FANDOM


Para empezar, debo decir que nunca conocí a mi padre y que mi tercer apellido era Lang.

Hola. Mi nombre es Anthony Ferguson. Llevo 23 años con una mente perturbada y un sentimiento de odio debido a que yo fui una de las personas que vieron la parte más oscura del ser humano. Debo contarle a alguien mi historia antes de irme de este lugar, para no volver jamás.

Todo comenzó en el verano del 1996. Yo era un chico normal y corriente en el condado de Derby. Siempre le tuve miedo a los payasos. Pero un día, saliendo de la feria, me encontré con un payaso. Este era más agradable, y me dijo:

— Hola, niño. ¿Te gustan los dulces? —

No sentí tanto miedo al ver este payaso, pero le dije:

— Lo siento. Mi mamá dice que no debo recibir dulces de extraños. —

Continuó:

— Conozco a tu madre. Linda Ferguson, ¿verdad? —

Me quedé sorprendido. ¿Cómo ese payaso podría saber el nombre de mi madre? Lo cierto es que después de eso le dije que era mi progenitora.

— ¿Quieres venir a mi casa a jugar con mi hijo? Seguro que se llevarán bien. —

Dije:

— Ok, claro. —

Pensé que a mi madre no le molestaría que me fuera con un conocido suyo un rato, así que fui alegre a jugar con el muchacho.

Cuando llegamos, me percaté de que el niño estaba medio asustadizo y un poco nervioso. Pero cuando estuve presente con él, su expresión cambió. Nos divertimos mucho jugando a la PSX, y le pregunté que cuál era su nombre.

— Yo soy Tim, ¿y tú? —

— Anthony. —

Después, su padre se tenía que ir, así que nos quedamos a solas. Eso fue un poco incómodo.  Lo primero que hizo fue fijar su mirada en mí. Le pregunté si estaba bien, a lo que me respondió que sí, acto seguido me dijo:

— An… Anthony… ¿Puedo decirte un secreto? —

A lo que procedí a decir que sí. Ese fue el primer error.

Me dijo, de la manera más franca posible, que su papá secuestraba niños. Me quedé paralizado. Tenía muchas preguntas. ¿Tim era un niño secuestrado? ¿Yo estaba a punto de serlo? Traté de huir de aquí, pero ese fue el segundo error. Debía hacerlo, de todos modos, no obstante, necesitaba pruebas de lo que Tim me había dicho. Por suerte encontré un baúl que contenía cosas muy terroríficas. Lo primero que encontré fue un par de casetes con el nombre de "NLF: GB", "NLF: DD" y "NLF: DL". Después, encontré varias fotos de payasos, y todas y cada una de ellas decía en la parte inferior izquierda "NLF".

Tome todo, y después de que me disponía a irme, Tim me gritó:

— ¡Anthony! ¡Anthony! —

— ¡¿Qué?! —

Señaló a una puerta que daba hacia un pasillo no muy alumbrado, y con decisión fingida, entré. Y me arrepentí. Ese fue el tercer error.

Nada más abrir la puerta, me arrepentí. Era un cuarto mediano, en el que encontré muchos niños y niñas torturados, mutilados y, en el peor de los casos, asesinados. Antes de cerrar la puerta de golpe, de lo último que me percaté era de que había una caja de cigarrillos y una cámara.

Pasaron 5 años después de esa terrorífica anécdota. Investigué mucho sobre NLF, grupo conocido como "No Limits Fun", y llegué a la conclusión de que ese payaso era uno de los peces gordos de dicha agrupación. He intentado durante muchos años olvidar eso, pero no he podido. Siento que debo hacer algo. Lo he intentado, sin embargo, nadie me ha creído. Me he intentado suicidar, y siempre me tranquilizo con el pensamiento de que ese maldito debe pagar por lo que hizo y por haberme arruinado mi vida.
Clown20
Hace unos días, fui a la casa de ese payaso. Todavía recuerdo su dirección. Fui con un revólver, una navaja y una linterna, pero me percaté de que en donde debería estar la casa, solo habían escombros. Escombros, según lo que noté, de un incendio.

Volví a casa para revisar la evidencia y, cuando volteé una de las fotos, vi que decía lo siguiente.             

"William Lang, NLF."

Me he quedado pensando si ese payaso era mi padre, debido a que tenía mi apellido, y conocía a mi madre. He estado pensado sobre eso, con el revólver apuntando a la cabeza.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.