FANDOM


Ahí estoy yo, encerrada en un closet, paralizada por el miedo, veo como mis dos abuelos son asesinados a sangre fría en frente de mi, un hombre los apuñala con un cuchillo, veo la sangre manchando todos los lugares, e incluso acaban manchándome a través de las aberturas de la puerta, sólo puedo quedarme quieta viendo esta asquerosa escena a mis 14 años.

3 años después.

Mi nombre es Milán Russo,tengo cabello negro casi azulado, llevo cabello suelto pero ato una parte en costado con una coleta pequeña y un flequillo, tengo ojos azules en los cuales tengo unas ojeras visibles, como si no hubiera dormido mucho, soy alguien introvertida y callada sin muchos amigos, casi nunca soy tomada en cuenta pero no me importa.

Milan Russo

En mi familia es igual el caso, casi no se dan cuenta que existo, pero me cuidan bien. A pesar de que las personas que más amaba; siempre terminaban en casos horribles.

Mis abuelos habían sido asesinados cuando saquearon su casa en un viaje a una ciudad, yo estaba ahí, tardé 2 años en quitarme el trauma. Dos de mis primos murieron en un accidente de tránsito y mi tío había terminado demandado por causa del choque, que en realidad no era su culpa, terminando completamente sólo.

Estos son los casos que me enojan, adoro a mis familiares, por lo que aborrezco por completo a los culpables de su sufrimiento. Pero me lo guardaba todo para mí.

Me gusta leer, ir al cine, el arte antiguo y clásico, me encanta el arte de todas las cosas, y raramente, la naturaleza muerta. Pero poco me importa, pero lo que realmente amo, era el circo, mi abuelo había sido maestro de ceremonia de un antiguo circo, sus actos eran realmente geniales, los payasos, domadores de leones, tigres, elefantes y monos, los trapecistas y los magos, soy aspirante a mago, como mi abuelo, y como olvidar la ruleta humana, era increíble como tiraban dagas y cuchillos sin lastimar a la persona. No puedo evitar sentir esa unión al espectáculo.

Comenzaba otro día de agosto. Había llegado una nueva alumna, Dalia. Se había sentado al lado mío, estoy en la segunda fila del final, a Dalia le había llamado la atención mi apariencia, a mi me gusta que me prestara atención. Sin poder evitarlo nos volvimos realmente amigas.

Dalia me había dado el apodo de "Murky", a veces mi apariencia y actitud eran un poco sombrías, pero lo tomé con mucho cariño. Cuando Dalia supo mi apego con el circo, me regaló un arete en forma de pelota. Y lo puse en mi oreja derecha.

Pero las cosas no son Como siempre uno las quiere.

Con el tiempo, Dalia se volvió el objetivo de bullying de mis compañeros, la molestaban a todo tiempo, a veces rayando su mesa, o se burlaban de su apariencia y persona, eso realmente la lastimaba, no sabía qué hacer, a veces las autoridades no te hacen caso, eso es lo que odio.

Paso mucho, hasta que algo terminó con el horrible trato hacia ella. Una mañana, fui con Dalia hasta su casillero, ella lo abrió y quedó paralizada con algo en sus manos

Fui a su lado y vi que en su casillero estaba pintado de rojo y negro, había una navaja, Dalia tenía los ojos llorosos, sostenía una nota arrugada que tenía escrita letras en pincel negro

<<MEJOR MUERETE PERDEDORA>>

Al día siguiente, informaron que Dalia había salido de la escuela y se mudó a otra ciudad.

Fue la gota que derramó mi paciencia. Mi querida amiga, se había ido, sin avisarme. Me había guardado tanto dolor, para que esta vez saliera toda, no se lo perdonaría a mis compañeros. Esa misma tarde descubrí quien fue el que dejó la nota ahí.

<<<<<<<>>>>>>>

Jully, una chica popular y linda iba por las calles desoladas de un barrio, era demasiado arrogante, y la gran razón del marginamiento de Dalia.

Milán la alcanzó y comenzó a pelear con ella sobre lo que le hizo a Dalia, no llegaban a ningún lado. Jully sólo admitió que fue por pura diversión, para tener un juguete nuevo del cual burlarse, y Dalia era tan ridículamente extraña y torpe, que realmente no fue difícil.

Furiosa, Milán empujó a Jully, quien por la fuerza, cayó de espaldas, golpeando fuertemente su cabeza con el borde de la acera.

Se escuchó un crack.

El cuerpo de Jully no respondió.

El impacto fue tanto, que rompió su cráneo con la dura acera de cemento, comenzó a brotar sangre.

