FANDOM


Si están escuchando esta grabación, quiere decir que yo ya no estoy vivo, la investigación que he estado haciendo tenía como objetivo encontrar la cura para el cáncer, quería erradicar este mal de la faz de la tierra, gracias a las investigaciones del Doctor Marcus, quien fuera en mi maestría de la universidad, mi maestro, logró desarrollar un proyecto. “El Experimento 84-B”, el cual consistía en la manipulación del cuerpo humano, logrando perfeccionar la inmunidad en el ser humano.

Un accidente provocó que su laboratorio explotara, perdiéndose así, toda la investigación y los sujetos de prueba desaparecieron, recuerdo que cuando todavía tenía contacto con el doctor Marcus, logró mencionarme que tenia dos  ratas de prueba como a el le gustaba decirles, un hombre y una mujer, todos los resultados se perdieron no quedó absolutamente nada.

Un día decidí ir a ese laboratorio en ruinas  sin que nadie me viera me propuse a buscar  algún rastro para seguir con mis investigaciones, no fue fácil buscar, pero encontré una jeringa entre los escombros, en ella hallé una solución verde, algunas notas quemadas y sucias donde explicaban en grandes rasgos que era lo que hacia esa solución, las tome mirando con gran asombro los resultados de los experimentos en humanos, es perfecto.

Ese fue el principio del fin.

10 de octubre del 2000.  

Japón.  

Nagasaki.

Mi Nombre es Keitaro Shino Seto, Soy Medico oncólogo del instituto de investigación y genética de Japón, el gobierno me ha puesto a cargo de la investigación, cura del cáncer enfermedades degenerativas y terminales en el ser humano, después de estudiar en el extranjero terminando mi carrera en Harvard, regreso a mi país con esta gran responsabilidad me siento muy orgulloso.

El día de mañana recibiré un par de pacientes que tienen cáncer, este maléfico mal, el laboratorio que me han otorgado esta bien equipado, sigo experimentando con la “solución 84-B”, no cabe duda que el doctor Marcus era un genio, lastima que aun no le encuentren.

Leo el historial medico de cada paciente, uno es un joven de 27 años viene desde los ángeles california, estados unidos de nombre Jonathan Smith  y la otra es una niña de 7 años se llama Niwa Riku y es de OSAKA aquí en Japón, es muy pequeña para que tenga esa enfermedad, ella será mi inspiración para terminar con esta maldita enfermedad, pasaré a la historia como mi maestro hubiera querido, y gracias a él lo lograré.   

11 de Octubre del 2000.

05:00 de la mañana.

Hoy me encuentro muy emocionado, pues por fin conoceré a mis pacientes y al fin entraré en acción no puedo esperar más, tomaré una ducha para después desayunar algo ligero, parezco niño grabando todo lo que me está ocurriendo, no me gustaría dejar de mencionar nada, todo a partir de hoy pasará a la historia, apagaré un momento la grabadora y hasta que llegue al laboratorio le encenderé de nuevo.

07:00 de la mañana.

Por fin he llegado, me han informado que los pacientes ya se encuentran en sus habitaciones, creo que primero tratare al mayor, quiero ver en que condiciones ha llegado.

-Buenos días Jonathan, soy el doctor Seto, seré quien te cuidará intentando encontrar la cura para sanarte por completo.

El muchacho no mostraba ningún interés en lo que yo le decía, es más mostraba una actitud muy negativa, evadiéndome la mirada, voy a ser muy sincero el chico no se ve muy bien, de hecho en su expediente clínico solo le dan un mes de vida, las quimioterapias no han resultado nada bien, parece un ser cadavérico, los ojos no dejan ver vida alguna, me parece que el ya ha perdido las fuerzas para seguir luchando, esta más que decidido el será el primero en recibir la atención.

-¿no cree doctor que sería mejor, el dejarme morir?, esta enfermedad me ha devorado rápidamente, lo que usted hace es mentir, matar lo poco que me queda de vida con promesas que no cumplirá.

