Wiki Creepypasta
Advertisement
LimboP.jpg MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.


<<<¡Asesinatos! Estados Unidos se desmorona bajo los ataques del despiadado jefe killer, Jeff. El mal está por todos lados. En una táctica para detener los asesinatos de los miembros de la agrupación, Nina, ha irrumpido en la base de la resistencia y ha secuestrado al salvador, jefe del movimiento “Resistencia anti-killer”. Mientras el ejército killer trata de huir de la capital sitiada con el rehén, un grupo de Cazadores de killers bajo el comando de un mercenario lideran una misión para rescatar al jefe cautivo y acabar de una vez por todas con la amenaza…>>>

Jeff estaba sentado en su trono, en la parte más exótica de su mansión, quien coronado por sus propios seguidores como "Rey de los killers" (Hasta el sabia lo estúpido que se oía eso), estaba aguantando las inexplicables ganas de salir a buscar gente ya sea inocente o no, para masacrarla. Pensaba en que hace 6 años empezó en su carrera de ángel de la muerte asesinando a toda su familia, eso le dio un tranquilo sosiego. Recordaba como entraba y salía el cuchillo dentro del cuerpo de su hermano Liu, y eso sin dudas lo termino excitando.

Se paró de su trono y le ordeno a “Clara” que traiga una víctima para degustar, ya que desde que comenzó esta guerra de la que él se arrepentía pero no pudo hacer nada para detenerla, se vio obligado a dejar de ir como un cazador por sus presas. La víctima era una bella chica de pelo rubio, como de costumbre, estaba semi-desnuda para deleite del asesino.

La víctima estaba llorando y suplicaba piedad, Jeff se acercó a la hermosa rubia maniatada la miro y le dijo: “Vamos a ver si me gusta…”. Acto seguido, agarro un cuchillo y corto la ropa interior de la mujer y empezó a tocarla. Él no sintió nada. El dejo de sentir atracción hacia las mujeres y hacia cualquier cosa desde hace tiempo. Cuando él nació y se miró al espejo ese día, admiro su hermosa cara blanca, su amplia sonrisa y sus ojos sin parpados, su inconsciente hizo que solo se sienta atraído por sí mismo. Enojado por esto, arranco de a tiras la cara de la chica. Esta gritaba atrozmente, mientras Jeff empezó a sacarle los ojos con una fuerza abominable. La rubia murió desangrada. Con una sonrisa pícara, se volvió a sentar y le ordeno a Clara que traiga el intercomunicador, que quería hablar con Nina.

Mientras, pensaba en que los “killers” eran una plaga, y como toda plaga, algún día serian exterminados. El nunca imagino que su historia sería tan conocida en todo el mundo, y el desearía que no lo hubiese hecho, ya que esta historia primero genero miedo, luego genero miles de chicas y chicos fans del asesino y que se creían psicópatas o “killers” solo por ser fans de Jeff. Y por último, genero un gran rechazo de parte de muchos críticos de creepypastas, que lo insultaban diciendo que solo era un psicópata barato y una nenita. Él sintió tanta rabia, pensó en que esa gente se cagaba en sus oscuros sentimientos, pero luego interrumpió su periodo de pensamiento cuando la esclava le trajo el intercomunicador.

Mientras tanto en la base de los “killers…”

Eran un grupo de 6 hombres, enfrentándose a centenares de hordas de asesinos en lo que parecía ser la sala de descanso:

-          Ya voy 50 – dijo un cazador

-          Yo ya perdí la cuenta – dijo otro cazador con aspecto temerario mientras ahorcaba a una mujer con la cara pálida.

-          Con este es el último, debemos buscar a Nina –

-          ¡Vamos! –

Los anti-killers se dirigieron al cuarto de la general, quien los estaba esperando junto a El salvador, quien estaba encerrado en una jaula detrás de ella. Para la sorpresa de los cazadores, esta solo llevaba una espada en lugar de un cuchillo y según las reglas de honor, uno debía luchar con un arma del mismo nivel que su contrincante. Por lo tanto, los hombres con aspecto de motociclista sacaron su katana listos para atacar a Nina.

Primero, fue solo un hombre, Nina bloqueo el ataque, subió su espada, la bajo y lo corto a la mitad.

-Jajaja, ¿Quién es el siguiente?

Esta vez dos cazadores atacaron con ira. Nina esquivo el ataque y le lanzo un cuchillo en el ojo a uno, matándolo al instante. Con una velocidad impresionante, logro amputarle el brazo que empuñaba el arma y luego cuando estaba de rodillas lo decapito.

