Wiki Creepypasta
Advertisement

Era temprano, las 2 de la tarde, pero llovía y estaba nublado. El cielo, plagado de nubes grises, hacía sentir el ambiente depresivo.

No tenían nada qué hacer en ese momento, sentados en la escalera del colegio esperando a que sonara el timbre para entrar de nuevo a clases. Aburridos, uno de ellos quiso jugar. Fueron a buscar materiales para armar su tablero.

Una vez listo, fueron al pasillo más aislado y solitario del inmenso colegio, se sentaron en un círculo y, con una moneda, llamaron a "alguna presencia benigna". No tardó en responder el llamado.

Jugaron alrededor de unos quince minutos... uno de ellos perdía la calma y lo ahuyentaba, pero ella seguía entablando una conversación con aquella identidad. Círculo tras círculo se movía la moneda y hacía figuras extrañas.

La lluvia cesó, pero el clima seguía oscuro y frío.

La identidad empezó a impacientar, ya que no quería irse. El ambiente se puso tenso y húmedo. Un calor rondaba el cuello de los jugadores, y un leve dolor de cabeza se adueñaba de ellos.

Más fuerte se movía la moneda. Parecía enojado. Violentamente la moneda salió del tablero y se dirigió a la muralla. De a poco, se empezó a oscurecer, una mancha redonda de color negro crecía de a poco. Formó una mancha deforme y ellos, muertos de miedo, le dijeron que querían irse, que los dejara.

No hubo respuesta y el aire se hizo caliente. Tan denso que una de las mujeres presentes se puso colorada, y sus manos se pusieron rojas. Se retiró y con ella se fueron 4 más. Solo quedaron 3. Rogaron para que se fuera, pero apuntó a uno de ellos. 

-¿Por qué me apuntas? 

-Tengo hambre. 

Pidieron 10 minutos y fueron a buscar algo de comer, por lo menos eso creían ellos. Volvieron con un pedazo de pan. Lo dejaron ahí. En el tablero se escribió: Váyanse.

El pan quedó en su mismo lugar. Ellos fueron al patio nuevamente, y hablaron del tema, dudaron en seguir jugando, incoherente la conversación, pero se sentía agresión y miedo.

Pensaron que si se iban así de simple, los perseguirían, como muchas veces habían escuchado. Volvieron y entre el agua y barro que había en el suelo debido a la lluvia, yacía una cara, sonriente. Con un dolor de cabeza inmenso solo dijeron adiós y cerraron. Pero... ¿qué pasó después? Uno de ellos se quejaba y decía que sentía algo detrás de él. Todos los días, se quejaba, y decía que tenía miedo. Parecía quedar traumado y pensaba que la identidad lo seguía a todos lados. Pasaron semanas y 2 de los que estaban jugando volvieron al pasillo. Ya no había solo una mancha. Había toda una pared tintada de negro, como sucia, y en un extremo un arañazo. 

Una cara feliz tajada en una esquina y escondido ahí yacía el pan, sin pudrir ni roto. Se preguntaron cómo pudo haberse mantenido así. De repente sintieron pasar a alguien por detrás. Calor. Mucho calor. Se dieron vuelta rápidamente. Nada. De nuevo, por detrás. Nada. Decidieron irse, cuando su amigo dijo:

-¿Qué hora es? 

-Las 2.

-Vamos a comer... muero de hambre.

En ese instante, se miraron y él notó algo diferente en su rostro. Más delgado, más pálido.. más tétrico. Ya no hablaba como antes, y decía que se sentía perseguido, que no estaba solo.

Pues, tenía razón, no estaba solo.

Esto ocurrió el año pasado... y lamento decirlo, que no creía en estas cosas hasta que fui testigo de posesiones y sesiones. Creo que sé el motivo por el cual cambio... es extraño pero necesito una explicación y ayuda.

Advertisement