FANDOM


GuillotinaXD ARTÍCULO EN JUICIO

Este artículo no es digno de pertenecer a Creepypasta Wiki (así lo sostienen sus acusadores) por no poseer la calidad suficiente ni seguir los estatutos del "concepto de creepypasta", cosa que cualquier noob podría saber. Tú puedes votar para decidir su sentencia. Dirígete a La Guillotina y ayuda a esta pobre alma a encontrar su destino.


La calle estaba desierta y no se avistaba a nadie caminando, ni siquiera un perro callejero. El sol ya se ocultaba. Fue entonces cuando de repente, una luz comenzó a verse de lejos. Ésta provenía de una camioneta, la cual era conducida por unos jóvenes que andaban celebrando su graduación de la universidad, dos hombres y tres mujeres

-Hey, ya llegamos a la mansión- Dijo Celia.

-¿Estará habitada?- Dijo su hermana Kate.

-¿No leíste la información en Internet? Está deshabitada desde 1856- Dijo su novio, Mike.

-¿Y por qué razón está deshabitada?- Le preguntó su novio.

-La verdad hay muchas teorías e hipótesis: La primera trata de que los primeros propietarios la abandonaron debido a falta de dinero y trabajo- Contestó-. La otra trata de que un asesino mató a toda la familia, ¡Incluso le abrió el estómago a la madre y sacó el bebé para matarlo!.

-Por favor amigo, no nos asustes, ¡eso no es real!- Dijo Diego-. Solo es una historia para hacer que los niños se porten bien, nada más.

-¿Pero qué tal si la historia es cierta?- Preguntó Sandra temblorosa.

-Oh, vamos. No creerás en eso, ¿o sí?- Dijo Diego-. Dejen de contar leyendas urbanas y ayúdenme a sacar el equipaje, luego hablaremos y contaremos historias.

Entonces, todos se olvidaron de lo dicho y cambiaron de tema.

-Vaya, si que es grande- Dijo Celia.

-¿Tendrá habitaciones en buen estado?- Preguntó Kate.

-Eso espero...

Luego de sacar el equipaje, el grupo de amigos entró a la mansión asombrados. Ésta yacía muy desordenada, por lo que los 5 se tomaron la molestia de ordenar un poco. Cuando terminaron, todos se dirigieron a la planta baja para hacer lo más esperado: contar historias de terror. Buscaron en sus celulares de éstas historias, hasta que Mike encontró una que le llamó la atención, ésta se denominaba "Mímico".

-Hey, miren que nombre tan peculiar tiene esta historia, ¿no creen?- Dijo Mike.

-Tienes razón- Dijo Kate.

-¿Mímico? ¿Qué clase de nombre es ese?- Preguntó Diego.

-No importa, léanla rápido, por favor- Dijo Sandra media asustada.

Entonces comenzaron. A medida que iban leyendo, a todos excepto a Diego se les helaba la piel imaginando que la historia fuera real y "Mímico" se les apareciera.

Una vez acabaron, todos tenían los pelos de punta. Entonces Celia dijo:

-Joder, gracias a ustedes no podré dormir- Mike y Kate rieron ante ese comentario, dejando su miedo de lado.

-Un minuto, ¿dónde está Diego?- Preguntó Sandra temblorosa.

Todos se quedaron callados por un breve lapso de tiempo. Pero de repente, unos gritos se oyeron, definitivamente eran de Diego.

-¡Diego!- Exclamaron.

Se dirigieron al lugar de proveniencia de los gritos, subiendo las escaleras y metiéndose a una habitación. Buscaron por todos los rincones de ésta, pero no hallaron nada. Al salir de ésta, Diego los sorprendió con un susto, el cual hizo saltar del suelo a todos e hizo reír a Diego.

-Eres un idiota, ¡¿por qué hiciste eso?!- Preguntó enojado Mike.

-¡Casi me da un paro cardíaco!- Exclamó Celia.

-Oh, vamos. Es una noche de terror, todos debemos asustarnos- Dijo con gracia.

Todos se calmaron y dejaron de mirar a Diego como a un idiota.

-Como sea, creo que ya es hora de que nos vayamos a acostar- Dijo Mike-. Vayamos a las habitaciones.

Todos eligieron una habitación para dormir de a dos y se ubicaron. Y en cuestión de unos minutos quedaron dormidos.

Pasadas unas horas, unas risas resonantes despertaron a todos. Aparentemente venían de la planta baja. Diego fue el primero en salir de su habitación, y luego Kate y Sandra vinieron detrás.

-¿Qué son esas risas? ¡Me tienen cansado!- Exclamó Diego.

-Parece que vienen de la planta baja, ¿los demás se han despertado?- Preguntó Kate.

