FANDOM


Bitácora. Abril 23

Acabo de ser transferido a este hospital mental como parte de mi preparación académica. Es mi segundo hospital y creo que estoy ante un retroceso profesional. Sé que estas líneas serán leídas por los directivos pero me parece que tengo la razón. La institución en la que estaba era más grande, casi el triple de esta, con más pacientes y ubicada en una ciudad importante. Ahora, estoy en un pequeño hospital rural con apenas 10 pacientes. No puedo estar equivocado al hablar de retrocesos profesionales.

Bitácora. Abril 24

Mi llegada al lugar no fue del todo negativa. Los empleados son agradables y parece que también les agrado. Me han dado facilidades y me encuentro cómodo en las instalaciones.

Era permanecer aquí mismo o tener que viajar 150 km diariamente al hostal más cercano. Mis ahora compañeros me han facilitado la decisión con su hospitalidad. Incluso me han presentado a los pacientes que he de tratar. 5 tienen autismo severo. Parece que no reaccionan ante los diversos estímulos y tratamientos que se le han aplicado. 2 padecen de esquizofrenia pero son muy tranquilos. 2 están de ingresados por intentar suicidarse y la última paciente padece de esquizofrenia grave con paranoia.

El director del hospital está atendiendo prácticamente todos los casos excepto el del último paciente. Espera que yo me encargue, ya que, según él, este caso será todo un reto para mí y me será de gran experiencia.

Bitácora. Abril 25

Las cosas son demasiado tranquilas en este lugar, con solo un paciente a mi cargo creo que me aburriré demasiado pronto. Estando acostumbrado a un ritmo más exigente de trabajo, dada mi estancia en un Hospital mucho más grande.

Estuve revisando el expediente de la paciente con esquizofrenia. Es un caso típico. La paciente sufre alucinaciones y obsesión compulsiva. Su mente está muy dañada. Se le mantiene incomunicada y permanentemente inmovilizada ya que se lesiona a sí misma.

Según el expediente, la paciente fue testigo, a temprana edad, del asesinato de su familia completa, incluyendo sus primas pequeñas. Todos los miembros de su familia fueron asesinados con saña. Les fueron extirpados los órganos estando vivos, cosa que a la policía le pareció demasiado atípico. No se sabe qué tipo de droga utilizaron los asesinos para que las víctimas pudieran resistir tanto al ser vaciadas desde adentro. Las víctimas fueron vestidas como muñecas y muñecos de una perturbadora colección. Los párpados fueron removidos e incluso secciones de las mejillas, para dar la impresión de estar sonrientes.

Vaya, la mente de los asesinos sí que debe estar enferma para hacer algo así. Es natural que una pequeña de seis años enloqueciera ante un panorama así. Toda su familia siendo destrozada y luego usada como trofeo por algún psicópata. Me temo que poco podré hacer por la paciente, pero lo intentaré de todos modos.

Bitácora. Abril 26

Hoy tuve sesión con mi único paciente. Me la llevaron a mi privado, ya que considero que su celda no es un ambiente adecuado. Después de presentarme, traté de establecer un contacto visual con ella, no se me informó que a ella también le mutilaron los párpados y parte de las mejillas. Cuando la vi la primera vez su enmarañado cabello le cubría la cara y estaba en un rincón sentada y meciéndose sin parar.

Este tipo de omisiones no deberían existir, sobre todo en pacientes con tales antecedentes. Pues bien, no fue nada agradable establecer contacto visual con un rostro desfigurado. A pesar de lo incómodo de la situación, la paciente estableció rápidamente un vínculo de confianza conmigo. Me dijo que yo le agrado porque soy “perfecto”.

Un comentario así, viniendo de una mente tan trastornada, no puedo tomarlo como un cumplido, sino como lo que es, un desesperado intento de su parte de establecer una relación más sólida con su médico. Ya han pasado 12 años desde el evento traumático donde le fue arrebatada su familia y su salud mental, sin embargo, con la sesión de hoy tengo la esperanza de que recupere la sanidad.

