Wiki Creepypasta
Advertisement

Realmente… ¿Qué sabemos de la vida…? ¿Qué sabemos de nada…? El ser humano es insignificante, es una mota de polvo en el universo conocido y por lo tanto no vemos mas allá de lo que nos dejan ver nuestros ojos. Todo empezó en una página online donde yo y mucha gente jugábamos a juegos de mesa.

Yo tenía un compañero llamado García que siempre que coincidíamos jugábamos juntos como pareja contra otro equipo. Lo bueno de jugar juntos es que nos reíamos y nos lo pasábamos genial. Ganáramos o perdiéramos él tenía una forma muy peculiar de saludarme. -Hola compi Yo le contestaba ¿Qué tal compi?, era nuestra forma de empezar cuando conectábamos, hasta que un día, un sábado sobre las 4:30 de la madrugada ocurrió lo siguiente… - Hola compi - Hola compi – le contesté como siempre - ¡¡Ayúdame!! - ¿Qué? Ya empezamos – pensé - ¿Qué le pasará a éste tío? - ¡¡Ven!! – me volvía a insistir ¿Pero qué dices?, no puede ser contigo, venga abro una partida y entras.

Entonces García apagó su conexión repentinamente. A decir verdad, todo había sido un poco raro, pero no le di mayor importancia. Habían transcurrido unos 15 días sin tener señales de mi amigo cuando una tarde estando en el ordenador García se volvía a conectar. -Hola Toni -¡cómo! tú no eres García, esa forma de empezar… a mí no me engañas. -No es mi intención engañarte soy su hermano. -Hola que tal, ya me comentó García que tenía un hermano. ¿Qué le pasa que hace un par de semanas que no se conecta? ¿Está malo o qué? - tardó unos 20 segundos más o menos en contestarme.

-Estás equivocado, dirás un par de meses. -Que va, si estuve jugando con él hará unos 15 días, segurísimo – le contesté extrañado. -Te voy a contar algo Toni, mi hermano falleció hace ahora 15 días, pero primero estuvo dos meses en coma por un accidente.

De repente todo lo que me rodeaba, todos esos ruidos de la calle, niños, coches, todo se silenció y se me hizo un nudo en la garganta. -¡Pero era él, estoy seguro! - contesté yo. -No lo creo, además lo puedes ver en los periódicos locales de aquí por Internet, bueno sólo entré para decírtelo, él me habló mucho de ti, de que tenía un compañero de juego y se lo pasaba en grande, era para que lo supieras y que no lo esperes más, adiós . Entonces sin parar un segundo fui directo a los periódicos de su ciudad y busqué accidentes que sucedieron en esos meses y desgraciadamente ahí estaba en mayúsculas, UN FATÍDICO ACCIDENTE ENTRE LAS 4:00 Y LAS 5:00 DE LA MADRUGADA DEL SÁBADO SE LLEVA LA VIDA DE DOS JÓVENES Y OTRO INGRESA EN COMA eran tres jóvenes de entre 20 a 23 años de edad. Yo en ese momento no sabía que pensar, que hacer, ¿era una broma o iba en serio?, desde luego los nombres y la edad coincidían, pero yo sólo pensaba que no podía ser.

A partir de ese momento, todos los sábados a las 4:33 cuando estoy acostado en mi habitación se enciende el ordenador con un mensaje en mi pantalla. -Hola compi Desde entonces en mis sueños aparece un muchacho de unos 23 años con el rostro desfigurado y con los brazos levantados golpeando una especie de burbuja de cristal gritando, ¡¡ayúdame!! ¡¡ven!! ¡¡ ayúdame!! ¡¡ ven!! Cada vez son más frecuentes los sueños. Muchas veces pienso que si hubiera indagado más podría haber hecho algo, incluso lo que él me pedía que le ayudara tal vez le hubiera salvado la vida o el alma, ahora a lo mejor está en esa burbuja para siempre por mi culpa, por no ir, no ayudar, me lo dijo tantas veces… desde entonces ya no soy el mismo y esos sueños se están apoderando de mi. PD. Esta es una historia original del gran autor Tonico, su primera obra literaria.

