FANDOM


Era Haloween del año 2017, la época donde los niños piden dulces y se disfrazan, donde se hacen bromas y se asustan a las personas. Haloween es de sustos y diversión, pero no fue tan divertido para alguien.

En una casa como cualquier otra, se encontraba una familia en la sala viendo un especial de películas de terror. Había una niña pequeña de cabello marrón y ojos negros, una señora y un señor mayor sentados al lado y, tirada en el suelo, se encontraba Misa, una joven de 16 años de cabello negro y ojos marrones. Luego de que terminaran de ver la película que daban en la tele, la niña pequeña se levanto:

-!Es hora de pedir dulces¡- dijo la niña mientras subía las escaleras corriendo hacia su cuarto.

-¿Tu vas a ir?- pregunto la señora a Misa, la cual se levanto del suelo.

-Voy a una fiesta de Haloween, me disfrazare de Carrie de la película “Carrie: un extraño presentimiento”- les dijo Misa mientras subía las escaleras.

Al subir se encontró con su hermana disfrazada de vampira, Misa rió un poco y fue a su cuarto, se coloco una peluca de color amarillo y un vestido simple blanco, lo que usaba y también un poco de su piel estaba llena de pintura roja como si fuera sangre, a ella le gustaba mucho las películas de terror, en especial la de Carrie. Luego de colocarse el disfraz, ella bajo las escaleras y junto a su hermana pequeña, salieron de la casa despidiéndose de sus padres y comenzaron a caminar por la acera.

Luego, Misa dejo a su hermana con sus amigos los cuales fueron a buscar dulces. Misa camino hasta llegar a una gran casa de lujo, con muchas luces y se escuchaba música salir de ella, era la fiesta que ella había dicho, al abrir la puerta principal de aquella casa, se encontró con una fiesta alocada y muchas personas disfrazadas bailando, entonces entro a lucir su disfraz y alguien la saludo:

-Hola Misa- dijo una chica de la misma edad de Misa disfrazada de gato- me encanta tu disfraz.

-Gracias Karla- le respondió Misa- también me gusta tu disfraz.

Las dos amigas hablaron y caminaron por la fiesta, hasta que se sentaron en unas sillas que estaban al lado de una mesa con aperitivos. De repente, un chico disfrazado con una mascara y un traje se acerca a Misa:

-¿Quieres bailar conmigo?- le pregunto, Misa se quedo impactada y no sabia que hacer.

-S-si- respondió con voz temblorosa al chico.

-Jajajajaja, ¿en serio creíste que yo bailaría con alguien rara como tu?, jajajaja- comenzó a reír a carcajadas el- miren todos, la rara creyó que yo bailaría con ella, jajajaja no me hagas reír- entonces todos en la sala dejaron de bailar y comenzaron a reírse.

Misa salio corriendo de esa casa, Karla trato de detener las risas, pero no lo logro, así como no logro alcanzar a Misa cuando salio corriendo.

Misa corrió por la acera, llorando por lo que había sucedido, hasta que llego a su casa, abrió la puerta y entro, en la sala estaban sus padres sentados viendo televisión, los cuales se voltearon a ver cuando Misa llego:

-¿Que ocurrió?- pregunto el señor.

Misa no dijo ni una palabra, solo comenzó a subir las escaleras de la casa:

-No importa si no nos quieres decir- le dijo la señora- ¿pero al menos nos puedes hacer el favor de dar dulces a los niños que vengan?- Misa solo asintió con la cabeza y siguió subiendo.

Llego a su cuarto y cerro la puerta, se acostó en la cama mientras lloraba y gritaba con una almohada en su boca. Luego de eso, se quito el disfraz y se coloco su ropa de casa, bajo las escaleras y se sentó en una silla del comedor, viendo desde lejos la película que veían sus padres, entonces, tocan el timbre; Misa toma una bolsa llena de dulces y abre la puerta:

-!Dulce o truco¡- gritaron unos niños disfrazados que estaban en la puerta.

-Que lindos disfraces- les dijo Misa y les dio unos cuantos dulces.

Luego se despidió y se volvió a sentar en la silla. Durante toda la noche se repitia esto, tocaban la puerta, Misa atendía y les daba dulces a los niños, se sentaba de nuevo en la silla y seguía viendo televisión.

Hasta que una vez sucedió algo raro, tocaron la puerta y Misa la abrió para ver quien era. Había un niño pequeño que usaba un suéter amarillo y unos pantalones negros, llevaba una bolsa con algunos dulces y miraba hacia abajo sin mostrar su rostro:

-Bueno, ya te doy dulces, tu disfraz es especial- dijo Misa mientras comenzaba a tomar algunos dulces de la bolsa de ella.

-Misa Junat, joven de 16 años y estudiante de quinto año de secundaria, su única amiga es Karla Walker, que esta en el mismo salón que ella- dijo el niño sin mostrar su rostro- vive en su casa una vida tranquila y alegre con su hermana pequeña y sus dos padres, hoy fuiste a una fiesta y te disfrazaste de Carrie, pero te hicieron una mala broma y te devolviste, y desde entonces estas aquí dando dulces a los niños que pasan, te gustan las películas de terror, ¿verdad?.

