FANDOM


Estoy abrumado, todo a mí alrededor da vueltas. Escucho la risa más maquiavélica que alguien puede escuchar. Proviene de un joven con un bate de baseball. Siento un fuerte dolor en mi cabeza, es punzante. Mi mente sigue dando vueltas, no soy capaz de idear un plan de escape, me siento…Desorientado, si desorientado es la palabra.

¡PAM! Nuevamente, siento un increíble dolor en mi cabeza, vuelvo a escuchar esa risa de antes, esta vez tiene un sonido espeluznante. Como si fuera un demonio quien la produjese. ¡PAM! Otro golpe, ya era capaz de entender lo que sucedía. Alguien, no, ese joven, era el que me estaba aplastando la cabeza. ¿Cómo llegué a esta situación? ¿Por qué me pasa esto a mí? Dudas que poco a poco vayan a desaparecer con una serie de recuerdos que llega a mi mente.

21 Horas antes: 23 de septiembre de 2017. Editar

-Hijo, baja el desayuno está listo.-Dice la dulce voz de mi madre.

Me levanto del ordenador, había pasado toda la noche sin pegar ni un ojo. Todo el día en la PC. Es que estaba con unos amigos en una página de Creepypastas. Hablando de una leyenda urbana de la misma. La historia en sí era muy compleja, de un ser “Admoudeus” Que tenía la obsesión de hacer un maligno juego cada año. En sí, se dice que muchos usuarios participaron en ese juego. ¡Y TERMINARON MUERTOS! O así dice esa leyenda. Voy bajando a la cocina a buscar mi comida, estaba deliciosa. Saboreando la comida, recuerdo partes sangrientas de la Creepypastas que me contaron y vomite.

Mi madre se asustó mucho. Y me dijo que si quería ir al hospital. Yo amablemente respondí que no, le explique lo que sucedió, aunque sí detallar mi amor por las historias de terror. Ella creía, que si eras adicto a esas cosas podrías tener algún problema mental. Ella me recomendó no leer más de esas historias. Y yo desobedeciendo, fui a mi cuarto a terminar de leer la leyenda de Admoudeus. Termine la historia, me encanto por completo. Aún mas la historia de Mikael90.

<<Pobre chico, si eso me ocurriera mi lo pasaría mal. >>

Luego de unas horas, me encontraba en la escuela. Hoy tenía clases, aunque me iba a reunir con mis amigos para pasarnos algunos apuntes de la clase de Biología. Luego de platicarles la historia de Admoudeus y pasarnos los apuntes, entramos al salón.

-Bien Alumnos, ¿Estudiaron para el Examen?-Dijo el profesor Lauthyn

<< ¿Examen?>>

Todos los alumnos, teníamos cara de perplejos. Él jamás habló de ningún examen.

-Profesor, con todo respeto. Usted jamás nos habló de ningún examen. ¿Cómo quiere que estemos preparados para el?

-Si, que les mencione algo para ello.

-Claro que no-Dijo toda la clase al unísono.

-¿Enserio? ¿Y que son los apuntes que dije que investigaran? Para romperlos y hacer avioncitos de papel acaso. ¡No ¡Era prepararse para el examen, muchachos. Preparados o no. Saquen su hoja de examen que dictare las preguntas.

Estaba furioso, no tenía idea que responder. Me imagine mil y un maneras en las cuales el profesor podía fallecer. Entendía que esos pensamientos eran de índole maligna. Pero era inevitable, con ese profesor específico.

Después de terminar el examen, Salí del salón, y fui al baño.  Estaba solo, eso era bueno. Iba a tener que estar solo para evitar vergüenza. Sentía un fuerte dolor de estomago, pensé que seria una clase de diarrea. Ese baño iba a oler a muerto literal. Termine mi labor, al salir me encontré con la sorpresa de que una niña estaba dentro del baño en frente de mi puerta, donde yo me encontraba haciendo del 2.

-¿Eh? Niña, ¿Perdiste algo?

-Si, fue hace mucho. Quiero evitar que de igual forma tú lo hagas.

<<No se porque esto me recuerda a cierta leyenda japonesa>>

-¿Y que crees que voy a perder?