-No se a que te refieras, lo que te puedo decir es que yo nunca miento, si te estoy diciendo que te curaré es por que así lo aré, tengo mucha fe en la medicina experimental que tengo y que estoy desarrollando, hoy tendrás la primera dosis, comprobarás los resultados de la ciencia, ya no tendrás que pasar por dolorosos pasos o las quimioterapias, solo un par de inyecciones, ya verás que esto si te ayudará.   

-Si es verdad lo que usted me esta diciendo, no pierda más el tiempo, aquí me tiene.

Jonathan se dirigía a mí muy desafiantemente, me sonreía débilmente, en sus ojos se podía ver lo claro de las lagrimas que se negaban a salir por el orgullo del joven, tomé una muestra de sangre y la llevé al laboratorio, dejé que el ordenador computarizado me diera las lecturas de la muestra, una vez terminado la pasé a la solución 84b, haciendo una fusión de las células cancerinas para ver como es la reacción, gracias a los componentes se pudo crear un suero y un par de inyecciones personalizados para Jonathan, esto es sin duda alguna un gran paso para la cura final.

-Doctor la pequeña Riku, quiere verle, está muy inquieta por conocerle.

La enfermera entró para decirme, se me había olvidado la pequeña, estaba muy concentrado por los resultados del suero que perdí la noción del tiempo, me levanté de mi silla y dejé que las máquinas hicieran el resto, faltaba poco para terminar las dosis. Me dirigí a la habitación de la pequeña Riku, al entrar la vi sentada a un lado de su cama viendo hacia afuera de la ventana, cuando se percató de que había entrado volteo muy rápido, ella tenia puesta una batita blanca, como ya no tenia cabello llevaba puesto un gorro rosado, sus ojitos eran negros y brillaban mucho como si no estuviera enferma, esto me dio aun más las fuerzas para curarle.

-Hola doctor, estaba esperándolo, ¿acaso no me quería ver?, ¿me tratará como los demás doctores, que solo me lastimaron más?

La niña mostraba cierta tristeza en las palabras que me decía, tomé su historial clínico y pude observar que el cáncer de ella no estaba muy avanzado, todos los síntomas que ella presentaba a primera vista eran daños ocasionados por las quimioterapias o negligencia medica, me alegraba de que no estuviera grabe.

-¿Sabe una cosa doctor?, estoy muy feliz de que me mandaran aquí, pues mis familiares ya no me quieren.

Lo que Riku me decía no lo entendía, ¿por que me decía eso?

-¿Por qué dices eso?, ¿acaso tus papás te lo dijeron?

-Mis papás murieron hace un año, me cuidaban mis tíos, pero por que estoy enferma les he causado muchos gastos y decidieron entregarme como voluntaria para estos experimentos, ellos firmaron la autorización.

No podía creer lo que estaba escuchando, no entendía ¿Cómo unos adultos entregaron a una niña para pruebas de laboratorio?, me enojé pero sin que ella me viera. Me acerqué a donde ella estaba y le acaricié la cabeza.

Riku solo me sonrió al mismo tiempo que se subía a la cama para poder examinarla, hice lo mismo que con Jonathan, tomé una muestra sanguínea para fusionarla con la solución 84b la cual estaba dando resultados muy benéficos para la medicina mundial.

-Hasta mañana doctor, espero serle de utilidad para estos experimentos, me esforzaré mucho.

-No, tú no eres un experimento ni nada de eso, eres una niña, y como tal te curaré para que puedas regresar a la escuela y tengas muchos amigos, no vuelvas a decir eso, ¿de acuerdo?

Realmente ese es mi deseo para con Riku y Jonathan, es un compromiso con toda la humanidad, esto es solo el principio. Entré al laboratorio para crear el suero y las inyecciones para Riku, solo dejé que las máquinas hicieran los cálculos para la fusión molecular y compatibilidad celular, como ella es aun una niña es más fácil por el crecimiento en desarrollo; el suero para Jonathan ya estaba listo. Ahora tengo que ponerlo en su organismo, me dirijo a su habitación para las primeras inyecciones y aplicarle la bolsa de suero experimental.

-Bueno Jonathan, aquí me tienes, esta es la mueva medicina que he hecho a base de tu sangre, es una medicina exclusivamente hecha para ti, nadie más podría aplicarse esto, gracias a los avances tecnológicos y las investigaciones es posible curarte.

