FANDOM


Esta es la historia de Marcus Kirkland. Él es el tipo de persona que no goza de ninguna confianza ni de amigos ni de emoción alguna, todo a causa de su problema de la vista, el ojo que le obliga a usar gafas oscuras.

A pesar de ello, él tiene dos cosas a su favor. Primero, que viene de una familia rica. Su padre es un CEO de un negocio muy exitoso y su madre una de los mejores consultoras del mundo. Ambos padres traen consigo un número de diez dígitos cada mes. Además, tiene una hermana que es todo lo contrario a él, ella posee un sinnúmero de amigos. Ella irradia confianza y comparte sus emociones abiertamente. Todo el mundo sospecha que sólo tiene amigos debido al dinero. Pero regresando a lo anterior, Marcus tiene como segunda ventaja la inteligencia, lo que le facilita dos áreas, la biología y la programación.

En su escuela, él nunca fue intimidado, sobre todo porque la gente se olvidó de él. No decía ni una palabra a nadie, ni siquiera al profesor cuando le llama para el registro de asistencia. No encajaba en ninguna de las tribus urbanas que se encontraban en la escuela. Los góticos, los emos, los que quieren ser gangsters y los Frikis, hasta para ellos, él era extraño. Él estaba allí. Era solo otra cara más en la fotografía del anuario tomada de los grupos de tutoría.

Esperaba con interés tres momentos del día: Biología, Mecánica y la hora en que podía ir a casa. En su clase de biología, donde hablaban sobre el cerebro humano, mismo que controla todos los movimientos, habilidades y emociones personales, sirvió para enterarse de que el ser humano sólo puede acceder a un 20% del cerebro. Esto le llevó a preguntarse lo que podría lograr con el 80% restante. También se enteró de que el cerebro puede ser reanimado con una pequeña cantidad de descargas eléctricas.

Se sentó en la parte trasera del vehículo que siempre era enviado para recogerlo de la escuela. Después de la charla habitual con lo más parecido a un amigo, el conductor, se mantuvo con la cabeza prácticamente incrustada en el libro de biología, justo en la página de cerebro humano.

Después de arribar y entrar a su casa, su ánimo cambio radicalmente porque creía que todos sus problemas de confianza y de vista, serían desvanecidos cuando él tuviera acceso al otro 80% de la capacidad del cerebro humano, pero después de pensar a través de esta lógica se dio cuenta de que a pesar de las ventajas que obtendría, aun así, correría el riesgo de tener efectos adversos. Una vez que desechó esta idea, siguió con su vida.

10 años en el futuro, él tiene un trabajo cómodamente pagado como programador en la empresa de sus padres. Encargándose de la programación y el mantenimiento de las páginas web, así como de las máquinas sólo cuando alguno de los trabajadores requiere reprogramar alguna de ellas, es la forma más fácil de ignorar y ser ignorado.

Sin vida social, sin confianza, sin amigos y aun requiriendo el uso de gafas oscuras, seguía siendo motivo de que todo el tiempo la gente se burlara de él cuando pensaban que no estaba cerca. Lo sabe, porque como el hijo del director general, puede acceder a todo lo que quiera, incluso las cámaras de seguridad y cuentas bancarias. Leyó todos los mensajes así como las conversaciones que lo incluían. Lo que obtuvo le hizo caer en una increíble depresión, a pesar de que le era posible tener lo que quisiera con solo hacer una llamada, no tenía lo que el dinero no podía comprar. Intentó parar sus problemas y pensamientos negativos,  aumentar su confianza, mejorar su vista. Ir a terapia, meditación e incluso acupuntura, pero nada de lo que pudiera hacer hacía alguna diferencia, nada funcionaba.

Estaba tumbado sobre su cama pensando sobre las posibilidades que pudieran mejorar su crisis, cuando recordó lo que había aprendido en la clase de biología; "Solo al 20 % del cerebro se puede acceder”. Él se rió de ésta idea, pero estaba escaso de opciones. Estaría dispuesto a gastar su tiempo y dinero necesario en busca de un dispositivo que enviara descargas eléctricas para activar al resto del cerebro.

Dos meses más tarde encontró un dispositivo, le incrementó la potencia y frecuencia así como realizó algunas modificaciones para que pudiera funcionar, aunque no estaba seguro de cómo hacer esto, eliminó cualquier cosa que pudiera bloquear o crear una dispersión de los efectos del dispositivo.

Se posó sobre el suelo sin nada alrededor y con el aparato a su lado. Dejó una nota suicida diciendo que si él moría era en nombre de la ciencia. Dio la vuelta al dispositivo y cayó dormido dejando que las descargas  trabajaran. Despertó de su sueño para encontrar que sus posesiones estaban de vuelta en su habitación y en la posición perfecta. Así que inmediatamente asumió que todo era un sueño y desestimó todo.

