FANDOM


Bueno, comencemos con esto, en primer lugar, las 3 historias que les contare son reales, osea no son inventadas, son historias que me han contado donde los protagonistas son personas que realmente existen y siguen vivos.

Cuando era niño mi abuela me contaba pequeñas historias de cuando ella era joven, ella vivía en un pequeño pueblo ubicado en las Cordilleras de los Andes, hace 52 años, ella me contaba con lujo de detalles algunos pasajes de su vida y a mí me gusta escucharla, en unas de sus historias me contó algo, algo espeluznante.

Ella me contó que un día, luego de un arduo trabajo llevando a pastar a las ovejas y de ordeñar a las vacas, ella tuvo que acostarse tarde, aproximadamente a las 10 o 12 pm, ella tenia un perro que dormía debajo de su cama y que casi nuca aullaba, pero esa noche el perro de mi abuela empezoo a aullar de una forma extraña, aullaba agudamente y despacio como si no tuviera aire en los pulmones, ella me dijo que su perro estaba llorando, cuando ella vio debajo de su cama vio a su perro con la panza arriba y las patas extendidas, como si agonizara, mi abuela se preocupo pero antes de que pudiera hacer algo ella vio algo atrás de su puerta, la puerta de la antigua casa de mi abuela era de reja y vidrio,donde podías pero la silueta de la persona que está al otro lado, mi abuela vio la silueta de un hombre o de una mujer, no me cuerdo bien, con unas grandes patas de gallina.

Eso fue lo que me contó, no me dijo que paso despues de que vio las patas, un que lo más probable es que por la impresión se haya desmayado, al principio pensé que era un pollo gigante,pero luego ella me contó, unos años después, otra historia esta vez no espeluznaste sino aterradora.

Ella me contó que muy lejos del pueblo vivía una familia, con papá, mamá e hijos, pero un fatídico día la madre murió, ella no me dijo como murió,simplemente me dijo que murió y punto,y que luego de la muerte de la madre el padre tuvo que hacerse cargo de los niños y de las demás labores que la madre hacía, esto era demasiado para el padre tanto que en una noche, cuando él estaba regresando a su casa luego de trabajar, miro el cielo y empezo a maldecir a su esposa a gritos por haberlo dejado solo, y de tanto maldecir mirando al cielo él se percató de algo, en una montaña que tapaba la luz de la luna vio a lo lejos a su esposa, el hombre sorprendido y confundido fue hacia donde vio a su esposa en lo mas alto de la montaña y cuando llego encontró a su esposa de espaldas, él grito el nombre de su esposa,pero cuando se volteo el hombre se percató de algo aterrador, su esposa tenia patas de gallina y tenia unos grandes y afilados dietes ensangrentados, luego mi abuela me contó de que el hombre empezo a correr porque su esposa lo perseguía, no acuerdo muy bien pero en algún momento de la persecución la esposa del hombre dio media vuelta en dirección a su casa mientras que el hombre siguió corriendo en dirección al pueblo donde mi abuela vivía y cuando el hombre llego, casi muerto por el cansancio, contó todo a los pobladores y pidió que fueran a su casa por esta preocupado por sus hijos, mi abuela me contó que algunos hombres y algunas de las mujeres más valientes de su comunidad fueron armados a la casa del hombre, cuando llegaron y entraron al interior de su casa encontraron todo el interior manchado de sangre, era una escena terrible, luego de eso todos fueron al cementerio donde estaba enterrada la mujer y cuando abrieron el ataúd encontraron su cuerpo con manchas de sangre, especialmente la boca, y tambien con el vientre hinchado, uno de los presentes saco un cuchillo y abrió vientre del cadáver, al abrirlo salieron dos palomas blancas que subieron al cielo.

Mi abuela me dijo que habían dos niños en esa casa y que esas palomas eran sus almas que lograron escapar del vientre de su madre, ella me contó con mas detalles,y como yo era un niño me quede helado, en ese tiempo no lo compare con la otra historia, pero, hace algunos años en el 2012 mi prima, que era enfermera, me contó una de sus anécdotas de su hospital, el hospital Loaiza, ella me contó sobre un conserje que dice haber visto una enfermera sin cabeza, esa es una cosa común de ese hospital, sobre una enfermera sin cabeza que ronda por los antiguos pasillos, cuando ella termino de contarme esa anécdota, que le habian contado unas de sus amigas, me contó otra donde ella participa.

Ella me contó que en uno de sus turnos de noche tuvo que cuidar a un paciente que estaba sedado, de pronto una de sus amigas la llamo, no sé para qué, pero ella salió del cuarto un rato y cuando regreso el paciente no estaba, al instante ella se alarmo por que la deshonrarían por perder a un paciente, allá salió y con la ayuda de su amiga salió a buscar al paciente, solo caminaron un poco y lo encontraron pero al instante se percataron de algo, el paciente estaba caminando de una forma extraña y asiendo ruidos extraños, parecía en trance, pero lo mas aterrador era que el paciente tenía patas de gallina.

De allí ella no me dijo más, probablemente el paciente regreso como salió, esta anécdota se conectó rápidamente con las dos historias que me contó mi abuela, las tres competían las mismas similitudes, patas de gallina.

La duda sobre la criatura con patas de gallina estuvo rondando por mi cabeza por un tiempo, pero luego lo olvidé y no fue hasta que encontré otra anécdota parecida en Facebook, sobre un chico que dice haber encontrado de madrugada una mujer con patas de gallina a la mitad de la autopista, eso me llevo a investigar en Internet y encontré muchas más anécdotas donde todos comparte esta similitud, patas de gallina.

No sé si será cierto, y si lo es, no sé qué clase de criatura es, y si será una criatura, quizás es un fantasma o un demonio que puede tomar forma humana con la excepción de las piernas.

Si tienes una anécdota parecida me gustaría que lo escribieras para saber si esta criatura, realmente existe y se preguntaran ¿Por qué recién escribes esto? Bueno es por una noche mientras visitaba en pueblo donde vivía mi abuela, tenía la presencia de que algo me observaba y al mirar la montaña que tapaba un poco la luz de la luna, vi dos puntos rojos que, sinceramente,podria jurar que no era ninguna luz artificial.