FANDOM


“¡No me dejen morir!”, gritaba desesperadamente el hombre mientras lo recibían en la sala de emergencias.

Nada de lo que le decían lo calmaba.

Lo dejaron en la habitación, pero a los pocos minutos regresaron –con el desfibrilador-, pues su monitor cardíaco indicaba una taquicardia ventricular. Sin embargo, el hombre que estaba sentado en la cama no parecía ser el mismo. Reía a carcajadas.

“¿No me van a dejar morir?”, preguntó.

Cuando se acercaron, temerosos, el hombre colapsó sobre la cama y, tras veinte minutos intentando revivirlo, finalmente lo declararon muerto.

Transcurrieron cinco minutos y, mientras los doctores y enfermeras continuaban en la habitación, el hombre se incorporó nuevamente, riendo.

“Me dejaron morir”, dijo entre carcajadas, antes de volver a colapsar sobre la cama y no volver a levantarse jamás.