-No lo creo- Dijo-. Propongo que vayamos a ver.

-¡Yo no bajaré!- Exclamó Sandra-. Yo me quedaré aquí por si... Por si Mike y Celia despiertan.

-Bien, no importa, quédate aquí- Dijo Kate.

Ambos bajaron dejando a Sandra. Al llegar encontraron unas huellas en el suelo marcadas con carbón o algo parecido. Diego vio una bufanda cerca de la chimenea, la tomó sin decir nada.

-Sea lo que sea, no es gracioso- Dijo Diego.

-Debe ser una broma, ya volvamos a dormir- Agregó Kate.

-Sí, seguro lo es...

Diego y Kate subieron las escaleras con el fin de llegar a la habitación, sin embargo, Sandra ya no estaba.

-¿Sandra no estaba aquí?- Preguntó Kate.

-Eso creí...

De repente se escucharon un par de pasos en las escaleras. Ambos voltearon y casi se infartan por lo visto: Una clase de Payaso en blanco y negro, vestido como mimo y sonriente. Éste se quedó estático mirándolos, pero ellos no aguantaron más y comenzaron a correr, dirigiéndose a la habitación de Mike y Celia.

-¡Chicos despierten!- Exclamó Diego-. ¿Chicos?- Dijo tomando a Mike y volteándolo.

Éstos poseían marcas de garras en sus cuellos y un desangrado enorme, yacían con una sonrisa "dibujada" con cortes en el rostro y sus párpados habían sido removidos. El mimo o lo que hubiera sido esa cosa estaba golpeando la puerta, mientras que Kate estaba apoyada contra ésta.

-No... No puedo creer que estén muertos- Dijo Diego lamentándose.

-¡Diego, piensa rápido! ¡No creo poder aguantar estos golpes por mucho tiempo!

Él miró a su alrededor y se percató de que su única salida era la ventana. Rápidamente se dirigió corriendo y saltó hacia afuera, agarrándose de la rama de un árbol para bajar con seguridad. Kate dudó un segundo pero enseguida siguió los pasos de su amigo y saltó por la ventana. Lamentablemente ésta falló al agarrarse de la rama y cayó al suelo rompiéndose una pierna.

-¡Kate!- Gritó Diego.

-E-estoy bien, no te preocupes...

-Tenemos que salir de aquí...

Enseguida Kate cambió de cara y se puso más pálida que la nieve.

-Diego, no te voltees...

-¿Q-qué?

-No lo hagas, s-sólo vámonos.

Pero no pudo aguantar y rápidamente se dio vuelta. El monstruo mimo yacía delante suyo.

-Kate, n-no digas nada, deja que yo me encargue...

Pero antes de que el chico dijera algo, el monstruo señaló con su dedo índice hacia la mano del joven. Éste miró y traía una bufanda blanca anteriormente encontrada. El monstruo dio un paso adelante y estiró su mano para que la regresaran. Diego sin dudarlo estiró su mano lentamente y se la entregó.

-¡¿Qué les hiciste a mis amigos?!- Preguntó enojado.

El mimo o lo que fuere comenzó a expresarse en señales de mímica. Esto no le agradó a Diego, el cual enojado tomó una rama del suelo y la rompió contra la cabeza del mimo. Éste cayó al suelo y el par de amigos creyeron por un segundo haberse deshecho de él. Pero de repente y sin explicación, Diego soltó una risa y sintió un dolor de estómago. Al darse cuenta, el mimo había encajado sus garras en su estómago.

Kate lo vio caer al suelo muerto y sin vida.

-¡Diego!- Gritó-. ¡¿Cuál es tu nombre, maldito bastardo?! ¡¿Qué quieres de nosotros?!- Le gritó enfurecida mientras lloraba.

-Me llamo Mímico- Dijo mientras hacía una pequeña reverencia.

Rápidamente se aproximó a la chica y trató de clavarle sus garras, Kate soltó un grito y, agarrando una rama gruesa, le proporcionó un fuerte golpe en la cabeza. El monstruo sólo rió y la empujó hacia un costado. Ella miró y tenía las garras del monstruo clavadas en su piel. Kate soltó un fuerte llanto, y con su último aliento le dio otro golpe. Ésta vez dejándolo en el suelo, parecía inconsciente.

Kate comenzó a correr como pudo, y rápidamente salió del bosque. Al salir miró hacia atrás, para confirmar si el monstruo aún la seguía, por suerte no era así.


-Esa noche Mímico escapó, pero me encargaré de encontrarlo y hacerlo pagar por mis amigos... Sus muertes no serán en vano- Dijo cerrando su puño-. Te buscaré donde sea y te eliminaré... Mímico...

Mímico
Mimic creepy
Sin título-1
Sin título-2
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.