Wiki Creepypasta
Advertisement

Da igual qué sea lo que te desfigure el rostro; el tiempo, las experiencias o un proyectil, podrás tenerla únicamente a un costo vital, te quedará para el recuerdo y verás qué lindo se sentirá tener tu cara de muerto como obra de arte en la biblioteca de tus familiares.

¡Apúrense muchachos, antes de que se termine de pudrir!, queremos que salga lo más fiable posible y estamos en la desdicha de que cuando lo encontramos ya estaba lanzando olor. Tuvimos que sacar a su novia y a sus padres del lugar, desgarrándonos los oídos en un brote colectivo tan insoportable, que fueran afuera a tomar aire y esperar a que se cocine lo realmente bueno. Solo la oscuridad sabe la razón de semejante sangre coagulada en el suelo, alarmándolos de tal manera...

Es bueno saber que tenemos mayor rapidez que cualquier otro servicio, siempre sabemos donde atender. Obviemos que ya nada se podía hacer porque era un intento estúpido, solo ellos estaban pidiéndonos una salvación que no podemos otorgar, venimos a hacerle un favor para devolverle el aura a su hogar. En el lugar ya éramos seis, cargando la cera necesaria para poder comenzar con todo el proceso.

No es necesario ponerse tan catedrático, es un proceso bastante sencillo, tenemos los elementos necesarios mientras se contiene a la familia para hacer la espera más amena en ese dolor tan recóndito. Un arte un poco de antaño y muy infravalorado pero siempre se agradece un recuerdo de lo que fue, a nosotros nos gusta recrear a la perfección el rostro del fallecido, y bien dormido en el más allá.

Se le cubre el rostro con yeso, haciendo una artesanía hecha y derecha, hasta la altura del cuello; deberíamos haber limpiado la sangre, porque nos manchamos con ella mientras le cubríamos la cara. Fue complicado el desarrollo porque sus padres estaban un poco enfadados y querían llamar a la ambulancia y a la policía para que vinieran a socorrer a su bendición. Tuvimos que llevárnoslos por nosotros mismos a que tomen un poco más de aire, no lo sé, un paseo.

Al fin y al cabo, con un poco de cera de abeja pudimos hacer el vaciado en yeso, es toda una excitación ver cómo la cara de un pobre sufrido más se traslada a la escultura y lo ves ahí, como si estuviera mirándote. No lo voy a negar, tenía una cara de intriga cuando lo fuimos a ver y posteriormente vimos su máscara; un ceño notablemente fruncido y las comisuras bien caídas.

Nos limitamos a llevarnos el cuerpo en un par de mantas y ponerlo en la camioneta para dejarlo en una morgue cercana, ellos se encargarían de terminar de limpiarlo y cremarlo. Cogimos un limpia-pisos y dejamos la zona lo más presentable posible; ahora sí no parecía tan mortífero todo, hasta acogedor.

A los otros los trajimos nuevamente, en el comedor, en esa escena infame hasta hace unos momentos, una hermosa máscara suya, moldeada a cargo de manos sabiondas, representando la incertidumbre de su hijo. Ideal para colocarlo en un estante para que día y noche los vigile. Nuestro trabajo aquí ha terminado.

Advertisement