-          3 de 6… mmm veo que no son tan buenos –

Un cazador corrió hacia ella con gran velocidad, Nina estaba preparada para atacar, pero este la esquivo. La lucha fue frenética. De pronto, el cazador logro hacerle un gran corte en el abdomen a Nina, esta sollozo del dolor. Este retrocedió y le dejo las cosas al mercenario, quien entablo una lucha con una ya débil Nina. Nina se preparaba para atacar, él estaba decidido a contraatacar. Ella ataco y observo con terror como su mano era cortada por la katana, solo era cuestión de segundos para que el experto atraviese su pecho con la espada.

La killer se desplomo. Un gran charco de sangre surco todo el cuarto. El mercenario reviso el cuerpo de la primera recluta de Jeff y logro extraerle la llave de la jaula y un extraño aparato que tenía un parlante. El salvador solo agradeció y dijo que todavía debían acabar con los killers restantes.


Poso el comunicador sobre su oído e intento contactarse con Nina. No recibió respuesta, hasta que una voz desconocida le hablo…

Se quedó congelado. El intercomunicador se resbalo de sus manos y cayó al suelo, rompiéndose. Por arte de magia, una risa salió de él. Resulta que los cazadores de killers lograron rescatar al salvador, y no solo eso, sino que exterminaron  a una gran cantidad de killers y lograron matar a Nina, cortándola en dos con una poderosa espada. Además, le dijeron que traerían un ejército para exterminar a los killers restantes, y por lo tanto, matarlo a él. Ellos sabían donde se encontraba Jeff.

Estaba más frágil que nunca. A pesar de la muerte del 80% de su ejército en todas las batallas y la de su general en el rescate, estaba feliz de que la guerra terminara y que la mayoría sus fans y killers hayan muerto ya que por fin podría volver a ser el simple asesino que empezó matando a su familia. Pensó que ahora por fin podrá a volver a cazar a sus víctimas. Pero antes debía escapar de ese lugar, no dejaría que los cazadores lo maten.

Jeff se introdujo en el conducto de ventilación. Gateo hasta llegar al final del conducto, que lo llevo afuera de la mansión. Salió y observo como cientos de cazadores se adentraban en el lugar y luego huyo. Se dirigió con su gran velocidad a su antigua casa, para recuperar las raíces y renovarse como asesino en serie. La casa estaba vacía, llena de polvo y suciedad, seguramente nunca fue habitada desde el asesinato. Un ruido se escuchó desde su antigua habitación. Jeffrey subió las escaleras y se encontró con un vagabundo alcoholizado. Parecía estar muerto, pero él logro comprobar que solo estaba inconsciente. Saco un cuchillo de su bolsillo y lo clavo en su pecho, luego deslizo el cuchillo hasta su vientre y lo abrió para sacarle todos sus órganos. Agarro una lapicera con tinta de su chaleco (Le pareció algo muy cliché hacerlo con sangre) y escribió en la pared: “He vuelto”.

Se sentía rejuvenecido, ya estaba preparado para comenzar con su cacería humana, pero antes debía cumplir una misión: matar a los killers  restantes. Pero lo haría de una manera mucho más cobarde, nominaría una junta por internet en el grupo secreto de la agrupación y le avisaría al movimiento anti-killer de esto.

Y así lo hizo. El resultado: Miles de killers muertos a manos de la brutal emboscada. El salvador informo que aproximadamente solo quedo un killer, él temible Jeff.

A El salvador se le informo sobre un asesinato de un vagabundo en la antigua residencia donde el mítico killer empezó su matanza. El informante limpio todo antes de que alguien se dé cuenta para que la policía no se involucre en este tema para no traer más problemas al asunto.  Este emitió un aviso a todas las fuerzas del movimiento ordenando buscar a Jeff por todo el estado.

El jefe del movimiento quería hacer los honores de cazar a Jeff el mismo, y por lo tanto, nomino a sus mejores agentes para que lo acompañaran en la búsqueda del CliKiller original (una manera despectiva de llamar a los killers).

Era de noche, una cálida brisa de verano acompañaba a Jeff mientras se dirigía al parque de la ciudad. Este parque estaba lleno de árboles y la Luna era la única iluminación que tenía. Todo estaba tranquilo, parecía no haber nadie, pero siempre en la noche alguien se encuentra en los alrededores. El maniático afilo su cuchillo al compás del ruido que emitían las verdes hojas de los árboles, y a lo lejos vio lo que parecía ser una mujer. Estaba de espaldas, tenía el cabello negro y largo y estaba vestida con ropa blanca.

