FANDOM


11/12/2177

Anoche me despertó alguien tocando suavemente mi cabello. Si hubiera estado completamente despierta, habría reprendido a mi hija, ambas somos plenamente conscientes de la orden contra el contacto directo entre los residentes.

Pero dormía, recordando las manos de mi madre, y la sensación de lo que la gente solía llamar hogar. Cuando encendí mi luz de emergencia, no había nadie más en nuestro dormitorio. Mi hija dormía en su cama.

13/12/2177

Me doy prisa escribiendo esto antes de que los generadores estén apagados. Justo ahora, mientras realizaba mi rutina nocturna de descontaminación, noté un olor extraño en nuestra habitación.

Era el olor del aire libre, del viento y del sol. Ancianos, ¿os acordáis de cómo ese olor se pegaba en la ropa de una persona después de venir de fuera? Embriagador. Mi hija dijo que olía a color.

17/12/2177

Hemos tenido otros sucesos inexplicables. Un grifo que se abre (que explica nuestro uso excesivo de agua el 15/12/2177). El olor de la hierba recién cortada. Pasos en el pasillo después del cierre. Imposible, lo sé. Y todavía…

Ancianos, ¿recordáis las historias de fantasmas?

Mucha gente murió en tan poco tiempo. ¿Y si el cielo, invadido de almas, cerró sus puertas?

¿Y si todas esas almas, sus vidas inesperadamente cortadas, vuelven a acechar a los pocos que sobreviven aún?

No os preocupéis. Sólo estoy reflexionando. Sé que no hay cielo, ni fantasmas. No preparéis la apertura de la esclusa para mí todavía.

19/12/2177

Mi hija ha estado hablando de cosas que ella no podría saber. El sonido de la nieve. Ponis en la fiestas de cumpleaños. Música. El mar.

Ella dice que una amiga, una niña, le susurra en la oscuridad. Lo confieso, no he reprendido a mi hija. Estamos siendo seducidas. Ella, por los recuerdos de otra persona del pasado. Yo, por mi cuenta.

20/12/2177

Estoy recibiendo la advertencia 40322B. He aconsejado a mi hija contra las fantasías ociosas. Nuestro único futuro es la Morada. La Morada es vida. Gracias ancianos, por este amable recordatorio.

22/12/2177

Estoy recibiendo la advertencia 88877A. Cumpliremos con las restricciones en nuestra habitación. Me disculpo por mi hija, que se ha emborrachado con estas visiones.

27/12/2177

Recibí el informe 384-99, que dice que justo antes del cierre, a las 9:51, mi hija fue observada haciendo gestos, como si conversara con otro residente, aunque estaba sola. A las 9:52, salió de la esclusa de aire voluntariamente, y se vio saltando de una manera infantil, antes de la aparición de las hemorragias. A las 9:53, intentó volver a entrar en la esclusa, sus intentos cada vez más desesperados por las convulsiones. La muerte le llegó a las 22:22.

Según el protocolo, una nueva hija me será asignada.

Ancianos, este informe es erróneo. Mi hija está aquí conmigo, en la morada. La oí cantar en la oscuridad anoche.

La reconocería en cualquier parte; el sonido de su voz, y su olor, como el desierto después de la lluvia.