FANDOM


Hace ya tres noches que Miguel ha estado escuchando unos ruidos extraños en el piso de abajo. Estos se escuchan como si alguien estuviese hablando y riendo de una forma, por decirlo de algún modo: diabólica.

Pero esto es algo que no puede ser posible, puesto que Miguel vive completamente solo; además, en el día no ha encontrado ningún rastro de que la puerta de la entrada haya sido forzada.

Como era un cobarde, Miguel aún no se había atrevido a bajar y ver por sí mismo qué o quién hacía tales ruidos por las noches. Pero hoy, el mismo insoportable miedo que siente a causa de esos sonidos macabros, se incrementó y por fin se decidió a bajar por la escalera en busca de lo desconocido.

Lo que Miguel encontró después de bajar el último escalón, no fue otra cosa sino su propia perdición, a causa de unos aterradores y horribles seres de ultratumba, cuya maldita risa demoníaca ahogó los gritos y los alaridos de Miguel; aquella nefasta noche en la que su débil alma fue llevada al infierno como debió de haber sido tres noches antes.