Bitácora. Abril 27

La paciente está respondiendo positivamente y de una forma tan rápida que estamos asombrados. Incluyo al director del hospital y a los compañeros enfermeros. Todos están de acuerdo en que el comportamiento de mi paciente ha cambiado radicalmente desde que me presenté ante ella.

Hoy, durante la sesión me habló de su pasado, de su infancia antes del crimen. Me platicó que ella tenía varias muñecas “Barbie” y que las amaba mucho más que a su familia. Aparentemente a ella no le agradaba la idea de compartir sus juguetes, especialmente a sus Barbies con sus primas, de su misma edad. Un comportamiento de apego desmedido para alguien de 6 años no podría ser catalogado como un desorden, dada esa temprana edad. Sin embargo, me llama la atención cómo su mirada cambia cuando recuerda a sus muñecas.

Ella me contó que tenía una que era especial. Una que le fue traída de Europa por una tía suya. Era la más especial de todas sus muñecas, tenía vínculo especial con ella. La hizo su amiga imaginaria. Un clásico comportamiento de infante con problemas de socialización y de adaptación. Según relató la paciente, la muñeca le aconsejaba no dejar que la familia la tocara ya que le deba repulsión.

El incidente (el asesinato de la familia de la paciente) sucedió un 30 de abril, día del niño. Durante una fiesta celebrada en casa de las primas. Como supuse, al cuestionar a la paciente sobre los atacantes, su comportamiento cambió mucho, se volvió retraída, los avances notables que tuvo durante un par de días parecieron desvanecerse. Mañana intentaré de nuevo, por hoy ha sido suficiente.

Bitácora. Abril 28

Con mucha paciencia pude hacer que me revelara sus recuerdos, sin embargo, su mente confunde las cosas debido al trauma. Según la paciente, la fiesta iba con normalidad, pastel, la clásica piñata, los juegos. Hasta que una de las primas tomó sin permiso a la muñeca preferida, aquella que más atesoraba. Y la paciente intentó quitársela, sin embargo la prima la fue pasando a toda la familia a modo de juego, la aventaban de acá para allá para que la pequeña dueña de la muñeca no pudiera alcanzarla.

A partir de aquí las alucinaciones debido a tan traumático evento hicieron que la paciente canalizara como al culpable de todos sus pérdidas a aquel objeto que adoraba inicialmente. Según sus propias palabras, hubo un momento, durante el que lanzaban la muñeca por los aires y mientras se burlaban de mi paciente, en que la propia muñeca se suspendió en el aire. Sus ojos cambiaron de color a rojo brillante. El cabello artificial se incendió y las llamaradas se hicieron azules. La muñeca habló entonces y maldijo a los que la habían tocado.

Todos los miembros de la familia quedaron inmovilizados y, según dijo mi paciente, la muñeca la obligó a ella a quitarles los párpados y seccionarles las mejillas para que lucieran como muñecos. Y a sacarles las vísceras para demostrar lo vacío de su ser. Es algo aterrador y fascinante cómo semejante trauma pudo deformar la percepción de una pequeña niña. Por hoy fue todo lo que habló en la sesión. Se quedó en silencio y se me quedó viendo de manera extraña.

Bitácora. Abril 29

Ha sido reveladora y un poco perturbadora la historia de mi paciente. Una pequeña de seis años que presenció la mutilación y el asesinato de toda su familia. Su familia la obligaba a compartir y ella los llegó a odiar por eso. Por ese sentimiento negativo ella se responsabiliza de sus muertes ya que lo canalizó como un sentimiento de culpa. Lo interesante es que el objeto más preciado para ella fue el verdugo de sus familiares. Esto claro, en la mente de mi paciente.

