FANDOM


“Igual tenga por arriba de cien años más que tú, pero de ahora en adelante tú tampoco envejecerás, y juntos viviremos.”

Placer y Sueños en Horas Frías de Oscuridad

Lucas salio una noche libre de Viernes y decidió ir al cine solo, ya que no tenía prácticamente con quien ir. Viendo las películas una mujer joven se le acerco y le comento que ella también ha estado frecuentando sola el cine y lo ha visto solo más de una vez, lo invito a ver una película juntos. Lucas sin nada mejor que decir le dijo que si, y vieron una película. Él estaba mas nervioso de estar con esa chica pues le parecía muy fría, a decir verdad la notaba poco extraña. Pero de igual manera acabo de ver la película y fue a tomar algo con ella. - ¿Tus papás no te dicen nada de estar algo noche fuera de tu casa? - No, saben que tengo que pasar tiempo fuera para relajarme (Lucas) - ¡OH! eso es muy bueno, yo también como verás lo hago - No se porque lo dices, pero ¿sabes? Este tiempo que he pasado contigo sin que te vayas a molestar, te identifico conmigo, a decir verdad me parece poco extraño que una chica como tu haga las mismas cosas sola, ¿sabes? ningún humano podría entenderme, ¡si! yo existiera en el mundo de la mitología, me casaría con una… no humana. Tú sabes… - Ten cuidado con lo que en verdad deseas… No sabes lo que dices. Le dijo eso esa misteriosa chica mientras sonreía aguantándose las ganas de reírse, Lucas no entendió el porque de su sonrisa. Al final se despidieron y quedaron de verse el siguiente viernes a la misma hora por la noche. Pasaron las semanas y Lucas no entendía el interés de aquella chica en verlo y siempre por la noche.

Lily era el nombre de esa “chica” y era muy misteriosa, solo sonreía pero nunca reía, de hecho tenia un gran interés “desconocido” en el joven Lucas. Un día mientras Lucas llevaba a Lily a su casa, antes de que ella se bajara de carro, en un momento poco frió y romántico se besaron. Lucas se sintió poco incomodo, y se separo de ella. Ella bajo poco asustada sin decir adiós. Lucas sintió que su lengua tenía sangre y se fue a su casa, sin saber si la sangre era de él o de ella, porque se pudieron haber mordido. Y fue a su casa a dormir.

Lucas estaba profundamente dormido, en un sueño Lily tocaba la ventana de su cuarto que daba fuera de la casa en el segundo piso. Lucas sin saber ni preguntarse que hacia Lily ahí, la dejo entrar pues era una noche fría, Lily le dijo que lo sentía, que por muchos años lo estaba buscando y no lo había encontrado y que al fin llegaba el momento. Lo abrazo y lo tomo por la cabeza comenzó a pasar su nariz y boca sobre el cuello de Lucas. Lucas paralizado y sintiendo algo de placer poco frió, sintió dolor en el cuello y se alejo. Volteo a ver a Lily y le vio la boca con sangre. En eso se despertó y reviso si todo había sido un sueño, lo confirmo y se volvió a dormir.

Se despertó, cuando Lily volvió a tocar la ventana, Lucas poco más conciente le abrió y le pregunto como había subido por ahí. Lily le dijo que tenía que ir con ella antes de que llegara el amanecer, que ella había mordido su cuello y que no había sido ningún sueño. - En verdad tengo mucho tiempo buscando a alguien como tú, alguien que le gusta la noche, y que quiere ser aparte que un humano. Igual tenga por arriba de cien años más que tú, pero de ahora en adelante tú tampoco envejecerás, y juntos viviremos. Además tengo muchas cosas que enseñarte y se que te gustaran. - No entiendo nada de lo que me estas diciendo, igual y estoy soñado otra vez contigo. - No, estas despierto. ¿Quieres comprobarlo? Mira tus dientes en el espejo

Lucas prendió la luz del baño y quiso ver sus dientes en el espejo pero solo veía el espejo y no su reflejo. Toco sus dientes y estaban diferentes, ahora estaban afilados y puntiagudos. - ¡Esto no puede estar pasando!, ¡¿Yo un Vampiro? no puede ser! - Mejor empieza a creer, y hay que dejar este lugar antes de que salga el sol, te contare todo lo que quieras saber en el camino. Al fin podemos salir y volar por la ventana, te llevare al lugar donde vivo, y aquí me tienes a tu no humana, ¿feliz?

Narrador: “Ten cuidado con lo que deseas, porque se puede convertir en realidad”. Una frase conocida pero sin mucha importancia para la mayoría de las personas. Muchas veces deseamos con mucha intensidad cosas desde lo más profundo del “corazón” y del “alma”, pero que no sabemos que es lo que pueden implicar. Porque muchas veces las cosas no llegan por si solas, llegan con un contexto diferente al que esperamos. Los caminos se cruzan y nos toman por sorpresa. Una vez una mujer deseo jamás envejecer, y se le cumplió, murió al tiempo de decir eso, jamás llego a envejecer en su poco tiempo. “Murió en juventud” Suerte y hay que tener cuidado con lo que deseamos porque se puede convertir en realidad.