Realmente… ¿Qué sabemos de la vida…? ¿Qué sabemos de nada…? El ser humano es insignificante, es una mota de polvo en el universo conocido y por lo tanto no vemos mas allá de lo que nos dejan ver nuestros ojos. Todo empezó en una página online donde yo y mucha gente jugábamos a juegos de mesa. Yo tenía un compañero llamado García que siempre que coincidíamos jugábamos juntos como pareja contra otro equipo.

Lo bueno de jugar juntos es que nos reíamos y nos lo pasábamos genial. Ganáramos o perdiéramos él tenía una forma muy peculiar de saludarme. -Hola compi Yo le contestaba ¿Qué tal compi?, era nuestra forma de empezar cuando conectábamos, hasta que un día, un sábado sobre las 4:30 de la madrugada ocurrió lo siguiente… - Hola compi - Hola compi – le contesté como siempre - ¡¡Ayúdame!! - ¿Qué? Ya empezamos – pensé - ¿Qué le pasará a éste tío? - ¡¡Ven!! – me volvía a insistir ¿Pero qué dices?, no puede ser contigo, venga abro una partida y entras. Entonces García apagó su conexión repentinamente. A decir verdad, todo había sido un poco raro, pero no le di mayor importancia. Habían transcurrido unos 15 días sin tener señales de mi amigo cuando una tarde estando en el ordenador García se volvía a conectar. -Hola Toni -¡cómo! tú no eres García, esa forma de empezar… a mí no me engañas. -No es mi intención engañarte soy su hermano. -Hola que tal, ya me comentó García que tenía un hermano.

¿Qué le pasa que hace un par de semanas que no se conecta? ¿Está malo o qué? - tardó unos 20 segundos más o menos en contestarme. -Estás equivocado, dirás un par de meses. -Que va, si estuve jugando con él hará unos 15 días, segurísimo – le contesté extrañado. -Te voy a contar algo Toni, mi hermano falleció hace ahora 15 días, pero primero estuvo dos meses en coma por un accidente. De repente todo lo que me rodeaba, todos esos ruidos de la calle, niños, coches, todo se silenció y se me hizo un nudo en la garganta. -¡Pero era él, estoy seguro! - contesté yo. -No lo creo, además lo puedes ver en los periódicos locales de aquí por Internet, bueno sólo entré para decírtelo, él me habló mucho de ti, de que tenía un compañero de juego y se lo pasaba en grande, era para que lo supieras y que no lo esperes más, adiós .

Entonces sin parar un segundo fui directo a los periódicos de su ciudad y busqué accidentes que sucedieron en esos meses y desgraciadamente ahí estaba en mayúsculas, UN FATÍDICO ACCIDENTE ENTRE LAS 4:00 Y LAS 5:00 DE LA MADRUGADA DEL SABADO SE LLEVA LA VIDA DE DOS JÓVENES Y OTRO INGRESA EN COMA eran tres jóvenes de entre 20 a 23 años de edad. Yo en ese momento no sabía que pensar, que hacer, ¿era una broma o iba en serio?, desde luego los nombres y la edad coincidían, pero yo sólo pensaba que no podía ser. A partir de ese momento, todos los sábados a las 4:33 cuando estoy acostado en mi habitación se enciende el ordenador con un mensaje en mi pantalla. -Hola compi Desde entonces en mis sueños aparece un muchacho de unos 23 años con el rostro desfigurado y con los brazos levantados golpeando una especie de burbuja de cristal gritando, ¡¡ayúdame!! ¡¡ven!! ¡¡ ayúdame!! ¡¡ ven!! Cada vez son más frecuentes los sueños.

Muchas veces pienso que si hubiera indagado más podría haber hecho algo, incluso lo que él me pedía que le ayudara tal vez le hubiera salvado la vida o el alma, ahora a lo mejor está en esa burbuja para siempre por mi culpa, por no ir, no ayudar, me lo dijo tantas veces… desde entonces ya no soy el mismo y esos sueños se están apoderando de mi. PD. Esta es una historia original del genial autor Tonico, su primera obra literaria.

Advertisement