Milán se quedó quieta por segundos. Para luego reaccionar y comenzar a buscar desesperadamente si alguien las estaba viendo. Se llevó el cuerpo de Jully, hacia lo más profundo del bosque que estaba tras de ellas. Cuando estuvo segura, titubeante, agarró su mochila y sacó la navaja que le habían dado a Dalia, ella lo guardó para encontrar al culpable de aquello.

Con miedo y adrenalina comenzó a descuartizar partes del cuerpo sin parar, cuando miró lo que hizo, manchada de sangre, su cara, sus manos, pintadas de ese color al igual que sus ropas, rápidamente sacó todas las cosas de su mochila, y guardó cada pieza de carne en diferentes bolsas, sin darse cuenta que en ellas también habían pertenencias suyas, pequeños artículos del circo cerrado de su abuelo.

Enterró cada pieza en partes diferentes de la tierra. Corrió, corrió desesperadamente a su casa.

Milán, estaba atrapada en su mente. Encerrada en su cuarto, se agarraba de su cabeza con sus manos, sin saber que pensar. Su mente era un caos.

"Yo maté a Jully, ¿qué hice? Por qué?¿por qué? Es mi culpa, yo le saqué la vida Estaba muy enojada No soportaba lo que decía Era muy molesta

Pero

Pero

Ella tenía la culpa"

Ese fue el primer pensamiento que desató la nueva oleada de razonamientos.

"No fue realmente mi culpa, ella se lo merecía, es culpa de ellos, es culpa de todos,todos ellos que le hicieron daño a los que yo quería. Todos deben de tener el mismo destino, me hacen daño a mí. Deberían de sentir mi mismo dolor"

En sus diálogos internos, recordó la imagen del cuerpo inerte de Jully, tirado en la calle, con la mirada perdida, y la sangre que salía de su cabeza bañando el pavimento.

Recordó una escena salida de una pintura.

Arte muerto vivo.

Se sintió extasiada al imaginar a sus compañeros escurriendo sangre mientras gritaban por compasión. La sola idea retorció más la sádica sonrisa en cara que tenía.

=Este mundo es tan cruel, le das tu mano a las personas para ayudar, pero luego te las arrancan, te cortan las alas de tu libertad, para rebajarte a sus pies, juegan en un circo donde todos son fenómenos para burlarse y sentirse mejores, no es un circo divertido... No lo es... Deben de comprender el dolor... Los payasos lloran, los trapecistas se lastiman, los animales sufren, todos... Tienen que entender este sufrimiento, y volverse parte del circo... - sus ojos lloraban sin razón, pero tenia una sonrisa llena de locura en su rostro.

Se imagino muchas cosas horribles para poder torturar a la gente. Ahora entendía.

=NO! - grito para acabar en silencio, se asusto ante todo lo que le pasaba. Llevo sus manos a su boca. Notando aun la sangre que había en ellas.

No sentía nada, sin saber el porque. No entendía lo que pasaba, y sus piernas se movían solas. Salio y fue a la cocina. En la sala encontró el cuerpo durmiente de su padre. Era alcohólico y por eso nunca le presto verdadera atención. Era un ignorante.

=Personas como tu... Son despreciables, nunca me quisiste de verdad... Nunca te gusto el circo del abuelo... Siempre mirandome con asco, ya que realmente fui la razón para que no abandones a mi mama no...? - había sacado un cuchillo de un gabete. Y caminaba lentamente hablando de las verdades de su padre, tenia un semblante oscuro y sin vida que no demostraba emociones, además de resentimiento.

Hasta que se acerco. Escuchaba su propia voz gritando en ecos alrededor de ella. "Matalo" "matalo" "matalo" su mente no funcionaba bien, y su vista se distorcionaba.

Fue acercando aquel cuchillo, recordando como fue su primer asesinato. Directamente encajo de un solo golpe aquel instrumento en el cuello del otro salpicando sangre y despertando asustado al hombre, vio con terror a Milán quien mostraba en sus ojos una locura impresionante, estaba poseída por un deseo de ver muerte.

El hombre cayo al piso, mientras que ella gritaba y acuchillaba cada parte de su rostro, se subió encima de aquel para aumentar los golpes. Cuando termino, vio lo que había hecho, quería llorar, quería pedir ayuda, pero no se arrepentía, estaba feliz, le gustaba la sangre que manchaba todo. Como si fuera pintura.

=Yo lo sabia, que me iban a llevar de nuevo al psiquiatra para que seguir con ese tratamiento y sanar mi mente, pero se que estoy bien, yo estoy bien, y todos estarán bien, yo les mostrare la diversión, ya que todos están mal...

Salió y fue al cobertizo escondido en su casa, allí se encontraba un gran baúl, encima de el, colgado en la vieja pared de madera. El cartel del antiguo circo de su abuelo. Junto ahí, un libro de magia y otro escrito, propiedad de su abuelo, el cual se lo dejó de regalo para que aprenda.

