Wiki Creepypasta
Advertisement

Cuando tenía 12 años salí de vacaciones con mis padres, como de costumbre, esta vez fuimos a una hostería cerca del mar algo rústica, era la primera vez que la visitaba, fue lindo y divertido. Parecía de esos momentos que se quedan en tu mente para inmortalizarlos, pero no todo fue como lo esperaba, pasó algo que no podía recordar muy bien, que no quería venir a mi mente hasta el día que regresé a mi casa, que no estaba seguro si en realidad sucedió, que lo tuve en mi mente pero tal vez tenía miedo de volverlo a revivir, pero ahora lo sé, sé que pasó, que sucedió en verdad.

Era el segundo día de playa, del sol, de la arena, yo estaba contento, era más o menos el medio día, mi hermana no quería jugar conmigo en la arena, me acerqué al mar caminé por la orilla, cuando me topé con un niño que tendría alrededor de unos 10 años que estaba solo a la orilla del mar, buscaba algo enterrado en la playa, era de piel canela delgado, muy flaquito, parecía tener mucha hambre, que no había comido en todo el día y tal vez más, no hablaba, recuerdo sus ojos transmitían tristeza y su inocencia, me acerqué a él me sonrió y jugué un momento con él, me di cuenta que sus manos tenían cortes y lastimados muy extraños y profundos, pero no le sangraban, me sorprendí por aquello.

Además usaba una camiseta blanca rota y algo sucia que me dejó observar en su estómago una especie de lastimadura totalmente morada, parecía que sangraba pero no manchaba su camiseta, regresé donde mi padre y él me preguntó por el niño, mi padre compró comida y un coco, me la dio, me dijo que se la llevara, lo hice el niño la tomó, se dio la vuelta y desapareció sin hablar, sólo sonrió una vez más y esta vez escuché su risa, me despedí de él. Llegué agotado a mi habitación a dormir junto a mis padres y hermana de 16 años en ese entonces, también estaban cansados y, igual que yo se durmieron apenas se acostaron , mi hermana dormía en la cama junto a mí, mis padres estaban en la otra habitación, la puerta de entrada a la habitación se veía desde mi cama, recuerdo haberme despertado por la noche, estaba oscuro, no era una oscuridad total, se podía distinguir sombras en la oscuridad, vi que la puerta se abría, la seguridad de la puerta no sonó, tan sólo se abrió.

Entró una especie de persona creo porque no pude ver sus pies, parecía que flotaba, se veía que era muy alta, grande se veían sus unas uñas largas blancas y largas, que se desprendían de sus manos delgadas y grandes de unos brazos delgados que se rompían de lo delgado que eran, cubría sus brazos y su cuerpo con una especie de tela blanca, se veía su cabello largo y negro, no podía ver su rostro y mejor así porque tan solo con ver sus manos, quería gritar pero parecía que ya no tenía voz, que mi boca se abría pero no salía sonido alguno, eso se acercaba hacia mí, con cada paso que daba mis ojos se cerraban, luchaba por mantenerme despierto, por gritar y despertar a alguien porque tenía miedo...

Se cerraban mis ojos y eso se acercaba a mi hermana, se acercaba a mí, nadie me escuchaba, mi cuerpo se hacía pesado, yo no pude más, mis ojos se cerraron, pero no estaba inconsciente, ni dormido todavía, tan solo no podía ver, ni moverme, ni gritar. Sabía que algo estaba ahí y no podía hacer nada, escuché la risa del niño y al fin su voz que decía: "No lo hagas, ya no más, solo esta vez, ya no más, no lo hagas, vuelve conmigo a la playa donde me sepultaste a mí y a mi madre…" Al día siguiente no recordé nada de eso, partimos de ese lugar a nuestra casa. Al llegar tenía temor de dormir y no sabía por qué, hasta una semana después que lo recordé todo al ver una cruz que hay por mi barrio…

Advertisement