-Doctor Seto, no me engaña, eso no servirá, ya muchos han intentado, ni en mi país que es una potencia mundial ha logrado crear algo parecido y, ¿solo por que estamos en Japón cree que eso me curará? ; Solo será un fracaso más.

Aun el joven se mostraba muy incrédulo, pero prefiero los resultados a las palabras, los datos no fallarán esto será su cura definitiva. Me acerqué a el, aplicando la primera inyección en la yugular, para que vaya directa al torrente sanguíneo, deje una bolsa de suero aplicada, el resto es trabajo de la enfermera, ahora quiero supervisar el proceso de las inyecciones de Riku y su suero, si es como lo he previsto ya estarán listas para su aplicación.

11 de Octubre.

11:30 de la noche.

Primera aplicación del suero experimental de Jonathan, el joven se mantendrá en observación constante durante 24 horas. Antes de la aplicación de la vacuna el joven muestra una pigmentación en la piel de color grisácea, claramente un grado de desnutrición altamente avanzada, no presenta cabello alguno en todo el cuerpo, ahora solo esperaré hasta mañana para tomar más muestras.

-Bueno Jonathan, solo nos queda esperar, tengo mucha fe en esta vacuna, ya verás que pronto estarás bien.

-Le seguiré la corriente doctor, pero no es bueno darle falsas esperanzas a un muerto.

No le tomé importancia a esas palabras llenas de odio y rencor hacia la vida misma, Salí de la habitación y corrí al laboratorio para ver como avanzaba el proceso de Riku, mí sorpresa fue grande al ver que ya estaban listas las dosis y los sueros, me alegré y, de inmediato las tomé para la aplicación en la pequeña.

Entrando a la habitación de Riku ella estaba dormida, caminé muy despacio a la orilla de la cama para no despertarle, estaba preparando el suero y la dosis de la vacuna, estaba todo listo, pero por alguna extraña razón mire el rostro de aquella indefensa niña, hace años que yo había perdido a mi familia, mí esposa y mi hija, la cual si estuviera viva, tendría la edad de Riku, ¿acaso es por eso que le veo con mucho cariño? , su historia me parece muy triste;  decidí curarla para después tomarla en adopción como mí nueva hija, así ella ya no estaría sola.

12 de Octubre del 2000.   01:05 de la madrugada.

Procedo a inyectar la primera dosis de la vacuna experimental de Riku, así mismo dejó la primera bolsa de suero, ambas hechas a base de la sangre de la niña, repitiendo el proceso que con Jonathan.

-¿Doctor? ¿Qué esta haciendo?

Riku se despertó apenas sintió la inyección en la yugular, mirándome aun entre dormida.

-Nada mi pequeña niña, solo te estoy dando tu medicina para que pronto estés mejor y podamos salir a jugar.

-¿De verdad, doctor?, ¿me pondré bien como para salir a jugar?

-Claro mí pequeña, te curaré para que puedas vivir como una niña sana, veras que también tendrás una familia que te quiera.

-Gracias doctor, pero a mí no me quieren, por eso estoy aquí, no tengo una familia.

-Te equívocas mí niña, si tu quieres, cuando estés sana yo te adoptare, tu serás mi hija y yo seré tu papá, nadie jamás te volverá a hacer daño.

-Me encantaría, seré una buena niña para que me cure rápido y podamos irnos a casa, estará muy orgulloso de su nueva hija, papá.

-Claro hija, ahora solo duérmete, estaré aquí toda la noche, no me iré a ningún lado.

Cuando le dije esto a la pequeña Riku, me sonrió tiernamente, se acomodó de nuevo en su almohada para seguir durmiendo, me agache para darle un beso en la frente, ella tomó mi mano por debajo de sus cobijas, me acerqué una silla y me quedé toda la noche a cuidarla.  

12 de Octubre del 2000.  

07:00 de la mañana.

Me han despertado las enfermeras para que fuera a ver de inmediato a Jonathan, pues al parecer ha pasado algo que les ha dejado impresionadas, Riku se encontraba aún dormida, le arropé y me levante rápidamente de la silla dirigiéndome a ver a Jonathan, al entrar a la habitación le vi sentado en su cama, estaba muy contento, su cuerpo parecía otro, tenia cabello rubio su piel mostraba un color sano, la desnutrición había desaparecido por completo.

