FANDOM


955f75f3cfdbbd3499a2f49accd8857e--black-n-red-red-rooms
Luces rojas como la sangre, astros artificiales de la ciudad que iluminan mi pesar, tintineantes, psicodélicas, abrumadoras e hipnotizantes, parpadean violentamente, pero con una gracia y coordinación que parece una danza macabra, artífice de algún malévolo ser, titiritero oculto en la sombras, caminando por la calle, observando a los demás.

Indiferente ante mi presencia, me detengo un momento extasiado por el espectáculo de ustedes, luces sanguinarias que me brindan y que muchos ignoran debido a la cotidianeidad.

Este hermoso espectáculo despierta en mí poderosos deseos de violencia y venganza contra el mundo, indiferente y frío, cruel, despiadado, infame asesino silencioso que espera la menor oportunidad para acabar con uno.

Todo comienza a desquiciarse: pitidos aquí, gritos, violencia por todos lados, hostilidad, tristeza, pena, alegría, ira, indiferencia; un cúmulo de emociones ocultas tras cristales opacos, audífonos y todo tipo de distractores...

Luces rojas, sangrientas cómplices del destino; vistas por todos, observadas por pocos, mudos testigos de la porquería humana, de su corrupción y podredumbre.

Luces rojas, carmines seductoras, señales de advertencia para unos, de peligro para otros; para algunos, simples señales de precaución o alterables señales de emergencia; pero, para mí, señales de violencia...