Advertisement

Para aquellos que tienen a la luz como comodidad guerrera de la adversa oscuridad, les aviso que sólo es el fin de una etapa que ya verán por ustedes mismos. Me he cancelado toda posibilidad de vivir y comparezco en servicio de la palabra que no se escucha, pero se siente; la voz de uno mismo.

Y aquí vienen de nuevo… los pies que se posan sobre mi cabeza y parece que, poco a poco, hacen ceder el suelo por el cual caerán tarde o temprano; más allá de a quién le sean obsecuentes, que el ciego inconsciente no los guíe por el mismo camino. Tu ausencia de luz no termina de justificar las cosas que están allí, qué pereza debe ser querer tener todo bajo tu control, deberías agradecer que el único estereotipo que existe es nuestra insulsa muerte.

Todos terminamos siendo mudos y la cuenta regresiva nunca se tiene en cuenta. Somos y seremos unos campeones, algunos más prematuros que otros; llegar al final de la meta ya cuenta como el significado de éxito.

Mientras sigas conspirando a la oscuridad y desoyendo las sillas moverse en tu ausencia o “el gato del techo” decide si quieres ser como nosotros, porque ahí está lo bueno.

Puedes ser como nosotros.

Venimos aquí con diferentes condiciones, y es el momento donde podrás notar nuestro descargo. Será el de los que ya se golpearon brutalmente la cabeza contra la pared y el de los que te restan. Es esto lo que acabarás satisfactoriamente. La misión sin esfuerzo común denominador que cualquiera con los ojos enrojecidos de estrés e irritante temor de percibir la señal póstuma que soltará después de partir.

Rattibey , 16 de julio de 2020, 04:09 AM (UTC-3)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.