FANDOM


Estoy muy asustada… Estoy frente a lo que seguramente me llevará a saber dónde. Y no es un demonio, fantasma o esas cosas, pero es algo similar a lo primero, o así lo asocié. Redactaré esto lo más rápido que pueda:

Como mi nombre ya no importará, me saltaré eso. Soy una adolescente de 15 años algo baja. Me gusta leer todo tipo de libros relacionados a la fantasía y dibujar en algunas ocasiones. Vivo con mi madre y padre en una casa de 2 pisos, no tengo hermanos.

Hace unos días en la pequeña librería que tenía mi padre encontré un libro rojo que de rayas doradas en su cubierta, y en el medio decía “Demonología”. Ya había leído esto hace tiempo, y aunque siempre viene con diferentes aspectos, éste tenía una pequeña vara de madera que se usa a modo de marca páginas, y eso llamó un poco mi atención ya que mi padre no le gustaban estos textos. Fui hasta donde estaba marcado y leí:

-Todos sabemos qué son y cómo son, medianamente, los demonios. En las páginas anteriores habrás leído la gran mayoría de ellos, pero en esta sección encontrarás cómo invocar uno. ¡Es muy importante que NO se falle bajo ningún concepto a la hora de invocarlos!-

Después de leer eso solté una pequeña carcajada porque a pesar de que me gustasen, no significa que crea en ellos. Sólo por tontear un poco, sumado al aburrimiento, subí a mi cuarto y me senté en la cama. Abrí nuevamente el libro y pronuncié:

-Sodiacifeneb somaglas sobma euq le ne otart nu somagah y iuqa nev, rovaf rop, binom…-

No pude terminar porque llegó mi madre diciendo que vaya a comer. Dejé el libro junto al armario y marché a cenar. Jamás debí hacer esa tontería.

Manos en el armario

Ya habíamos terminado la comida y después de ayudar a mis padres con la mesa, llegué hasta mi cuarto otra vez, pero el libro estaba sobre mi cama. Pensé que fue mi imaginación cuando escuché unas voces, en voz baja, pedir ayuda dentro de mi armario. La puerta de mi habitación se cerró bruscamente dejándome adentro, encerrada. El libro levitaba y las puertas del ropero se movían, como si alguien estuviera dentro y quisiese salir. Una voz dijo:

-Te dijimos que NO falles la invocación.-

Pero se escuchaba dentro del mueble. El libro se lanzó contra mí, lo evadí y atravesó la puerta pero sin dejarle absolutamente nada a ésta. Ni un rasguño, como por arte de magia.

Mi cuarto se encogía y no sabía cómo, hasta que me dejó contra la cama y me subí a ella. Unas manos salieron del ropero, y algo de sangre en la parte de arriba. Estaba aterrada. Pedí ayuda a gritos pero mis padres no vinieron. El libro nunca volvió.

Se fueron. Las manos se fueron. La puerta del mueble comenzó a abrirse. Veo una cara en medio de la oscuridad… es… ¡¿qué mierda e…-?!


The Danet King: Mensajero AdnetAvatar