-Doctor, creo que le debo una disculpa, las vacunas han dado un resultado increíble, estoy curado gracias a usted.

Jonathan me agradecía muy contento, yo no daba crédito a lo que estaba viendo en esos momentos, llamé a las enfermeras para que checaran signos vitales, los cuales al parecer están bien aparentemente.

-No sabe doctor lo que esto significa para mí, mí familia estará muy contenta al verme llegar a casa sano y salvo, pero sobretodo curado en tan poco tiempo, usted es un genio de la medicina moderna.

-Calma, aun no podemos cantar victoria, tengo que tomar una muestra de tu sangre y ver como ha progresado la vacuna en las células cancerinas. Tenemos que descartar toda posibilidad de reacciones secundarias en tu cuerpo, por lo menos tienes que estar en constante observación, si todo esta en perfecto estado en menos de una semana estarás libre y totalmente curado.

-Claro doctor, usted me ha dado esperanza, tengo mucha fe en que me curará por completo en menos de una semana. El suero y las vacunas son un milagro.

Jonathan estaba fascinado con los resultados, yo estaba aún en shock no podía creer que en menos de 24 horas obtuviera estos resultados, ¿si en un joven de 27 años había logrado tal avance, que esperaría en una niña de 7 años?, tomé la nueva muestra de sangre de Jonathan llevándola rápidamente al laboratorio para examinarla.

Mi sorpresa fue mayor al ver como las células cancerinas eran destruidas por completo por la solución 84b no permitiendo más la expansión del cáncer, ¿era esto posible? ¿Qué es lo que el profesor Marcus creó?, para ser sincero esto me ha empezado a dar miedo, no hay en el mundo quien pueda explicar esto, he logrado duplicar la solución 84b, ¿pero como podría aplicarla en más de un uso?, si esto callera en manos equivocadas podría ser un gran problema.

-Doctor la pequeña Riku quiere verle, doctor, ella también muestra cambios muy significativos, parece ser que esta completamente curada.

Al escuchar esto me alegré, pero también tengo mis dudas, dejaré escaneando la muestra sanguínea de Jonathan, para después tomar una más tarde y volveré a repetir el proceso, ahora lo importante es ver los cambios en Riku. Al ver a mí pequeña no pude disimular la felicidad que sentía en esos momentos, se encontraba sentada en la orilla de su cama, su piel era de un color rosado claro, se le veía mejor, sus ojitos brillaban aun más, el cabello le había crecido, es de color negro intenso, muy largo le llega por debajo de las rodillas, está hermosa.

-Hola Papá, mira ya tengo cabello de nuevo, me siento mejor, ¿ya me he curado?

-Eso espero hija mía, aun estamos en los primeros avances, hay que tener paciencia verás que pronto estaremos juntos como una nueva familia.

Me acerqué a la cama para abrazar a mi pequeña hija, y al igual que con Jonathan tomé una nueva muestra de sangre para examinarla. No quiero tener un error en mis pacientes, además que tengo que escribir los progresos para mis superiores los cuales no tardarán mucho en querer ver resultados, pero para eso tengo hasta fin de mes.  

13 de Octubre del 2000.  

11:00 de la mañana.

No ha habido algún cambio en las muestras sanguíneas de ambos pacientes, ellos han mejorado bastante en menos de 48 horas, Jonathan ha dejado ver el desarrollo y crecimiento muscular en todo el cuerpo, las pruebas han salido excelentes, su memoria es mejor, también ha incrementado su apetito. La pequeña Riku muestra un desarrollo claramente más avanzado, su inteligencia es superior a el de un niño de su edad, su cuerpo muestra una resistencia mayor que la de Jonathan, también ha aumentado su ingesta de alimentos, aun no se les ha aplicado la segunda dosis de la vacuna, ni tampoco del suero, quiero ver hasta donde son capaces de llegar antes de necesitar la segunda dosis.

14 de Octubre del 2000.

07:00 de la mañana.

