camine por el pasillo dejando caer el cuchillo, al llegar a mi cuarto logre ver la silueta de esa asquerosa niña, me observaba con diverción, riendose de mi.

"¡¿De que te ries?!" me queje molesta, estaba temblando.

"De ti...¿Ahora crees que soy una mentira?" Dicho aquello la niña se me acerco, tenía otro cuchillo en su mano por lo que retrocedi hasta llegar a la pared. 

"Esto es una pesadilla...tu no eres real...no puedes ser real..." Le dije alzando la voz, no parecia intimidada, ni asustada, simplemente me observaba con una sonrisa en la cara, con el cuchillo me señalo la habitación de mi hermana, sin entender bien el porque, mi cuerpo se movio solo hasta llegar al cuarto, mis ojos se quedaron fijos en el cadaver que se balanceaba en el ventilador del techo, colgada y con el cuerpo lleno de heridas, su vientre abierto lleno de dulces y en el suelo esparcido habia algodón de azucar que se desintegraba por la sancgre que escurria de aquel cuerpo.

"No...No.." Me negue llena de panico mientras veia el cuerpo sin vida de Sarah.

Aquella carcajada se hizo presente, voltee a verla y la tome del cuello haciendola caer, solto el cuchillo y yo lo cogi, comenze a clavarlo en su cuello una y otra vez, estaba segura de que era una pesadilla...sin embargo esto se sentia tan real...¿Cuantas veces debía de matarla?

Las puñaladas siguieron por un rato, Laughing Sweet dejo de reirse hace mucho, ahora era yo la que se carcajeaba mientras la apuñalaba. Se sentia tan bien, me detuve al sentir como alguien detenia mis manos...de golpe unas personas me estabana inmovilizando.

"¡Dejenme! ¡¡¡Aun esta viva!!!" Patalee, forcejee y me intente safar de su agarre sin exito. Esas personas no me dejaban matarla. Me inyectaron algo que me hizo calmarme en unos minutos.

Ahora estaba esposada y siendo guiada hacia un coche de policia, la vecina habia escuchado un alboroto en la casa por lo cual llamo a la policia. Al parecer yo habia apuñalado a mi madre en la entrada de la casa, a su vez golpee, apuñale y abri el vientre de mi hermana en su habitación...organos y tripas de ella estaban tirados en el suelo de su cuarto...No habia nadie más en la casa...solo yo...

Sin embargo, yo estaba segura de que había alguien más ahí, en mi cabeza sigue sonando esa canción y esa risa. Al subir al coche note como los paramedicos llevaban dos bolcas con cuerpos...¿Yo mate a mi familia? ¿Donde estaba laughing sweet? 

Mis lagrimas se deslizaron por mis mejillas mientras observaba en mis manos un papel, confundida abri el papel y me encontre con el dibujo de mi hermana con un pequeño trozo de algodón de azucar. Comence a reir suavemente, alze la mirada y por la ventana observe la silueta de Laughing Sweet despidiendose de mi, a su lado estaba mi hermana abrazando un oso de felpa...mi risa se volvio más fuerte mientras gritaba desesperada.

"¡Miren ahí esta! ¡Ella fue! ¡Por favor mirenla!" No me creían, nadie lo haría, fui juzgada y sentenciada sin libertad condicional.Habían testigos que notaron una actitud rara en mi, además de que había atacado a un policia en la casa, lo apuñale en el cuello muchas veces, estoy encerrada en un manicomnio. Mi padre vino a visitarme una vez, el parecia decepcionado de mi...no me entendía...me veía como una loca...

Ahora sola en mi cuarto tarareo esa canción, cuando duermo logro soñar que estoy en el circo viendo a mi hermana jugar con su amiga y otros niños. Su amiga los tortura, corta, arranca piel y les da dulce mientras se rié. A veces yo soy su nuevo juguete, siento como juega conmigo junto con un payaso similar a ella, aunque es mucho más alto y más horrible...y sin duda más cruel.

Vivo encerrada ahí, Laughing Sweet me visita a veces y me tortura en la realidad, me ahorca pero jamas me mata...se divierte viendome sufrir aquí. Se que ella solo lleva a los niños a ese circo, los lleva para jugar...les da dulces...los engaña con su dulce risa...mientras tararea Pop Goes the Weasel.