Mientras caminaba alrededor de su casa se ​​dio cuenta de que todavía era de noche, pero mirando hacia fuera, vio el sol y a las personas del vecindario. Todo era mucho más oscuro que no podía ver mucho. Sin embargo, notó que sus gafas se encontraban sucias por lo que se dispuso a limpiarlas.

Se las quitó y miró hacia fuera, para su asombro pudo ver con claridad, podía ver sin problemas y esas gafas ya no le serían necesarias. Estaba contento como ya hacía hace mucho que no lo estaba, y por primera vez no tenía miedo de salir a la calle e interactuar con la gente.

Era un domingo, así que estaba libre, lo cual significaba que podía salir. Tenía su gran momento, por primera ocasión. Era una persona distinta, pero su vista comenzó a volver a su antigua forma después de un rato, así que tendría que usar esas gafas nuevamente. Después de regresar a casa, se encontró con sus lentes oscuros y preguntándose sobre lo que había experimentado. Creó algo que le puede curar la vista y los problemas de confianza por un día.

Estaba tan emocionado, había inventado algo que no estaba en el mercado todavía, pero él no revelaría al público su descubrimiento, en lugar de ello, quería experimentar más y probar con una intensidad mayor. Pensó que el resultado inicial, en conformidad a la cantidad de descargas que había aplicado en un minuto, podría ser multiplicado a la cantidad de tiempo que quisiera. Así dos veces, al igual que la primera vez, resultaría en un efecto que duraría 2 días. Estaba enganchado a ésta teoría, por lo que modificó la descargas a un equivalente de hasta 365 veces. Se encerró en la habitación y procesó a hacer exactamente lo mismo que antes.

Al día siguiente, él estaba encantado. Funcionó de nuevo y había asumido que iba a durar los 365 días. Era un lunes, lo que significaba que era día de trabajo. Estaba emocionado de que todo el mundo, potencialmente, vería al nuevo él. Mientras caminaba en la sala de reuniones escuchó una conversación entre sus compañeros de trabajo, Tim y Joe. Escuchó atento sus palabras una y otra vez, "es basura y patético”.

De un momento a otro comenzó la rabia dentro de sus pensamientos, y escuchó de alguna parte "Eliminar cualquier sentimiento de ira ", una voz escalofriante salía de su cabeza. Quiso deshacerse de la voz, pero simplemente ésta no dejaba de repetir una y otra la misma frase. El día pasó volando y lo único que podía escuchar eran esas palabras "No puedes deshacerte de mí", sentía que estaba perdiendo la lucidez y que no tenía ningún control sobre lo que estaba haciendo. Ésa voz que le dijo "Mira y aprende", tomó control de su cuerpo, y fue secretamente siguiendo a Tim hasta su casa. Cuando él estaba a punto de entrar, Marcus incontrolablemente gritó: "¡Hola Tim!"

Tim se dio la vuelta, sorprendido de que fuera Marcus quien lo llamó. Después de hacerse amigo de Tim, éste lo invitó a tomar una copa. Entonces su subconsciente preguntó, “¿Listo?". Tim estaba charlando cuando Marcus interrumpió con un grito: "Cállate”. Antes de que Tim pudiera reaccionar, los ojos de Marcus brillaron, quebrándose su espalda hacia atrás al instante. Marcus se desmayó, conmocionado por lo que hizo, esas incontrolables acciones de anoche por fin despertó. La voz regresó enseguida: "Es más fácil de conseguir, lo haremos. Esta noche es el turno de Joe".

Marcus fue a casa de Joe, esperó fuera. Finalmente cuando Joe llegó y los sucesos fueron dándose como la ocasión anterior. Se hizo amigo de él para ser invitado a su casa, mientras la voz susurraba: "Lo que le sucedió a Tim, pasará con Joe. Basta con que mires a su espalda y pienses en romperla, observa”.

Joe preguntó a Marcus la razón por la que no se había presentado a trabajar, ya que le parecía extraño que Tim tampoco lo hubiera hecho. Marcus se encogió de hombros y justo cuando Joe terminó de formular su pregunta, la voz dijo: "No te detengas, ahora… ¿Recuerdas lo que te dije?”. Marcus miró fijamente a Joey pensando en la columna hecha trizas, para su sorpresa inmediatamente sucedió. Él mató a Joe con facilidad y disfrutó de ello.

“¿No estás contento de mi liberación? ". Marcus no entendía lo que quería decir la voz.



"Estoy en todas partes, el 80 % al que no se puede acceder. Soy tu cerebro”. Hasta el día de hoy Marcus ha ido 'eliminando' todo lo que se le interpone y nada lo puede parar.

Intenta-apuñalar-a-una-persona-con-un-cuchillo-de-grandes-dimensiones-en-el-barrio-bilbaíno-de-San-Francisco