FANDOM


Todo niño sabe que a la hora de dormir nuestra mente nos puede jugar una mala broma. Pero, no siempre es como todos creen.

Yo estaba sola en mi casa, me gustaba la idea de quedarme sola ya que no tenía que aguantar ni a mi hermano, ni a mis padres. Y podía quedarme en la computadora, viendo televisión o jugando videojuegos en paz.

Pasaban las horas y empezaba a hacerse de noche y mis padres no habían llegado, me extrañó, pero aún así decidí irme a dormir, ya que estaba muy cansada. Fui a mi habitación y me acosté en la cama esperando dormirme por mí sola.

Pasaban las horas y yo dormía profundamente hasta que un sonido me despertó. Salté de la cama y fui a investigar qué había pasado. Fui a la habitación de mis padres, al baño, pero no había nada. Entonces decidí dirigirme a la cocina, y vi un espectáculo horrendo, mis padres estaban degollados y descuartizados.

La cabeza de mi madre estaba en el fregadero y la de mi padre en el congelador, y mi hermano había sido ahorcado y le habían sacado las tripas. Comencé a llorar, fui corriendo a mi habitación y me escondí bajo las mantas, esperando a que fuera solo un sueño y despertara lo mas rápido posible.

Eran las 4:00 AM y yo seguía dormida, pero sentí que alguien me respiraba en el cuello. Abrí los ojos y vi una sombra en el espejo, frente a mí. Me escondí bajo las mantas y esperé a que desapareciera. Pero cuando abrí los ojos sentí como un frío filo atravesaba mi pecho.

Comencé a toser sangre y a ver todo mi mundo oscurecerse ante mis ojos.

Lo último que vi fue un rostro completamente deformado y con una sonrisa enorme y retorcida mirándome qué me susurró:

-Saluda a tu familia de mi parte.