Hoy tuvimos una sesión más, una en la cual ella parecía feliz, pero al mismo tiempo más trastornada. Supe que recibió un paquete. Debido a las políticas de la institución, tanto por seguridad del paciente como para la seguridad de los que aquí trabajamos, se revisa todo el correo que llegue y todos los paquetes son abiertos y sometidos a escrutinio.

Pues bien, mi paciente recibió un paquete. Sin remitente, he de señalar. Dentro, había una pequeña muñeca Barbie con la cabellera medio quemada y con una mirada diferente a las muñecas que venden actualmente y que he visto tantas veces en la televisión.

Al parecer se trata de un modelo más antiguo. Su ropa, un vestido completamente negro, pareciera hecha a mano, pero no estoy seguro. En fin, no me pareció adecuado que llegara a su destinataria, dada su condición, este objeto al que responsabiliza en parte de su trágico pasado podría desencadenar reacciones negativas. Sin embargo, mi paciente sabía que había recibido un paquete, (levanté actas administrativas al personal por su indiscreción, aunque ellos siempre negaron haber hecho algún tipo de comentario).

Ella exigió ver su muñeca y ante mi negativa la paciente se puso muy mal. Tuve que sedarla y cuando despertó seguía obsesionada con ver a su “Barbie Reina el Abismo”. Tanta fue si insistencia que accedí a mostrarle la muñeca. La paciente siempre estuvo maniatada, y me pidió que le pusiera la muñeca cerca del oído. Lo hice y luego de unos segundos la paciente comenzó a reír estrepitosamente, tanto que las carcajadas atrajeron al resto del personal. Un ataque de locura, eso fue lo que desencadenó aquella muñeca en mi paciente.

Antes de que se la llevaran de nuevo a su celda, se me quedó viendo y me dijo que a la Barbie Reina del Abismo le hacía falta un compañero, un Ken. Y que yo era simplemente perfecto para ello. Que la muñeca ya me había dado el visto bueno. Me apena ver tanta demencia en una joven, ya no creo que pueda mejorar, sin embargo, mañana 30 de abril, continuaré con la sesión para ver si puedo revertir este retroceso.

Bitácora. Mayo 1

Los acontecimientos del 30 de abril tienen consternados a todo el personal, prácticamente todos están pidiendo su reasignación y algunos han renunciado. La situación no es para menos, algo inexplicable ocurrió con nuestro psiquiatra recién llegado, tan joven que era.

Me siento culpable, dado que yo le asigné a la única paciente que tenía. Y he decidido continuar la bitácora que él llevaba. Ya el cuerpo se lo ha llevado la policía como evidencia de un crimen de hace más de 12 años. Las pesquisas de los detectives no pudieron hallar más que un simple caso de asesinato cometido por un paciente esquizofrénico. Pero eso no me queda a mí y al resto del personal de este hospital como una explicación satisfactoria.

El reporte oficial es que la paciente ingresó maniatada al consultorio privado del joven psiquiatra y que de alguna forma se liberó y lo atacó. Pero esto no puede ser lógico, cuando entramos y hallamos el cadáver, la paciente estaba carcajeándose, sí, pero seguía inmovilizada.

No hay explicación para las condiciones en que se hallaba el cuerpo de mi malogrado colega: con los párpados removidos y la piel de las mejillas seccionada, dando la impresión de una macabra sonrisa, en una posición muy extraña, simulando ser una especie de… muñeco, tal vez. Tenía las vísceras fuera de su cuerpo. Lo que nunca olvidaré será que en el centro de la habitación estaba de pie, aquella muñeca, una Barbie vestida de negro y cabellos medio quemados. Parecía que me miraba fijamente.

Bitácora. Mayo 2

Traté de interrogar a la paciente respecto al crimen que pareció cometer. Pero no tuve mucho éxito. Un estremecimiento me recorrió cuando la paciente me dijo que yo podría ser también un Ken perfecto y que mañana me lo mostrará.

Otra sesión con la paciente y creo que renunciaré o pediré mi traslado.

BarbieHorror


Yrvoz 17:04 23 abr 2014 (UTC)