FANDOM


GuillotinaXD ARTÍCULO EN JUICIO

Este artículo no es digno de pertenecer a Creepypasta Wiki (así lo sostienen sus acusadores) por no poseer la calidad suficiente ni seguir los estatutos del "concepto de creepypasta", cosa que cualquier noob podría saber. Tú puedes votar para decidir su sentencia. Dirígete a La Guillotina y ayuda a esta pobre alma a encontrar su destino.

Bosque-oscuro,-conejo,-atardecer-195785

Un día común y corriente, dónde el sol abrumador iluminaba toda Republica Dominicana, un amigo me invitó a la disco, me sentía muy feliz tenía mucho que no salía a divertirme, pero cuando le dije a mi abuela no estaba muy feliz, mi abuela tenía una especie de don para prevenir males, siempre en las noches nos contaba historias paranormales, la verdad siempre le hacía caso a mi abuela, pero ese día la ignoré por completo. Me olvidé de mi abuela y me puse a pensar en cómo me vestiría, literalmente desordené la habitación de tal manera que se me dificultaba caminar, al cabo de 2 horas decidí ponerme algo casual, un sombrero blanco, botas negras, una camisa roja de cuadros y un pantalon jeans, llegadas las 10, mi amigo pasó por mi en su moto, cuando llegamos a la fiesta fue mejor de lo que me la imaginé, no estaba acostumbrada a esas fiestas pero intenté hacerme la que se las sabía todas y fracasé, ya estaba muy tomada, y me había drogado, dadas las 3 de la mañana decidimos irnos y cuando estabamos en el parque José intentó encender la moto pero marcaba falta de gasolina, le puso el candadoa la moto y fuimos caminando, yo estaba muy mal y Juan se aprovecho de eso, para no alargarles el cuento estuvimos apunto de tener sexo en unos cañaberales ( Plantaciones de caña de azucar) y hay fue cuando pasó lo peor, no tuvimos sexo esa noche porque sentimos el sonido de unas pisadas, estabamos drogados no sordos, cuando nos levantamos volvimos a la carretera y a lo lejos se veía un conejo blanco parado justamente en medio de la calle, no le puse mucha atención, estaba cansada y me senté a descansar, pero luego noté que cuando desviaba la vista, el conejo se acercaba más y más, me asusté mucho y le dije a Juan que nos devolvamos y pidamos un taxi desde la disco, cuando nos paramos ya el conejo estaba justo en frente de nosotros, empecé a desnudarme y me quedé sin una sola prenda, solo con lo que me dio Dios, no le dije nada a José de que lo hiciere, me bloqueé completamente y me fue corriendo.

Al día siguiente me enteré de que José estaba interno y no le salía el habla, cuando fui a visitarlo al hospital estaba totalmente pálido como si no tuviera sangre, hasta tenía los ojos hundidos , y 2 días después murió.

Me sentí muy culpable, ya que yo sabía perfectamente que era un vaca, que por obligación tenía que llevarse al infierno a uno de los dos, y como ya saben, mis niños, para que la cruz vaya a tu casa que vaya a la ajena.

Descansa en paz si puedes mi querido Jose Mongomerynt.