FANDOM


¿Qué esperanza tienen los que viven en la oscuridad?
¿Luz?
¿Pero acaso la luz no solo existe para destruir a los que viven en las oscuridad?
Ojos en la oscuridad

-Y el gato tenía ojos innaturales. Luego se introdujo por... Editar

Editar

El Año de “media” 2010 Editar

En las noches más tormentosas me refugio en una casa abandonada de la ciudad de Tegucigalpa.

Aunque las ventanas destrozadas, y las jeringas en suelo le dan un aspecto muy espantoso es un buen sitio para descansar.

Me levanté de esa cama medio destrozada y subí por unas escaleras del exterior.

El agua del cielo que caía fuertemente contra la pared ya decorada por plantas trepadoras.

Un relámpago iluminó la fría noche.

Las pisadas de mis zapatos movían ligeramente la escalera como si los tornillos que la fijaban amenazaran con soltarse de una buena vez..Al llegar a la ventana superior y desde afuera toque con los nudillos el vidrio.

Dentro de esa habitación una pareja de dos jóvenes medio desvestidos se besaban en un paroxismo de entrega completa.

Envolví mi puño en una manta mojada y rompí la ventana asustando a la pareja.Ambas eran mujeres de no más diecisiete años.

-¿Pero qué rayos te pasa en la cabeza?-tomó un cuchillo y me amenazó.

La otra chica de voz apática me saludo con “Vete a la mierda”.

-Escuchen chicas, vengo hablarle de las reglas que tenemos en este edificio.

-Me importa un pito ese montón de reglas. Alejandra si no lo convences de irse te juro que usare este cuchillo. Y créeme Daniel, no serías el primero.

-Tranquilícense.No eres la primera en decir eso. Solo les diré las reglas y luego les dejaré en paz.  La primera regla es que no está permitido decirle a la gente de afuera los nombres de los que viven aquí. Tampoco deben decirles donde está este lugar. Nunca entren al edificio hasta que estén seguras que nadie les ha seguido. Nuestro anonimato es muy importante.

-Eso suena de sentido común-por fin bajaba el cuchillo.

-La ultima regla y la más importante. No importa lo que pase, nunca se vean  a ningún espejo durante las 3:00 de la madrugada a solas.

-Espera. ¿Es por eso que el espejo de esta habitación está completamente destrozado?

-Sí. Y la sangre que encontraron en el suelo son de aquellos que no escucharon y decidieron incumplirla. Esto solo es para su propia seguridad. Si deciden hacerlo será asunto vuestro.

Ya estaba por irme pero me giré.

-Una última cosa chicas, si viene alguien que se hace llamar buscador de holder. Evítenlos, no les hablen. No les sigan. No es un asunto del que quieren verse envueltas. Eso es todo.


A la mañana siguiente Joe me saluda.

-Daniel.

-Eh, Joe.

-¿Quiénes son las nuevas chicas de la habitación de allá arriba?-

-Unas inocentes. Nada más.

Unos gritos me distrajeron.

- ¡Eres una tonta Alejandra!-La chica nos vio a ambos charlando sobre una mesa.- ¡Tú! ¡Explícame porque rayos todos te llaman como “media”!

Sin embargo Joe aunque era un hombre muy viejo aun tenía voluntad de hierro.

-Niña, cuida tus palabras.

-Tú, no  te metas viejo.

-Te desbocas demasiados en gritar Margaret. Si quieres que te escuchen habla más suave.

-¿Por qué? ¿Acaso eres sordo como un viejo?-

-Es natural que no entiendas lo que pasa aquí. Es un edificio con reglas muy sencillas. Si no soportas este sitio simplemente puedes irte. Ahí está la puerta, nadie te detiene. Mientras más ignores de este lugar menos problemas tendrás. Recuerda lo que dicen, “el conocimiento es poder” pero los débiles que lo buscan nunca viven mucho tiempo.

-¿Te crees superior? Yo hago lo que se me antoje. Nunca hare lo que me pides.

Entonces Joe sele enciende el foco y sonriendo dice:

-Entonces niña, porqué no vas afuera y le cuentas al mundo sobre nosotros.

La constitución senil de Joe se hizo muy entusiasta e infantil. Margaret estaba confundida.

-Si, niña. Ve afuera y busca a cualquier persona. Cuéntales de este lugar. ¡Hazlo! ¡Hazlo!

La simpatía no era el punto fuerte de esta chica. Caminé hacia la puerta y sospecho que la discusión entre Margaret y los retorcidos consejos del anciano Joe se extenderá por horas.

Aprendí hace mucho tiempo que el anciano Joe siempre te pedirá que hagas cosas que nunca debes hacer. “Mírate al espejo a las 3:00 am” “Dile a la gente de afuera sobre este edificio””Habla con los buscadores de holder” “Di tu nombre a un gato mientras estas solo en una habitación a la noche”Cuando Joe descubrió que yo a solas dije mi nombre en un cuarto y luego sobrevivir, le sorprendió muchísimo. Desde entonces siempre me llama por mi nombre. Supongo que lo hace por reconocimiento. No olvidaré ese día…cuando le vi a él. El señor de la oscuridad.


Todo el tiempo parece haberse detenido.

