FANDOM


Cada tarde me siento en el tejado frente a la ventana de su dormitorio y miro.

Algunas veces ella se trae a alguien a casa y yo no me pongo celoso, realmente no, tan solo triste. Me digo a mi mismo que debería ir allí, llamar a su puerta, y hablar con ella como una persona normal. Pero no puedo. En su lugar, gasto mi tiempo, en descubrir que la motiva, que la excita o emociona, que cosas la calman. Solía ser un momento emocionante para mi, pero se ha ido a dormir cientos de veces ya, y nunca se ha dado cuenta que estaba afuera de su ventana. Me he dado cuenta que nunca acabaré siendo descubierto, pero aun así sigo enganchado a seguir mirando.

Luego apareció ese tipo, al principio solo algunas noches. Luego cada noche. Más tarde, no siempre en todas.

Seguí observando, esperando a verle volver a su dormitorio. No les vi pelear, pero ella tampoco ha vuelto a casa.

Continué observando, esperando a verle de nuevo. Y cuando lo hice, estaba caminando hacia mi en el tejado, mirándome directamente.

Así que me giré hacia él y dije:

“Ella también te ha matado. ¿Verdad?”