FANDOM


Un día, me encontraba chateando como siempre, ya que no tenía más actividades que hacer por el día. Así que estaba chateando con mi amigo Sebastián.

"Oye Seba, ¿tú conoces el  libro “Amores que matan”?", escribo yo.

"No, no sabía que los amores mataban", contestó, pensé que era broma.

"Shafjkhjkfd, deja de hablar weas", le escribo.

"Dime ¿Qué haces?", me pregunta.

"Hablando contigo xD", contestó.

"Tu amigo Sebastián está muerto", me dice haciéndome asustar un poco.

"Deja de hablar mamadas", contestó con la esperanza de que sea una broma.

"Me imagino que no me crees", dice haciéndome asustar de nuevo.

"Exacto", contestó.

"Tú eres el idiota que no me cree. Sufrió mucho.", agregó.

"Wtf.", le mandó.

"Eso le pasa por jugar a la ouija", dice haciéndome helar la piel.

"Seba, maldito ¿qué hiciste?", preguntó aún con la esperanza de que sea una broma.

~~Chat desconectado. Puedes enviarle un mensaje a Sebastián~~

Al día siguiente supe que Sebastián había muerto; obviamente cuando "hablé con él" esa noche, no era quien yo creía. Supuestamente había tratado de invocar a su abuelita fallecida, en compañía de unos amigos. Atormentado por las dudas y deseoso de aplacarlas, cometí un estúpido error: adquirí un tablero de ouija e invoqué al espíritu que se había hecho pasar por Sebastián, por lo menos así lo llamé. El espíritu jamás me respondió, pero cuando me conecté al chat de Facebook me acosó con preguntas extrañas e inquietantes sobre si quería compartir el destino de Sebastián. Paralelamente, y desde entonces, aunque parezca increíble y me tomen por loco, veo el rostro de mi difunto amigo en las expresiones de los extraños, de mis amigos, de mis familiares, incluso, en el espejo del baño... 

46mob5 60o