FANDOM


Esta es la historia, de como estuve tan cerca de sentir la muerte y tener una lucha con ella.

“ Mi historia comienza un sábado en la tarde, me había mudado hace poco en aquel lugar, y no conocía a casi nadie, por eso, decidí ir a presentarme con mis vecinos.

Luego de ordenar algunas cajas y cosas en mi casa, puse mi mejor sonrisa en mi rostro y entonces me fui a la casa de al lado a presentarme, toqué el timbre, me abrió una joven, curiosamente hermosa, recuerdo que tenía pelo negro hasta por debajo de sus hombros y unos ojos verdes, jodidamente verdes, ella abrió la puerta y cuando me vio, mostró una gran sonrisa y me dijo “Hola, usted debe de ser nuestro vecino, es un placer conocerlo” ella era muy educada, también muy calmada y delgada

“-Si, yo soy el nuevo vecino, también es un gusto conocerte, me llamo John” me miro con una cara rara y luego respondió:

“E-s un hermoso nombre, yo me llamo Ienis, Ienis Verica” me quede un momento mirándola y luego le dije:

“-Nunca escuché ese nombre, es bastante extraño ” ella poco a poco hizo una sonrisa burlona y dijo “-Lo es cierto?” luego de eso volvió a sonreír normalmente y me dijo “En este momento mis padres no se encuentran llegaran más en la noche, si quiere conocerlos puede venir a eso de las 7 u 8…” “-Gracias lo haré, fue un gusto conocerte Lenis” “-El gusto fue mío John, adiós” cerró la puerta lentamente y yo me dirigí a mi casa pensando en su repentina sonrisa. Al llegar la noche yo estaba haciendo mi cena cuando de repente escuche de la casa de al lado una pelea y varios gritos así que mire por mi ventana y estaban los padres de Lenis retándola, ella en el suelo temblando, no pude imaginar que habrá echo para que las cosas se pusieran así, pero deje de pensar en eso y fui a seguir cocinando. Al día siguiente salí de mi casa para ir a comprar unas cosas en el supermercado y vi a Ienis sentada en el cordón de la calle “-Sucede algo Ienis?” se paró, se dio media vuelta y me miro, note que en su cuello tenía un golpe, estaba algo verde “-Usted anoche no vino a visitarme” “-No… pensé que fuera un buen momento” su mirada se veía algo enfadada y decepcionada a la vez “-Me vio arrodillada en el suelo y seguramente quiere preguntar por el golpe en mi cuello no? “ toco su herida y sonrió “John, usted no llego a salvarme como lo prometió, las promesas no se rompen” empezó a caminar hacia su casa, entro en ella y antes de cerrar la puerta me miro y fue como si sus ojos se hubieran tornado rojos, un rojo horriblemente fuerte, sonrió y cerro la puerta y yo me quede algo asustado, corrí hacia mi casa y cerré la puerta, mi cabeza estaba repleta de preguntas algunas como “¿De qué promesa me hablaba” o “¿Salvarla de que cosa? “

Cayó la noche y los padres de Ienis llegaron a casa, y luego del poco tiempo, se escucho un grito horrible, salí corriendo de mi casa y fui hacia la casa de Ienis, abrí la puerta y la encontré a ella con unas tijeras grandes y afiladas en sus dos manos, y las cabezas de sus padres colgando de ellas, el suelo y su ropa estaban cubiertos de sangre. Me miro con una gran sonrisa y me dijo “Ahora sigues tu, John” corrió hacia mi rápidamente y clavo sus dos tijeras en mis dos brazos dejándome acorralado contra la pared, fue un dolor terrible, trate de soltarme pero termine dañando mas mis brazos, ella me tiro al piso y caí fuertemente se subió arriba mio y con rapidez corto mi cuello, tratando de quitarme la cabeza pero la empuje hacia atrás aunque nuevamente me tiro y trato de clavarme una de sus tijeras en el pecho, con la poca fuerza que tenía traté de detenerla, de mi brazo salia muchísima sangre, y mucha mas entre todo el forcejeo, soltó las otras tijeras y puso su mano en la otra para tener mas fuerzas, rápidamente tome las otras tijeras y se la clave en un ojo, “-AHHH...!” un grito que se escuchó en toda la casa, agarré la otra tijera y también se la clavé así podría quedar completamente ciega, con mucha sangre en su cara ella cayó desmayada en el suelo y yo al poco tiempo llamé a la ambulancia y al la policía.”

Parte relatada por Ienis:

“Al poco tiempo de desmayarme por el dolor en mis ojos desperté no sabia en donde, porque no podía abrir los ojos pero escuché una voz... “-Ella esta a salvo, pero lamentablemente, ella a quedado ciega sus globos oculares están terriblemente dañados” con mucha desesperación trate de levantarme, pero dos personas me sostenían “-Niña, quédate calmada, no te muevas tan bruscamente, es peligroso!” “-Niña soy yo, el doctor, por favor quédate quieta y calmada, si te mueves tan bruscamente, dañaras tus ojos” dijo eso...pero mis ojos ya no servían, no podía ver los colores, pero lo escuchaba, escuchaba todo tan perfectamente...que podía ver la sala donde estaba, mi camilla, la cara de las enfermeras y el doctor, pero sin colores y terriblemente borroso, me sentía un animal a punto de morir y escuche su voz, si, era la de John “-Ienis, puedes oírme?” “-John, John! Tu estas aquí, John!” “-Si Ienis aquí estoy”. Luego de una emotiva y estúpida conversación de John, contándome todo lo que hice, no podía hablar, estaba....jodidamente atónita, no recordaba nada de eso, y yo lo había echo todo, ya no tenia padres, ni ojos, ni el hermoso poder de ver los maravillosos colores del mundo, ya no...lo tenia.... pero de la nada, me sentía horriblemente bien... Sentía que no me arrepentía de nada, estaba tan jodidamente feliz! Y John dijo “-No te preocupes, vivirás conmigo, en tan pronto los dos nos recuperemos” sonreí y le dije “-Claro John, ahora vete a descansar” “-Ok, nos vemos y mantente calmada” Se fue pero pude sentir su angustia, se veía en su cara...”

Nuevamente relatado por John:

“Me fui de la habitación con el doctor y las dos enfermeras hacia mi cuarto, cuando el doctor en el camino me dijo “-Usted no puede moverse mucho tampoco, su garganta está muy grave y sus brazos, algo delicados” con lo que le contesté “-Lo sé pero ella. . .-” y antes de que pudiera terminar la frase se escuchó a una enfermera llamando al doctor desde el cuarto de Lenis recuerdo que gritaba “-No está, no esta! Ella escapó, se ha ido, no está!” yo y el Doctor corrimos hacia su cuarto, y encontramos la ventana abierta y una nota en la pared la cual decía “Querido John, lamento no poder ir a vivir contigo, no cuando me sentí tan bien cuando estaba casi por matarte. . . te quiero y sé que si me quedo contigo tu vida peligrara, sigo teniendo esa sensación de más ganas de matar y poder sentir la sangre en mis manos, lo lamento John, pero sabes, estoy feliz que lo último que pude haber visto con mis ojos fueras tu...agonizando de dolor” Luego de eso, jamás la volví a ver, pero unas semanas después, aparecieron muchos casos de personas muertas en sus casas, pero siempre estaban sus cabezas colgadas cortadas por unas tijeras, horriblemente afiladas, decían que tenía el pelo largo, negro y que sus ojos estaban cubiertos por una venda roja"