=Abuelo, me volveré la mejor cirquera y montare mi propio show - dijo al tiempo que se ponía un sombrero de copa pequeño - todas las personas... Disfrutarán del dolor y la diversión de esta maestra de ceremonias...

\\\\\\\\\\

Se reporta el encuentro de una pieza de un cuerpo sepultado en una profunda parte de bosque en un barrio baldío de Cleveland. A pesar de la deplorable forma en la que se encontraba. Se lo reconoció como la cabeza de la estudiante desaparecida Jully Franz. En las bolsas se encontraban artículos viejos de un extraño circo que cerró hace más de 40 años.

<<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>

En una casa diferente.

-Oye Michael, supiste lo que le paso a Jully no? 19:35 p.m

-Si, ¿que loco no? Yo digo que fue culpa de algunos de sus ex-novios yolo. 19:36 p.m

-Podría ser, pero recuerda que fue ella quien desapareció, ¿Quien será el verdadero culpable? 19:36 p.m

-Daah, no dejaron rastro de ella, también recuerda que sólo encontraron partes de su cuerpo 19:37 p.m

-Lo que sea yo creo-- Mensaje no enviado

Llamada.

  1. Michael, creo que hay alguien en mi casa...
  2. ¿Qué? ¿Espera qué sucede?
  3. Alguien entró, estoy sola en mi casa ah!, escucho pasos...
  4. Escondete rápido! Llamaré a la policía.
  5. Si, ... ¡¡Aaaahhh!!
  6. ¿Kathie..? ¡¡Kathie!!
  7. No!, porfavor alejate, ¡¡no!!

Crack (el teléfono cayó)

  1. ¡¡Kathie por favor! Responde!!
  2. ...
  3. ¡Mierda!

Fin de la llamada.

Esa misma noche, ocurrieron tres asesinatos de jóvenes de preparatoria. Todos demostraban cortes hechos por dagas, y partes del cuerpo descuartizadas, la mayoría presentaba algo singular, les habían cortado la nariz y reemplazado por una nariz de payaso.

<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>

En las afueras de un cine... Cinco jóvenes caminaban mientras charlaban, eran también compañeros de la clase de Milán.

=Están seguros de salir, ¿acaso olvidaron lo que ocurrió con nuestros compañeros?- dijo Sam. =No importa realmente eso, todo sucedió a la noche, el asesino no vendrá a por nosotros- Respondió Thomas.

Siguieron hablando y discutieron, hasta que una melodía especial comenzó a sonar en la parte llana de la carretera en la que estaban. En frente de ellos, repentinamente apareció, la figura de una persona. Estaba vestida de forma extravagante, llevaba una camisa y por encima de esta en pequeño chaleco negro, un pantalón de vestir azul marino ajustado, unos interesantes zapatos de color lila, y un abrigo de espalda larga negro azulada. Su cabello era extraño, la parte izquierda estaba mal cortada y teñida de fucsia, mientras que la parte derecha era larga y las puntas teñidas de violeta, y llevaba una coleta pequeña atada, también teñida de diferente color, verde, mientras en su cabeza llevaba un sombrero de copa pequeño.

Y por último su cara era tapada con sus cabellos. Mientras que llevaba tres dagas y tres cuchillos pequeños en sus dos manos con guantes manchados de sangre.

Alzó la vista espantando a sus contrarios y con voz potente y cínica dijo.

=¡¡Hola mis queridas víctimas!! Bienvenidos a mi show...

Murky Circus

Pasó un año. Nunca encontraron al asesino, y tampoco encontraron el cuerpo desaparecido de la estudiante Milán Russo.

Cuando investigaron su habitación. Vieron que estaba muy desordenada y en el baño se encontraban tres potes de pintura de cabello diferente, tijeras y mechones de cabellos esparcidos por el piso.

Pero los extraños asesinatos no cesaron

Pocos dicen que se encontraron con la joven, pero todo ocurría rápido, veían una silueta extraña, y esta de inmediato corría. Después de eso, aseguraban encontrar tickets de circo viejos en los lugares.

Sólo hay dos cosas que motivan a Milán... El hacer que todos sufran su mismo dolor y ... Encontrar de nuevo a Dalia..

Se encontraba cortando las caras de cada chico que mato, sangre escurría de sus cuerpos, los cuerpos estaban desfigurados, mientras que ella estaba manchada de sangre, estaba balanceando una daga en frente de la cara de un muchacho, quien tenia una pierna rota y varias cortaduras en su cara, brazos, y piernas. Mirando con terror a Milán quien se acerco a su rostro con una sonrisa llena de locura diciendo unas últimas palabras antes de cambiar esa daga por un cuchillo aun mas grande.

=Mi nombre es Murky Circus.

Welcome To My Show