Misa se asusto con lo que dijo el niño y retrocedió un poco, ¿como ese niño iba a saber todo sobre ella?; no tenía sentido:

-Yo soy tu amo, y desde ahora en adelante tu seras mi marioneta- dijo el niño, entonces, el levanto su rostro y observo a Misa, no tenía piel en su cara, se podía observar todos los músculos de su rostro al aire y un globo ocular estaba colgando fuera de su lugar.

Ella se asusto mucho y de repente se desmayo.

Al despertarse, estaba acostada en su cama en la casa de sus padres, se sentó en la cama confundida con lo que había sucedido, pero decidió creer que solo fue un sueño; se coloco de pie y fue al baño, pero cuando se vio en el espejo se dio cuenta de algo, !sus ojos eran de color verde y cabello rojo¡.

Se vistió y bajo las escaleras para decirle a su familia. Al bajar, estaba su hermana comiendo en el comedor y sus padres sentados en el sofá:

-!Mama, Papa, mis ojos, mi cabello¡- dijo ella mostrando su cabello y sus ojos.

-Si son muy bonitos- dijo la señora como si fuera normal ese color de cabello y ojos.

Misa no sabía lo que sucedía, estaba muy confundida. Entonces su madre decide que van a desayunar, coloca unos sándwiches en platos y les da uno a cada una. Misa toma un plato y se sienta en el comedor con su hermana, ambas comienzan a comer.

Luego de comer, Misa se dio cuenta de que aun tenía hambre y miro con ansías la piel de su hermana; le apetecía un poco de carne por alguna razón. No podía resistir más el hambre, ni tampoco las voces en su cabeza que le decían “Carne, carne, cómelos”; así que la hambre se poseyó de ella.

Fue a la cocina y tomo un cuchillo, luego, mientras su familia veía televisión, ella se acerco a su padre y le clavo el cuchillo en su cabeza, cortando la cabeza de su padre en dos. Su madre y su hermana gritaron de miedo mientras Misa reía de forma desquiciada, luego, Misa se acerco al cadáver de su padre y comenzó a comer del brazo de el. La madre tomo una sarten de la cocina y quiso golpearla para salvarse; pero Misa detuvo el golpe con sarten y clavo el cuchillo en el estomago de su madre; tumbo la sarten al suelo y luego comenzó a mordisquearla arrancando varios pedazos de carne de la piel de su madre

La hermana pequeña solo pudo ver como Misa se comía a su madre, aterrada de lo que sucedía, lo único que podía hacer era arrastrarse por el suelo en dirección a la puerta; Misa se levanto y río mientras caminaba hacia su hermana: -¿Adonde vas?, apenas comienza el festín- dijo Misa mientras observaba a su hermana- dime, ¿Quieres un poco?.

Misa tenía en su mano el brazo de su padre y se lo ofreció a su hermana, esta grito y comenzó a llorar:

- Shhh- dijo Misa acercándose a a su hermana- no importa si no quieres, entonces solo morirás.

Misa clavo el cuchillo en el cuerpo de su hermana y la apuñalo varias veces....

En una noche oscura, estaba el chico que le había hecho aquella broma a Misa, caminando por un callejón oscuro. De repente, una chica se mete en su camino haciendo que este se detenga:

-¿Eh?, !¿Y quien eres tu?¡- dijo el- !fuera de mi camino¡.

De repente, la chica mostró un cuchillo en su mano, lo que hizo que el chico se detuviera:

-¿Acaso no te acuerdas de mi?, soy yo Misa, la “rara”- dijo la chica mientras caminaba lentamente hacía el.

El chico retrocedía cada vez que ella daba un paso pero estaba acorralado:

-Misa, e-eh, hablemos de esto, ¿si?- dijo el.

-No hay nada de que hablar, lo que va a ocurrir aquí es un festín- le respondió Misa.

Misa clavo su cuchillo en el estomago de el, este grito de dolor, luego ella corto un pedazo de piel de su estomago, dejando al descubierto sus tripas y entrañas. El chico solo se desangraba en el suelo mientras Misa reía, entonces ella comenzó a comer del agujero en el estomago del chico.

Sacaba su intestino y se lo comía como si fueran salchichas, luego el riñón degustándolo con mucho placer, y así por cada órgano en el cuerpo del pobre chico; el cual ya casi estaba muerto. Misa estaba llena de sangre y el chico medio muerto:

-No te mueras aún, todavía falta el platillo principal- dijo Misa mientras metía su mano en el pecho del chico y arrancaba su corazón.

Sostenía el corazón en su mano, el cual aun latía de forma débil, entonces lo comió pedazo a pedazo sin piedad alguna.

Al final, el chico estaba en un estado de trance entre la vida y la muerte, sin ningún órgano en su cuerpo y habiendo sangre en todas partes; un gran festín:

-Pequeña...... Caníbal- susurro el chico en voz baja.

Misa río un poco por lo que dijo:

-En ingles es “Little Cannibal” sabias- le dijo ella- bueno creo que no ya que siempre faltabas a todas las clases ya que te la pasabas con esas putas.

Entonces Misa observo la mitad de corazón que tenía en su mano y luego vio al chico y le dijo con una sonrisa desquiciada y empapada de sangre:

-  ¿Quieres un poco?......