Mi cuerpo no respondía, mis brazos, mis piernas, ni siquiera mi corazón latía.

Las pisadas sencillas de un gato se acercaron por detrás de mí. Caí al suelo.

El gato maulló y vi sus ojos innaturales.

Ese felino carecía de toda simpatía en su mirada. Luego sonrió.

Entro por mi boca.

Sentía que me asfixiaba.

Su cuerpo se introdujo por mi garganta.

Y luego vino una oscuridad.Una voz muy suave, cálida y antigua me susurraba.

-Daniel.

El dolor en mi cuerpo no se había disipado.

Cuando abrí mis ojos vi una pared con muchos cuadros de pinturas. Pero en todas ellas estaba yo. Todos mis momentos buenos. Todos los malos. Todos los tristes.Todos colgaban como cuadros en esa pared. Mi vida al descubierto.

-Daniel-La criatura que dijo mi nombre definitivamente no era humana. Era de color gris. Tenía cuernos muy grandes. Su cara no tenía ojos, ni nariz, ni boca. No tenía pies que tocaran el suelo. De su espalda sobresalían seis alas que abarcaban un gran espacio. Pero poseía dos brazos sin garras ni deformaciones exageradas.Le sigue una niebla de smog que siempre impide respirar bien.

-Daniel.

Incluso en esas circunstancias no sentí miedo.

-¿Quién… Eres?-

Se acercó a mí. No pude tolerar el aire asfixiante y caí al suelo tosiendo y mis ojos no dejaban de lagrimear.

-Yo…soy Elehel. Generalmente me conocen como el señor de la oscuridad, el enemigo eterno de Bamier el señor de la luz.

-Nunca he escuchado de ti.El señor de la oscuridad movió su cabeza arriba abajo supongo que se estaba riendo.

-Pronto te darás cuenta que el anonimato es la parte más importante.

-¿Pronto? Quiere decir que tengo oportunidad de regresar.

-Oh, eso depende de ti.

-¿Si no lo hago?

-Bueno, cuando nos volvamos a reencontrar, te destruiré. Sin piedad  o misericordia.Créeme Daniel no serías el primero.

-No eres el primero en decirme eso ¿Qué han hecho los demás?

-Bueno, siempre me rechazan por que según ellos, yo estoy destinado a perder. Pero demostraré lo contrario. Oh…ahora que lo pienso, eres el primero que no me teme.

Ambos vimos la pared llena de mis cuadros.

-¿Esos son…?

-Si, cada cuadro representa un momento de tu vida. Los blancos son los buenos.Los negros son los malos. Los vacios, son cuadros que representan algo desconocido.

Hice algo que no esperaba, lo considere.

Me concentre en aquel cuadro triste donde mi mejor amiga moría enfrente de mis ojos. Aun que suplique para que ella no muriese, estaba dispuesto a asumir cualquier riesgo para traerla de vuelta.Pero los señores de luz no respondieron. Solo silencio. Una frase se grabó en mi mente en aquel día. La justicia existe, pero solo para un pequeño grupo de personas y de formas ocasionales mientras el resto de la gente simplemente se van al carajo.

-Señor Elehel, si alguien me preguntara en el futuro si hice algo con mi vida y le respondí que rechazar el trabajo de un ente sobrenatural fue lo mejor que hecho, solo para que le caiga bien a ese señor de la luz que me ha ignorado en toda mi vida. Pues está muy equivocado. Yo me uniré a usted.

-Debo decir Daniel, que estoy encantado. Tú serás mi sirviente más valioso porque me has elegido voluntariamente(a los otros los he amenazado). Pero déjame preguntarte ¿Por qué te unirías a mí, el señor de la oscuridad?

-Para resolver de una vez por toda esta rivalidad de luz y oscuridad. Y cesar esta guerra sin sentido. Aunque eso significa perder mi alma en el proceso.

-jajaja un altruista. Y como se supone que vas a resolverlo.

-No lo hago por los demás. Primero pienso ser parte de cualquier bando y después ya veré.

-¿Estás consciente Daniel, que este ideal es prácticamente imposible?

-Tal vez. Pero hay un dicho de un hombre sabio. Convierte lo imposible en algo posible. Convierte lo posible en algo fácil. Y convierte lo fácil en lo cotidiano. Liby Fhelim.

-Bien.

La cantidad de smog se introdujo con más fuerza en mis pulmones. Era un dolor muy intenso pero no grité ni me incomodé.

-Escucha Daniel. Te buscaré en un tiempo. Ahora tengo que hacer mis jugadas para poder utilizarte. Por el momento quiero que dirijas un edificio abandonado en la colonia nueva. Un anciano llamado Joe te recibirá. Quédate ahí hasta que yo te visite de nuevo. Te harás llamar mi “media” (de mediador). Recluta toda la gente que puedas en ese edificio.


Abrí los ojos, mi corazón volvió a latir. Sabía que había regresado. Sentí ardor en mi muñeca y me asombre al ver la marca de un círculo y en él un diseño de un cuadrado que le interceden tres pequeños ovalos que brillaban de color oscuro (después descubrí que nadie puede verlo excepto yo)

-Supongo, que este será mi marca de reconocimiento.