FANDOM


Hace dos noches tuve un sueño en el que moría.

Al despertar noté que la cama estaba mojada. Me levanté, no encontraba el interruptor de la luz y entonces es cuando me di cuenta de que esa no era mi habitación.

El interruptor estaba junto a la puerta y ahora como por arte de magia no está. Debería haberme asustado pero no lo hice, comprobé que no tenía ninguna herida, la sangre no era mía, entonces ¿de quién coño era?

Sigo sin asustarme, encuentro el interruptor, lo pulso y la luz casi ni se nota, la bombilla debe estar a punto de quemarse, pese a eso consigo apreciar el aspecto de la habitación.

La ventana está totalmente tapiada, no entra ni un solo rayo de sol ni tampoco se puede apreciar la oscuridad de la noche, la cama está manchada parece ser sangre, pero ¿cómo he podido saber que ese líquido era sangre sin haber visto ni siquiera el color?

No espero contestación, estoy totalmente sola o al menos eso parece. Desde el principio sabía que era sangre, pero, ¿por qué?, por más que lo pienso no consigo encontrar la respuesta. En la habitación hay solo una cama en la que yo dormía, hasta cierto punto, plácidamente, la ventana totalmente tapiada, y en una de las paredes un espejo.

Me acerco a él con cierto recelo y cuando llego, ahí está, está... ¡está alguien que no soy yo! Me retiro cayendo lentamente al suelo. Vuelvo a despertarme, pulso el interruptor de la luz, está donde siempre, es mi habitación, salgo de ella y mi madre, como todas las mañanas, está preparando el desayuno.

Me visto y salgo a correr, como todas las mañanas. Tropiezo y en la otra acera, ¡la veo, veo a la chica del espejo!, me siento un poco mareada la chica se vuelve y viene hacía a mí y pregunta:

-¿Te encuentras bien?

- Sí, estoy bien, gracias...

-¿Sabes?, tu cara me resulta familiar...

-A mí me sucede lo mismo, bueno, debo irme o llegaré tarde al trabajo.

Miento, no tengo trabajo.

-Sí yo también debo irme, espero verte en otra ocasión.

-Claro... volveremos a vernos seguro, corremos en la misma calle.

Retrocedí todo el camino hasta llegar a mi casa, mi madre me da el periódico, como todas las mañanas, pero esta vez ocurre algo inesperado.

-¡Joder, joder... es ella, es ella!

-¿Quién es ella?, cariño tranquilízate.

-Mamá, la he visto hace un momento ¡y estaba viva!

-¿Pero de qué hablas, dices que has visto a esa chica hace un momento?, pero hija mía eso es imposible, lee lo que pone.

TITULAR:

"Chica de unos 22 años de edad ha sido encontrada sin vida en la habitación de una casa que está situada aparentemente en un barrio tranquilo.

Al parecer el asesino/s la encerró en una de las habitaciones, la torturó durante varios días y finalmente, la mató golpeando varias veces su cráneo hasta ocasionarle la muerte. Todavía no se ha encontrado al autor del crimen aunque se barajan varias hipótesis."

-Ves hija, el periódico es de hoy, la habrás confundido con otra persona...

Me despierto, intento pulsar el interruptor de la luz pero no puedo, porque no está, esto me suena...

La cama está mojada. Me levanto encuentro el interruptor de la luz que está junto a la puerta, lo pulso y la luz casi ni se nota, la bombilla debe estar a punto de fundirse, finalmente esto ya lo he vivido...

En una de las paredes hay un espejo, me acerco y esta vez a la que veo reflejada en él es a mí...