-La vida, Mikeal está aquí. Viene por ti, cualquier persona que averigüe su historia está condenada. Todo por el juego de Asdmend hace 7 años.

-Niña. Me agrada que te gustan los Creepypastas. Pero no son historias reales, la historia de Mikeal jamás fue real.

<<Al igual que Barbie y Dora la exploradora, pero si digo eso probablemente la traume>>

-Si quieres hacer caso a mi advertencia o no, ya no me importa. Solo tenía que avisarte, depende de ti ahora, ¿Pederasta?

-¿Que demonios?-Dice el profesor Lauthyn al entrar al baño.

-Profesor, puede explicarlo. Verá, lo que sucedió es que.-Dije eso, y la niña se desvaneció en el aire. Y el profesor cayó al suelo. Muerto.

Luego de todo esto, fui llevado a Dirección. Me creen culpable del asesinato del profesor Lauthyn.

Me mantuvieron con las manos amarradas con cuerdas. Me interrogó la policía, les dije todo, incluso lo de la niña, ellos se alejaron. Comenzaron a susurrar entre sí viendo en dirección a mi. Yo lo sabía, ellos pensaban que yo estaba loco. Pero yo sé lo que vi, se que mató al profesor es esa niña. Y también se algo peor, esa niña decía la verdad. Y Mikeal va a venir por mí.

En un principio, me sentía asustado. Más adelante me relaje, dentro de poco me permitirían informar a mi madre de lo ocurrido. Ella me culpará, no había duda. Lo más probable es que les diga que enloquecí debido a los Creepypastas y material de terror que consumo todos los días. Pero sería de cierta manera reconfortante, ver a mi madre. Los policías se acercaban a mí. Con miradas de tristeza.

-Joven, su madre ha fallecido.

.-No es posible-Dije devastado.

-Su madre, mientras salía de casa, fue asesinada brutalmente con un objeto contundente en la cabeza.

Ellos me detuvieron, pasaría lo noche en la comisaría. Después verían se habría juicio para encarcelarme. Aunque por ser menor de edad, no duraría mucho. Me encontraba preocupado, el guardia en la puerta, era un tipo de aproximadamente 26 años. Que se veía desnutrido, casi que el viento se lo lleva. Si Mikeal venía a buscarme, lo mataría sin problemas. Y yo sería el siguiente.

Me acosté en la cama detrás de las rejas, tenía miedo, pero logre conciliar el sueño.

En el sueño, podía escuchar voces, me encontraba caminando alrededor de puente. El puente era largo. De cemento. Y ancho, podía caminar mucho, mientras lo recorría pude ver a mi madre. Corrí hacia ella para abrazarla, ella al verme, rompió en llanto y abrió sus brazos. Antes de poder alcanzarla, un auto llego de la nada y la atropelló. Haciéndola caer del puente. Caer en dirección al mar que yacía abajo. Furioso, decidí caer a piedras ese auto, y el auto parece que no le gustaron mis acciones. Este retrocedió y parecía decidido a chocarme. Corrí lo más rápido que pude. Y puse obstáculos en su camino. Como piedras y demás. Hasta que encontré de la nada alambre de púas, bastante filoso. Lo puse en el suelo y corrí. Y el auto se le desinfló las ruedas, al caer en la trampa. Del auto, salieron mis mejores amigos. Ambos me dispararon en el pecho. Para luego yo caer muerto. Y vi como me remataba una figura con un bate. Y en ese momento me desperté.

Me levante agitado, asustado y confundido. No sabia que significaba esa pesadilla tan horrible que acababa de tener.

-Hey viejo ¿Estás ahí?-Dijeron dos voces al unísono. Estaban en la ventana, habían trepado la comisaría.

-No, váyanse-Dije al descubrir que eran mis amigos.

-De que hablas viejo, venimos a visitarte, a ver si estas bien.

-Pues ya lo comprobaron, pueden marcharse.-Dije en voz alta y severa.

-Oye, no enfades, relájate galán. Solo veníamos a preguntarte algo.

-Pues que sea rápido.

-Claro, seguro tienes mucho qué hacer-Dice sarcásticamente uno de ellos señalando la celda.