Hoy he mandado los papeles de adopción a la familia de Riku, espero que acepten sin ningún problema, también les he mandado algunos resultados de los avances del estado de ella, ya casi han pasado 72 horas y aun no muestran alguna reacción secundaria, hoy es un buen día para salir del laboratorio con los pacientes, creo que los llevaré al parque de diversiones para que puedan distraerse y vean la vida con nuevas expectativas, espero que les agrade la idea.

05:30 de la tarde.

Hemos regresado del paseo por el parque de diversiones, todo estaba saliendo muy bien, pero de pronto Jonathan se empezó a comportar agresivamente con todas las personas en general, Riku se sintió muy mal, el cabello se le empezaba a caer de nuevo, ¿acaso necesitará la segunda dosis?, ¿habrá llegado a su limite?.

Le he administrado la segunda dosis a Riku, la pequeña esta conectada a un respirador, le he puesto su segunda bolsa de suero, parece que esta sufriendo alguna reacción secundaria, podría ser por su edad, a lo mejor su pequeño cuerpo no resista el proceso de adaptación a la vacuna, tiene el riesgo de que el cáncer vuelva o puede morir en el proceso. Jonathan no ha mostrado cambio alguno, su comportamiento es cada vez más agresivo, solo se la pasa comiendo, esto no es normal, creo que checare las muestras del laboratorio.

11:00 de la noche.

Riku sigue sin responder al tratamiento con la vacuna experimental 84b, las enfermeras me han dicho que Jonathan se ha quedado dormido, eso de algún modo me tranquiliza, una preocupación menos. Ya he checado las muestras de Jonathan, es increíble lo que he descubierto, al parecer las células se han adaptado muy rápido, el crecimiento en masa es increíble, creo que eso explica el porque de el desarrollo muscular, y de el porque tiene esa fuerza, también explicaría su comportamiento agresivo. En cambió, el diagnostico de Riku no es bueno, la vacuna 84-b no le ha ayudado, por lo que puedo apreciar de los datos, las células están muriendo, el cáncer no regreso como esperaba, ella simplemente esta muriendo y no se el por que de esta reacción, estaba seguro de que esto funcionaria.

15 de Octubre del 2000.

01:30 de la madrugada.

Me han despertado algunos gritos de las enfermeras, aun me encuentro en el laboratorio, me quedé dormido al querer encontrar una cura para ayudar a mi pequeña Riku, desafortunadamente aun no la encuentro, por el momento es más importante ver que es lo que está pasando afuera, ¿Qué es lo que ha ocasionado los gritos de las enfermeras?.

-¡ALERTA! ¡ALERTA! TODO EL PERSONAL EVACUE DE INMEDIATO EL EDIFICIO, HAY PELIGRO BACTERIOLÓGICO.

La alarma bacteriológica se encendió, esto no puede estar pasando, tendría que haber un derrame en el laboratorio para que ocurra eso. Tengo que darme prisa, debo de llegar a donde esta Riku, tengo que ver como sigue y evacuarla también, no debo olvidarme de las vacunas y las muestras.

-Dios mío, ¿pero que ha pasado aquí?

Al salir del laboratorio vi en el pasillo a algunas enfermeras tiradas en el piso desangrándose, las paredes mostraban rasguños que parecían hechas por alguna bestia,  eso es ilógico aquí no tenemos anímales, eso fue lo que pensé, trate de examinarlas para ver si podía ayudarlas, pero era inútil, todas estaban muertas, les habían devorado algunos órganos.

-¿Qué clase de animal pudo haber hecho esto?, ¡Oh no!, Riku esta en peligro, está sola en su habitación, tengo que salvarla.

Sigo avanzando hacia la habitación de Riku, todo a mí paso esta manchado de sangre y algunas partes humanas, puedo escuchar algunos pasos que claramente son hechos por algo muy pesado, tal vez sea la bestia que ocasionó toda esta carnicería, gracias al cielo no se encuentra cerca del cuarto de Riku, tendré que ser muy sigiloso, no debo de hacer algún ruido.

-Que alivio, Riku esta intacta en su cama, sigue bajo los efectos de la vacuna, el suero aun no se termina, tengo que sacarla de este lugar, ¿pero como le haré?, esa cosa sigue por los pasillos, aun escucho los gritos de las enfermeras que han tenido la desgracia de cruzarse en el camino de esa cosa.

