Nota de rel.jpg

Mi más afectuoso saludo a todo aquel terrícola que en estos momentos lee mi nota.

Vengo en absoluta paz y les traigo muchos saludos desde mi planeta. Ustedes se preguntarán qué hago aquí: Pues les cuento que de una fecha a esta parte de la historia hemos estado estudiando a muchos planetas vecinos y amigos de nuestro inmenso sistema solar. Ustedes comprenderán que son muchísimos y nuestro estudio lleva ya varios miles de años.

Es por eso que la historia y la evolución de todos estos la conocemos muy bien. Nuestra raza es una de las más antiguas. Hemos pasado por cataclismos, guerras, destrucciones; pero nos hemos vuelto a levantar y por fin creamos una sociedad libre y pacífica. Las guerras solo existen en los libros de historia, ahora solo hay paz y armonía. Nos detuvimos en su planeta porque lo encontramos bellísimo. Esas montañas, esos colores, esas flores, esos animales que vuelan que creo se llaman perros, ¡no! Pájaros, perdón. Bellísimos. En nuestro planeta también tenemos pero son más grandes.

Nos encantaría poder entablar una conversación cordial y de hermandad con vuestro pueblo. Sabemos de sus terribles guerras. Conocemos la caída de varios poderosos imperios. De la muerte de un hombre que les cambió la historia. Pero también sabemos de sus alegrías y esperanzas, de su amor y cariño. Por eso es que deseamos conversar con sus líderes, con nuestros amigos terrícolas.

REL. Un hermano.

(Nota encontrada en los alrededores de Hiroshima, Japón en 1945. Después de la bomba nuclear.)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.