-Quiero dormir, mejor date prisa.-Dije ya furioso, aún asustado recordando quienes provocaron mi muerte en el sueño.

-Ok bella durmiente ¿Fuiste tu quien mató al profesor Lauthyn?-Dice en todo dudoso.

Pensé bien lo iba a decir antes de contestar.

-Si, fui yo. Quería recrear una escena de una Creepypastas que leí hace unos días.

Ambos quedaron impresionados con mi respuesta.

-Amigo, nos sentimos. Genial al saber que es asi.-Entraron a la habitación donde estaba yo en mi celda. Acompañados con una bolsa negra.

-¿Qué es eso?-Dije anonadado y sospechando de que se trataba.

-Es el cadáver  Jennifer Jones. La chica de 4 que nunca nos hizo caso. Tú nos inspiraste a hacer esto. Liberar a la bestia que tenemos dentro, liberar a Admoudeus. De eso se trata asesinar-Dice eso para luego soltar una risa sádica.

-Chicos…saquen ese cadáver de aquí. El guardia esta del otro lado-Dije de un tono tratando de no parecer asustado.

-¿Qué? Tan cobarde eres. No amigo hay que hacer esto, te sacaremos de aquí. Causamos estragos en la calle-Dice eso para luego abrí la puerta de la habitación y que el guardia desnutrido se sorprendiera.

-Chicos, no hagan esto esperen. Les diré la verdad. Yo no he matado a nadie. Eso esta mal.

Ambos quitaron la atención del guardia para dirigirse a mí. Uno de ellos sacó una pistola y le voló la tapa de los sesos al guardia el otro me apuntaba a mi.

-¿Qué mierda acabas de decir?

-Lo mismo que acabas de escuchar. No maté a nadie, cosa que ustedes si.

-Siempre supimos que eras, idiota. Pero no que fueras estúpido. Amigo, siempre te recordare, a final de cuentas. Tú nos inspiraste. Adiós.

El tiro logra darme en el estomago, me retuerzo en el suelo de la celda. Y cuando iba a dar el tiro de gracia en la habitación se escucha una gran pelea. Que no logro ver. Estaba sufriendo por el dolor. Escucho el grito de pánico y agonía de mis amigos, ambos estaban siendo asesinados. Podía saberlo, aunque el dolor evitaba que volteara a ver. Estaba consciente de quién estaba detrás de mí. Mikeal, la niña me lo advirtió.

El ahora estaba dentro de la celda, no tenía idea de cómo pudo lograrlo. Voltee, quedando boca arriba en el suelo…

En el presente. Editar

-Ahora lo recuerdo, así fue como paso. Mikeal90. El del juego de Asdmend. Tu.-El al escuchar eso dirige nuevamente un golpe de su bate a mi cabeza.

Esta vez, uno de mis ojos salió de la orbita. Me encontraba vomitando, pude levantarme momentáneamente, a decir mis últimas palabras.

-Nunca fuiste el ganador hijo de pu…-Él vuelve a batear con todo y mi vida se acaba.

-Yo Seré el ganador. ¡Yo! –Dice Mikeal, ese joven de aproximadamente 16 años, con un bate béisbol ensangrentado. Tenía una camisa de rayas negras y naranjas. Un pantalón de mezclilla y unas botas color café. Su rostro era moreno con una cicatriz en forma de triángulo en su boca. Y le faltaba 1 ojo. El después de asesinar al joven: Christian serratos. Se va dejando el cadáver en el suelo.

Esta es la víctima número 19 de Mikeal. Aunque los investigadores, dicen que este asesinato fue perpetrado. Por una persona que tenía malas relaciones con la familia Serratos. Relacionando la muerte de la madre y de Christian. Aún se investiga el caso. Los investigadores siguen sin entender esas palabras que siempre encuentran a medida que encuentran información: Asdmend y Admoudeus. Bueno, hay un investigador que quizá logre averiguar esto. Y acabar con siempre la maldición de ese sitio de Creepypastas…

Autor: MegaJch Editar

MegaJch Avatar Mega No es tan difícil, la decisión correcta es la que te mantiene con vida. 00:41 19 mar 2017 (UTC)