FANDOM


Junio 18 de 1674

Querido diario, no creo poder expresar con palabras como me siento en estos momentos, pero una cosa es segura el terror y la angustia que siento no parara hasta saber que estaré bien... y no moriré a manos de esa asesina, tendré que esconderme permanecer aquí entre los escombros para que no me encuentre, aunque será algo inútil.

¿Cómo es que mi mejor amiga convirtió en una maquina asesina?, ¿ que la habrá hecho de esa manera?. En él… No lo sé pero estoy muy segura de que me encontrara dentro de poco, por lo que prosigo a contar lo que ha pasado hasta ahora.

MariDarkArcher

Era un día tranquilo, todos los hombres como de costumbre bebían y se embriagaban hasta mas no poder, las mujeres en los puestos de los mercados, yo como de costumbre practicaba con mi espada en mano un poco alejada de los demás para evitar herir a alguien; después de un rato practicando me percate de los gritos provenientes del pueblo y corrí hacia allá enseguida para averiguar que pasaba, como toda chica de 16 era inevitable el tratar de averiguar que pasaba, cuando llegue al pueblo y pregunte que pasaba, di cuenta de que hubo un asesinato a plena luz del día, en medio del mercado, el hombre tirado en medio del camino como cualquier basura había muerto por un ataque a distancia, basto con un flecha para poder matarlo ya que no era el hombre más fuerte de todos.

Las mujeres tenemos estrictamente prohibido el usar armas o intervenir en discusiones ya que solo servimos en el hogar, por lo cual practico en medio del campo donde nadie puede verme, ya que, el que una mujer use espada o arco y flecha es un tabú.

Los asesinatos fueron incrementando con los días y todos de la misma manera, no solo eran asesinatos a hombres, también a niños, a mujeres e incluso a animales, ya sea que encontraran desde un caballo muerto o un cuerpo sin vida.

Después de pocos días de eso sucedió lo peor que le había pasado a este pueblo desde los asesinatos, y fue el ataque directo, del cual la responsable era Mari Rose, mi mejor amiga de la infancia, todos los puestos del mercado y casas envueltas en llamas, y cuerpos sin vida uno a uno tirados en medio del camino de tierra en el cual estaba el mercado.

Me di cuenta de que era Mari cuando la vi en medio de las llamas mutilando miembro por miembro el cuerpo de un joven hombre, no mayor de veinte años de edad pero bastante cerca de ella; Mari se percató de que estaba mirando, y me di cuenta de que su mirada había cambiado, su tierna mirada había desaparecido, y uno de sus ojos color café oscuro ahora era de un color rojo brillante.

Corrí lo más rápido que pude de la escena hacia un montón de escombros lo bastante grande para esconderme, pero incluso yo sabía que si sobrevivía seria por suerte.

Al caer la noche, no pude dejar de pensar en Mari, sabía que iba tras de mí, pero sobre todo no dejaba de preguntarme a mí misma el cómo se volvió de color rojo su ojo izquierdo. esa misma noche, arriesgándome a terminar muerta a manos de Mari, salí tuve que salir de aquella pila de escombros para buscar algo de comida, en cuanto encontré algo de comida regrese tranquila mente a la pilas de escombros donde decidí esconderme hasta que amaneciera, caminando entre cadáveres, a punto de llegar a donde me escondía, vi una flecha clavada en un pequeño tronco, con una nota atada la cual decía;

.- Te veo en el lago antes del amanecer, te estaré esperando.

En ese momento no supe cómo reaccionar, o que hacer después de pensarlo un ratono me quedo de otra más que ir, ya que de una u otra manera iría a por mí tarde o temprano, la niebla que por las noches era abundante a las orillas del lago no me permitía ver por dónde iba, hasta que vi un pequeño resplandor rojo en medio del camino, en ese momento pensé en correr, pero algo estaba mal, no podía moverme, y no era porque mis músculos se tensaran o algo parecido, simplemente estaba paralizada y sin saber porque.

Una obscuridad total hizo presencia, ya no había niebla, no hacia frio y no veía ese resplandor rojo que había visto antes, hasta que estaba convencida que no estaba en algún lugar que hubiera visto antes me pude mover.

-Veo que decidiste venir después de todo, creí que no vendrías.

No lograba ver nada, pero esas palabras... esas palabras me dejaron más que claro que Mari me estuvo esperando por un largo rato e iba a ir a buscarme, una vez me quedo claro eso me atreví a preguntarle:

-¿Q-qué es lo que quieres de mí?

-Mm… nada en especial, solo necesito tu corazón.

-¡¿Qué?! ¡Mi corazón, estás loca!!

-Gracias, pero no es para que me alagaras por lo que te hable.

-¿e-entonces para que necesitas mi corazón?...

-Eso no te incumbe, solo necesito que me digas si alguna vez te has enamorado

-Sabes también como yo que nunca me a gustado nadie

-Mm… entonces creo que tome la mejor opción.

Una vez termine de oír esas palabras, caí desmayada y al despertar, no sentía nada donde supongo alguna ves estuvo mi corazón y pude ver una última vez el rostro de quien alguna vez fue mi amiga, estando algo aturdida por lo sucedido solo pude ver la curvatura de sus labios moverse y me pareció verla pronunciar "adiós mi querida amiga", desde eso no he logrado sentir nada, ni un solo sentimiento, ni una sola lagrima y ni una sola risa.