Jeff se relamía mientras caminaba en dirección a su presa. Estaba a tan solo unos metros de la chica y ya estaba excitado. Poso su mano en el bolsillo de su chaqueta y desenfundo su amado cuchillo. Extendió su mano hacia la chica…y de repente vio como un cuchillo entro y salio de su palma. No sintió dolor, simplemente ignoro la herida y se dirigió a la chica con el cuchillo en la mano. Ella se sacó la capucho y dejo revelar su rostro. Jeff se sorprendió al ver nada más y nada menos que el rostro de Jane Arkensaw frente a él. Los dos, como una sola voz, dijeron lo mismo: “Cuanto tiempo he esperado esto”. Los dos corrieron con sus cuchillos en dirección al otro y comenzaron a pelear. Jane corrió con todas sus fuerzas con el cuchillo en posición de ataque al igual que Jeff, quien logro asestar el ataque primero, pero ella lo esquivo y con un movimiento elegante como si de un arte se tratara contraataco efectivamente, ya que logro hacerle un corte en su cara que expulsaba una gran cantidad de sangre, aunque parecía no importarle a Jeff. 

Los dos killers pelearon al mismo ritmo, se desplazaron por todo el parque y ninguno parecía cansarse, ni percatarse de que un grupo de hombres transportándose a caballo se encontraban cerca de ellos.

Se empezaron a dirigir un par de palabras mientras se atacaban uno al otro. Desde lejos, el salvador miraba la lucha, había reconocido a esas personas con caras pálidas, especialmente al que no tenía parpados y llevaba una gran sonrisa. Decidió intervenir, sin antes decirle a sus agentes que no intervengan bajo ninguna circunstancia. Pensó en que podía morir, pero la venganza impedía al hombre sentir miedo. Tomo una daga de donde almacenaba sus objetos en el caballo y se bajó de este.

Jeff y Jane estaban lo suficientemente distraídos para no notar que el tipo se les estaba aproximando a paso lento. Jeff logro hacer un profundo corte en el brazo de jane, quien cayó al suelo derrotada. El preparaba un ataque mientras pronunciaba su icónica frase: “Ve a dormir” y de repente vio cómo su mano herida era rebanada por una katana. Indefenso, cayó al suelo. El salvador guardo su katana en su espalda y desempuño la daga. Jeff se levantó rápidamente, y ataco al tipo con una gran velocidad, este esquivo el ataque, para luego provocar un corte en la espalda del killer. El asesino estaba cada vez más débil, y cada vez sufría más heridas a causa del cazador. De pronto, en un ágil movimiento, el cazador saco su katana y tiro su daga al suelo. Jeff volvió a atacar y el cazador esta vez rebano todas las extremidades restantes. Jane era una espectadora de la caída del killer y esto le dio mucha a alegría, tanto, que una mueca parecida a una sonrisa se posó sobre su cara.

Jeff agonizaba del dolor, un dolor que él nunca antes había sentido, siempre había resistido, pero esta vez vio su muerte con temor. El cazador procedió a arrancarle los ojos, hacerle varios cortes en todo el cuerpo y arrancarle la piel de la cara. Jeff no podía ver nada, lo único que lograba ver y sentir era la ira y el miedo del sujeto, gracias a esto  reconoció quien era, y con picardía le dijo: “Jajá, veo que tu no sufrirás el mismo destino que tu familia”. Con ira, el sujeto, recordando a sus hermanos difuntos debido al killer, tomo su daga y apuñalo en el pecho al asesino. Fue deslizando el objeto hasta su vientre. Jeff, tratando de darle lastima, suplico por su vida, pero este estaba demasiado segado por la furia y le dijo: “Creo que te toca ir a dormir”. Rompió sus costillas y metió su mano dentro de su pecho y con fuerza arranco el corazón del asesino de su familia, para luego apuñalarlo con la daga. Todo había terminado. Jeff ya estaba muerto.

A lo lejos observaban los compañeros y agentes de “El salvador”, quienes empezaron a festejar luego de haber visto lo que el jefe de estos había hecho. El cazador pensó en miles de cosas y luego retomo la conciencia, se paró y recordó que había una chica, que era la que hace varios años había apuñalado por accidente a su hermanito mientras Jeff lo usaba de escudo. Volteo pero no la encontró en ningún lado, miro a sus agentes y les pregunto si la habían visto y ellos contestaron que no. Se dirigió a su caballo, y en su montura encontró una nota escrita en papel que decía: “Gracias por mandarlo a dormir”.


Creada por el unico e inigualable (?): Majin Tinieblas Pentagramzebra.png Las tinieblas nos consumirán...

Advertisement