-Doctor Seto, tenemos que salir de aquí, Jonathan es el causante de todo esto, yo le he visto, es un monstruo con mucha hambre, el ha matado a todas mis compañeras, ya he llamado a la policía, pero no me hicieron caso, dicen que estoy jugándoles una broma, por favor doctor hay que salir de aquí.

-Claro enfermera ayúdeme a sacar a la paciente de aquí, es una niña y no se puede quedar, debemos salvarla.

-Doctor ella también lleva el mismo proceso que Jonathan, de seguro ella también se convertirá en un monstruo, ¿de donde ha sacado el suero experimental 84b? Es el causante de estas abominaciones.

-Deje de decir estupideces y ayúdeme, es solo una niña, no es un monstruo, solo quiero darle más vida, ella es mi nueva hija, nos iremos a vivir lejos de aquí.

-Usted se ha vuelto loco doctor, no le puedo ayudar a sacar a un monstruo del laboratorio, perdóneme yo me voy de aquí.

La enfermera salió corriendo, pero su andar fue interrumpido por un rugido, seguido por el grito de la enfermera, escuche unos pasos, los mismos pasos pesados que escuché al salir del laboratorio, ¿Qué demonios es eso?, no se si Jonathan esta bien o si ya, lo han matado.

Ahora todo está en silencio, escucho los pasos de la enfermera regresar al cuarto de Riku, debo proteger a mi hija, creo que las jeringas me pueden ayudar, tengo un bisturí en la bolsa de mi bata, también lo tendré en cuenta.

-Doc…tor…es…Jona…tan…

La enfermera se desvaneció después de haberme dicho esto, aun no lo entendía, ¿Qué tiene que ver Jonathan en todo esto?, tengo muchas cosas ahora en la cabeza, no se por donde empezar.

-Doctor Seto, creo que me ha perfeccionado, miré mi nuevo cuerpo, he descubierto que mi hambre se zacea al comer carne humana, es muy fácil sacarles las tripas a las mujeres, pero es todo lo que encuentro a mi paso, no puedo contenerme, y la verdad me gusta.

No podía creer lo que estaba al pie de la habitación, era Jonathan, pero estaba totalmente transformado, la vacuna no le afectó como a Riku, la vacuna logró hacerle mutar en una clase de monstruo, su cuerpo mostraba enormes músculos, los dedos de sus manos estaban sustituidos por enormes garras, no tenia cabello, el cráneo era más pequeño, la boca tenía grandes dientes y una lengua enorme, estaba manchado de sangre casi en su totalidad, no mostraba arrepentimiento, parecía muy feliz,  su piel es arrugada de color gris, parece ser muy resistente.

-No Jonathan, ¿pero qué has hecho?, ¿Cómo pudiste matar a todo el personal de enfermería?

-No, yo no he hecho nada, usted me hizo lo que soy ahora, me curó del cáncer, me dio una nueva vida, un nuevo cuerpo, soy su obra maestra, pero solo hay un pequeño problema, sigo teniendo mucha hambre y bueno, ya no hay presas vivas, solo queda usted y la pequeñita durmiente. Elija doctor, ¿A cual de los dos me comeré primero?

Estas palabras me dejaron paralizado de miedo, no sabía que hacer, no es posible que mi maestro Marcus, trabajara para lograr estos resultados, pensé que era una cura para las enfermedades que acongojan a la humanidad, pero es todo lo contrario, es una sustancia creadora de monstruos, dios que he hecho, primero Jonathan y después mi pequeña Riku, entonces,  ¿cuando ella despierte se convertirá en un monstruo más?

-Bueno doctor, como no se decide, escogeré por usted, y como no he probado mi fuerza en un hombre, creo que sigue en el menú, la niña me servirá de postre.

Mi cuerpo paralizado no era capaz de defenderse, vi como lentamente Jonathan se arrojaba hacia mi, era inevitable mi muerte, todo se había perdido.

-No permitiré que le hagas daño a mi papá, yo le protegeré.

