FANDOM


Traabajo

Todos tenemos nuestra forma de lidiar con ello. Connie, de contabilidad, puso un frasco de Vaporub en la recepción, algunas personas se frotaban un poco por encima del labio antes de entrar. Yo simplemente respiro por mi boca, muestro mi tarjeta antes de dirigirme a mi escritorio mirando mis zapatos. El aroma de los cuerpos en el techo aun te incomoda, pero para nada estás tentado a mirar hacia arriba para convertirse en uno de ellos.

Llevo trabajando aquí desde hace mucho tiempo, por lo que mi escritorio está bastante limpio. Un montón de propaganda mensual de la compañía que nadie lee, algunas tazas de café (Super Papá, una de navidad, ya sabes…) y un dedo gordo del pie que no me he atrevido a tocar. Algunos de los chicos nuevos de recursos humanos tenían que sentarse debajo del cadáver licuado del pobre diablo que sustituyen. Sandeep, un tipo indio del cubículo de al lado, tiene ese mismo problema. Se sienta ahí temblando la mayor parte del día, no sé lo que se supone que debe estar haciendo. Una vez saltó de su silla cuando un trozo de la cara de Annette cayó sobre su teclado, pero luego recordó la única regla: no mires arriba. Nunca. Tan solo mantén tu cabeza abajo y sigue trabajando, lo que no puedes ver no puede hacerte daño.

Al principio, aparentemente, podías mirarlo. Jared, de ventas, dijo que es como una especie de telaraña de moho negro colgando del techo. Nunca le presté demasiada atención porque era un gilipollas aburrido, pero nos mantenía informados con sus pequeñas noticias hasta que un día se lo llevó como una rana se lleva a una mosca. Estuvo gritando hasta que sus pulmones acabaron cayendo sobre la fotocopiadora, pero seguimos mirando abajo. No eran nuestros asuntos.

Algunas veces los ejecutivos se pasean por nuestros cubículos. Nunca nos hablan, pero hacen ruidos de que todo está bien. Andrew, de IT, susurra siempre sus bromas sobre que la Estrella de la Muerte esta lista, pero sé que él también se da cuenta. Los trajes que visten ya no parecen frescos, están mullidos como el moho. Debe de ser la última moda o algo así. ¿No?

No es mi problema, debo de volver al trabajo.