Era la voz de mi pequeña Riku, sentí como una fuerza sobrehumana me lanzó a un lado de la cama, pude observar como mi pequeña niña se enfrentaba a Jonathan, Riku no mostraba cambios como los de Jonathan, la piel se le había tornado de color blanca, sus ojitos mostraban un rojo intenso, su cabello, el largo cabello negro de Riku creció más, y con este mismo logró someter a Jonathan, no lo podía creer, su cabello era parte de sus extremidades lo podía controlar a voluntad, el cabello estaba vivo, esa impresión causó en mí, el desmayó.

15 de Octubre del 2000

03:15 de la madrugada.

He despertado en la habitación de Riku, ella esta sentada a mi lado, Jonathan aun sigue bajo el poder del cabello de Riku, no puede moverse, aunque el esté enojado no consigue romperlo.

-Papá, ¿estas bien?, perdón por arrojarte de esa manera hacia la pared, pero si no lo hacía el te hubiera hecho daño.

-Maldita mocosa, que no ves que el nos tiene miedo, somos monstruos, hemos dejado de ser humanos, ahora todos nos perseguirán para matarnos, sería mejor matarlos antes de que ellos vengan por nosotros, y tu no serás una excepción.

-Eso no es cierto mi papá, siempre me querrá como soy, el me dio este cuerpo sano para poder salir de aquí, seremos una familia feliz.

-Niña, tu si que te la creíste, el doctor si que te ha lavado bien el cerebro, ¿una familia feliz?, que pena me das.

-Nos iremos de aquí a nuestra casa, ¿Verdad papá?

No pude contestarle a Riku, ahora ella representa una amenaza para la humanidad, tengo que detenerlos y eliminarlos, el edificio se encuentra sellado por el posible contagio bacteriológico, no se abrirá hasta que el problema sea eliminado, y la única forma es quemar todo el edificio, de esa manera todo lo relacionado con el doctor Marcus y la sustancia 84b se perderá definitivamente y no habrá más estos errores científicos.

-Lo lamento mucho mí querida Riku, no podré mantener mi promesa, somos un peligro para la humanidad y me temo que nos quedaremos aquí para siempre, perdóname.

Mis palabras lograron confundir a mi pequeña que no paraba de llorar, a tal grado de que perdiera la concentración de su hermoso cabello, Jonathan se logró liberar y con un rápido movimiento logró arrancarme de tajo el brazo izquierdo, caí al suelo por el dolor, me estaba desangrando rápidamente, mi sangre logró salpicar el rostro de mi pequeña niña, la sensación de sangre hizo que ella se alzará con ayuda de su cabello, tomando de nuevo a Jonathan, lo sujetó por las cuatro extremidades  acercándolo a ella, le sonrió retorcidamente.

-Por tu culpa, por tus palabras, mi papá ya no me quiere a su lado; ahora tú pagarás por eso, dulces sueños hermanito Jonathan.

Dicho esto, le atravesó con cada cabello, como si de agujas se tratase, Jonathan solo se limitaba a gemir, se ahogaba rápidamente con su propia sangre, Riku solo se reía y lloraba amargamente, me miró de reojo, volvió la mirada hacia Jonathan,  con un par de tirones le partió en dos, salpicando todo de sangre, como si se tratase de una hoja de papel, ahora Jonathan se encontraba esparcido en pedazos por toda la habitación.

Antes de que termine la grabación, y que mi vida se acabe, tengo que admitir que me da mucho gusto saber que salvé la vida de una niñita hermosa, no pude cumplir mí promesa de sacarle de aquí y darle una vida nueva, donde yo fuera su papá y ella fuera mi hijita, pero el saber que ella estará viviendo, me hace muy feliz, mi niñita perfecta, vive feliz por los dos.

Te quiero.....Hija.....mía.

15 de Octubre del 2000.

Japón. 

Nagasaki.

06:30 de la mañana.

Mi papá esta dormido, escucho como algunas personas quieren entrar al laboratorio de mi papá el me encargó que viviera por el, no me dejaré atrapar por las malas personas, me iré a la casa de mi padre y viviré feliz ahí donde el quería llevarme. Mi nombre es  Keitaro Niwa Riku, Hija del Doctor, Keitaro Shino Seto.

Soy una niñita perfecta.